- Foto Cortesía de: Desmarque

365 días de la peor tragedia en la historia del fútbol

Una historia que será recordada por años y nunca tendrá fin

Marcaban antes de la medianoche cuando en la torre de control del aeropuerto José María Cordova en Medellín se reportaba la pérdida del rastro de un avión con más de 75 pasajeros, ahí daba inicio a la peor tragedia en la historia de fútbol, que enlutó y consternó a todo el mundo y que siempre será recordada por cada guerrero que tripulaba ese avión. Una tragedia que jamás será olvidada.

Eran las 6:00am cuando desperté y escuché en el noticiero que un avión con un equipo de fútbol se había estrellado en una sierra colombiana, un par de segundos después escuché la palabra “Chapecoense” ; me volteé de inmediato con cara de terror y asombro, aquel equipo que días atrás callaba a Sudamérica había perdido a sus jugadores por culpa de una negligencia aérea que acabó con la vida de 71 personas.

Dos minutos antes del impacto contra el cerro gordo en Antíoquia, la operadora de la torre preguntó a la tripulación la altitud en la que volaban, ellos respondieron 9,000 pies, después volvió a llamar, pero no obtuvo respuesta, ahí iniciaba una tragedia que acabaría con la felicidad de muchas familias, hinchas y seguidores de fútbol.

El piloto del avión reportó la falla eléctrica en el monitor con una faltante de combustible considerable pocos segundos antes del accidente. La operadora llamó a emergencias al darse cuenta de lo que estaba sucediendo, sin embargo, ya era tarde y la tragedia había sucedido con fatalidades enormes.

La Cruz Roja y Bomberos llegaron al sitio, al que fue una odisea entrar por su posición geográfica. Al llegar, los personeros de emergencias se acercaron al avión impactado y hecho añicos, sin nada que rescatar, con escenas impactantes que todavía repercuten en la mente de algunos. Minutos después se dieron cuenta que era el avión de la aerolínea LaMía, que transportaba al equipo que se enfrentaría a Atlético Nacional esa misma noche, las personas cercanas al sitio daban la noticia a sus superiores. De inmediato, llegaba sinfín de ayuda para rescatar sobrevivientes, aparecían medios y uno que otro mirón para ver lo que había pasado.

365 días después del siniestro, esto es aún un relato vivo de cada testigo que fue parte tanto del rescate como del traslado de heridos, para ellos era algo nunca antes vivido, y para nosotros tampoco.

De la tragedia a inspirar al mundo:

Los sobrevivientes; tres futbolistas, dos tripulantes y un periodista, cayeron en el milagro de salvarse tras el mortal siniestro. Ahora, cuenta una historia de vida para inspirar a los demás que vivan el día a día como si fuera el último. Ese es el caso de Rafa Henzel, periodista que creó un libro relatando el infierno que vivió durante el accidente. Por su parte, Alan Ruschel se dedica a jugar con el equipo, Helio Neto aún mantiene su rehabilitación y Nestor Follmann fue amputado de sus piernas, pero sigue vinculado al club.

“Fue un vuelo tranquilo hasta que se apagaron las luces, la gente rezaba en voz alta y otros preguntaban qué era lo que pasaba”, relataba Follmann sobre la experiencia que según él, es una segunda oportunidad de vida.

Por su parte, los dos tripulantes que sobrevivieron al accidente, se dedican a varias ocupaciones en aeropuerto, no obstante, pasaron por casos severos de depresión.

La restructuración:

La tragedia no fue un obstáculo para seguir adelante. Directivos empezaron a contratar jugadores gracias donaciones y préstamos bancarios, llevaron a 11 juveniles al primer equipo y contrataron 20 jugadores que estaban libres o en precios relativamente bajos. Una historia de superación sinfín, que llega al alma de cualquier amante del fútbol.

Jugaron en Barcelona, en el Camp Nou, un recinto que los acogió como los más grandes; y es lo que son, su espíritu de fuerza es tan grande como la tragedia que vivieron, pero esto no fue una barrera para seguir adelante. Se foguearon ante muchos grandes como la Roma o Lazio, soñaron en grande por todo Europa, llevando un mensaje de aliento a aquellos que perdieron a un ser querido tan trágicamente como ellos.

Ahora, están clasificados a la Copa Sudamericana, soñando que pueden alcanzar la gloria al igual que sus ángeles. Esta nueva etapa en la copa que los hizo soñar, será una prueba para alcanzar aquellos logros que consiguieron sus guerreros, unos jugadores que dieron alma, vida y corazón por su equipo y que simplemente, no serán olvidados nunca. ¡Siempre estarán en nuestros corazones!

¿Qué ganas en Fútbol Entre Líneas?

Como integrante de nuestro grupo de redacción tendrás el privilegio de llegar a miles de personas de habla hispana, además de ir formando un nombre y prestigio que servirá como soporte para ir avanzando en la estructura de Fútbol Entre Líneas, en donde a medida de tu antigüedad y cumplimiento podrás ir subiendo de rango e ir desarrollando diferentes roles.