- Foto Cortesía de: ('@bocajrsoficial',)

ANÁLISIS | Lo que dejó el Boca Juniors campeón de Liga 2016/2017

Tevez dejó al equipo en la mitad del trayecto pero los dirigidos por los mellizos superaron los complejos cuando parecía que el campeonato se les escurría

Boca Juniors, bajo la batuta de Guillermo Barros Schelotto, se coronó campeón del Torneo de la Independencia 2016/2017 por meritocracia indiscutida. Sumó el sexagésimo sexto título de su historia, incluyendo la etapa amateur, y la liga local vigésimo sexta en la era profesional. Siete puntos de diferencia fue lo que le sacó a su archirrival, River Plate, quien lo escoltó en la segunda colocación en el último tramo del certamen.

Con los altibajos de cualquier equipo, el conjunto que parecía no dar garantías por su pasado reciente que lo tenía a maltraer (la eliminación en semifinales  de la Libertadores 2016 con Independiente del Valle y la pronta expulsión de la Copa Argentina con Rosario Central también de 2016) se reveló en la Fecha 27 cuando River se le puso a solo un punto de distancia, goleando por 3-0 a Independiente en La Bombonera. Esa fecha fue clave, porque River cayó 2-1 versus San Lorenzo y Boca volvió a sacarle una linda distancia que luego sostuvo hasta el final, triunfando 4-0 ante Aldosivi y 2-1 con Unión, sumado al empate 2-2 con Olimpo cuando el equipo ya había logrado la consagración por la caída de Banfield, quien para ese entonces era el único que se le había logrado arrimar estando River deprimido.

El equipo de La Boca no tuvo un tránsito agradable. El arquero titular, Guillermo Sara, se lesionó en la Jornada 12, justo en la previa del superclásico, por lo que tuvo que dar la cara el inexperto Axel Werner, quien se las rebuscó un par de jornadas, pero por bajo rendimiento volvió a sentarse en el banco dando lugar a la “incorporación de auxilio”, Agustín Rossi, quien no necesitó ser refulgente para ganarle el puesto a su compañero.

A pesar de la lesión del arquero titular, “el mes de los clásicos” (diciembre) fue grato para Boca: nivel alto de todas las líneas venciendo 4-2 a River en el Monumental con una actuación formidable de Carlos Tevez, 4-2 a Racing y 2-1 a San Lorenzo. Se puede sumar al cese del semestre la goleada 4-1 a Colón, último partido de Carlos Tevez con la camiseta de Boca, quien no pudo resistirse a la paz mental para pasar tiempo con su familia que el Shangai Shenhua le ofrecía, además de una animalada de dinero, siendo por esos instantes el futbolista mejor pago de la esfera. Su ida tocó los sentimientos del hincha de Boca y también le dio un par de dolores de cabeza al cuerpo técnico de Schelotto, que tuvo que pensar como reemplazar a quien era el capitán del barco. Así fue, el capitán se fue en el medio del viaje.

Luego de un verano que subió la reputación de Walter Bou, quien era titular por la lesión de Benedetto, se empezó a cuestionar si el ‘9’ debía seguir siendo el ex América o en su lugar debía seguir Bou. GBS se decidió por Darío Benedetto, quien terminó siendo el mejor delantero después de Palermo en una Liga Argentina: 21 goles en 24 partidos, mientras que el récord del máximo goleador histórico del club fue de 20 goles en 19 fechas. Su temperamento, calidad y los números descomunales que ofreció obviamente han subido la cotización del “Pipa”, a quien le están lloviendo ofertas de Europa. El delantero de 27 años, que puso un millón de dólares para jugar en el club de sus amores, deberá elegir si embolsar grandes cantidades de euros o pedir una mejora de contrato y quedarse a disputar la obsesión: Copa Libertadores 2018.

Boca temblaba porque tenía un ‘5’ de muy poca marca, lo que exponía a los flojos centrales, quienes por rendimiento (Vergini) y lesión (Insaurralde) fueron sustituidos por Tobio y Magallán. La gota que rebalsó el vaso fue la derrota 3-1 en La Bombonera, contra River Plate, que empezó a dejar en jaque al club ‘xeneize’. La convocatoria de Rodrigo Bentancur al Mundial Sub 20, el jugador fetiche del entrenador, obligó al DT a meter al equipo titular al volante suplente más apto. Estando Sebastián Perez lesionado, tuvo que entrar Wilmar Barrios, que con su sacrificio y gran recuperación de pelota sorprendió a propios y a extraños siendo clave en cada partido que le tocó reemplazar a Bentancur, pero no siendo volante interno, sino volante central, pasando a Gago a la posición del nuevo jugador de la Juventus. Post-super clásico, Boca derrotó por la mínima a su perseguidor mas cercano en ese momento, Newell’s, y empezó a repuntar gracias a la inclusión del colombiano en la posición de ‘5’ y dándole un poco más de “responsabilidad” al sector defensivo, sacando a Peruzzi por bajo rendimiento y poniendo a Jara, y sacando al lateral con gran proyección Frank Fabra, por Jonathan Silva.

Boca fue justo campeón. Sobre el final de la Liga se consolidó atrás dándole sostén al tridente ofensivo que con los desbordes de Pavón y Centurión más los goles de Benedetto, fue imparable. Mantuvo la punta 17 fechas consecutivas, desde la fecha 13 cuando venció a River de visitante. El ‘xeneize’ le ganó a todos los grandes, venció a todos sus escoltas, fue el que más goles marcó, el que menos recibió, y cuando parecía que se le escurría el campeonato, Guillermo atinó en los cambios. Ahora el gran desafío será retener a la gran figura, Darío Benedetto, y enfocarse en la ansiada Copa Libertadores del año siguiente.

@_ignaciomorales

Las expulsiones de Jhon Duque con Millonarios

El mediocampista fue expulsado el pasado sábado en el juego contra Jaguares
No se puede negar que Duque es uno de los pilares más importantes de Millonarios, con su actitud se ha ganado los aplausos de la hinchada y ...

Atlético Nacional el único invicto del Finalización 2019

En lo corrido del campeonato, los verdolagas llevan un registro de dos victorias y tres empates
La quinta fecha del finalización de la Liga Águila 2019 llegó a su fin y con ella el invicto de varias escuadras. En esta...