- Foto Cortesía de: marca.com

Bale y su gemelo de cristal

Más lesiones que cumpleaños

Pura potencia, velocidad endiablada, golpeo imparable desde la distancia. Así abrió sus puertas el hombre nacido en Cardiff en 1989 para entrar a la casa blanca en la temporada 2013-2014, luego de seis campañas con el Tottenham Hostpur, brillando especialmente en las últimas dos. Por desgracia para el Real Madrid, con él llegaron en sus maletas una carga de lesiones que le han impedido llenar del todo el ojo de los madridistas más acérrimos. 
Su recaída en el sóleo de la pierna izquierda tras el partido ante el Dortmund en la segunda fecha de Champions League, siempre y según el cuerpo médico de Gales, pues desde la entidad española confían en verle reaparecer en 10 días, significa la decimotercera desde que Florentino lo vistiera de “merengue”, más de la mitad bajo sus gemelos. Un problema que ha pasado a ser psicológico, ya que cuando pisa el verde posterior a sus recuperaciones, se le percibe dubitativo e incómodo, sin querer forzar su físico, principal herramienta de Gareth Bale en el campo.
Con el sóleo de ambas piernas dando tantos inconvenientes al galés, también al Real Madrid y sus aficionados, las cifras individuales son casi menores que el tiempo que frecuenta los servicios médicos de su club. Aunque en este curso recién es que se ve doblegado por este tipo de lesión, apenas ha anotado par de goles en cinco partidos de Liga, cuatro de ellos como titular, a lo que suma una única diana en Europa, la anotada en Alemania, su mejor presentación en la escena futbolera esta temporada, completando sus prestaciones con una asistencia a Cristiano Ronaldo, y como no podía ser menos, una lesión. Cada vez que empina su rumbo las últimas dos campañas, la maldición de la enfermería se posa en su débil sóleo. 
En la 2016-2017 fue el tobillo quien le fue infiel, apartándole por una operación en noviembre del pasado año por 28 encuentros de los 60 que disputaba el Madrid. Incluso, su sueño de llevarse los reflectores en la final de la Champions League en su ciudad natal, se vieron apagados por dicho contratiempo, jugando solamente 15 minutos, con el partido decidido y con Isco junto a CR7 robándose el show. Fueron un total de 19 encuentros ligueros, 17 desde el inicio, con 7 perforaciones y 2 pases a gol, mientras que a nivel del viejo continente se mostró en 8 duelos con 2 balones en las redes rivales. Estadísticas que para muchos; entre los que me incluyo, le ponían en la rampa de salida en la ventana de traspasos veraniego, amén de los planes de rejuvenecimiento del Señor Pérez, en los que se incluía el actual jugador del PSG, la perla francesa, Kylian Mbappé. Todo quedó en rumores y el ex del Tottenham obtuvo otro bono con el que debe devolver con el sí a los onces titulares, pero sobre todo con resultados vestidos de datos de peso, la confianza depositada. 
Con esa indeseable sombra que representó 15 encuentros lejos de las canchas en la 2015-2016, a pesar de sus tres lesiones en el sóleo, se repuso a ellas y respondió con 19 goles y 10 asistencias en La Liga Santander, en apenas 23 partidos, 21 de ellos saliendo con el pitido del árbitro. Tendrá que alejar esos fantasmas que ya le acompañaron durante su etapa inglesa, en la que de 2007 a 2013 no sólo sufrió una metamorfosis en su posición en la cancha; la que potenció su rendimiento, pasando del lateral izquierdo hasta la mediapunta, sino que también llamaron mucho la atención sus 30 problemas físicos en ese período. No obstante en la 2012-2013 jugó 34 encuentros en Premier con el elenco de Londres que dirigía Villas-Boas, marcando 21 goles jugando de 10. Un año antes como extremo siniestro fueron 9 perforaciones con 10 asistencias en dicha competición durante 36 choques.
Siempre que la cadera, la espalda, el hombro, y claro, los gemelos, le dejaban pisar con fuerza el campo, él mandaba señales de futbolista capaz de marcar diferencias, de estar acorde al nivel que exigía el reto de ir al Madrid. Lugar donde a sabiendas de su situación médica no se titubeó en traer, y donde en sus dos primeras temporadas sólo se apartó de los terrenos en 8 ocasiones, cuando de problemas físicos se trató: 5 en la 2013-2014 y 3 en la 2014-2015. Las otras ausencias se debieron a las decisiones de su entrenador por aquel entonces, el ahora destituido del Bayern, Carlo Ancelotti. 
Para el recuerdo y muestra clara de las condiciones futbolísticas que lo llevaron a la capital española, quedaron aquellos goles en Copa del Rey y Liga de Campeones en el 2014, ambos con ribetes de títulos, ah, y no menos importante, ante los rivales más enconados dentro y fuera de casa, Barcelona y Atlético de Madrid: Una carrera digna del mejor Bolt, en la que ni el empujón de Marc Bartra pudo evitar que Bale se encontrara con el destino marcado para él esa noche en Mestalla, así como aquel arribo al área, apareciendo estilo un rayo, cabeceando al fondo de las redes un balón que dejó suelto Cortois, tras jugada fantástica de Di María. Razones a las que aún se agarra el futbolista que tendría que tener como apellido Aquiles, cambiando el talón por su gemelo, con sabor a merengue, pero confeccionado con cristal. 

@cronicaryan.     
 

¡Ha llegado la MLZlatan!

El sueco sigue siendo un crack dentro y fuera de la cancha
¿Quién no conoce a Zlatan? La histórica figura sueca, un auténtico trotamundos que ha hecho bien las cosas en todos los...

Vuelve Alca-ser Paco

Su realidad ha cambiado
Tiempo en cancha, confianza de tu entrenador, equipo y liga adecuada. Ahora mismo Paco Alcácer debe sentir que todo esto lo tiene en su mano...

¿Quién podría ser el próximo técnico de México?

4 candidatos, 1 puesto y 1 selección con ganas de trascender... ¿Los federativos también?
Tras un Mundial en el que no sucedió nada nuevo. La Selección Nacional México perdió a su técnico, el colombiano...

Malcom: ¿Olvidado?

El brasileño no está contando para Valverde
Es parte de la nueva generación brasileña que intenta triunfar en Europa, miembros de las selecciones Sub 20 del gigante sudamericano...

Miguel Herrera: ¿Fin de su era en América?

La era del 'Piojo' Herrera en América debe llegar a su fin
Miguel Herrera está viviendo el tercer torneo de su segunda etapa en América. Como en la vez anterior, consiguió su úni...

Decadencia en los clásicos de la Liga MX

¿Porque los Clásicos del Futbol Mexicano cada vez tienen menos calidad?
La pasión que el futbol mexicano despierta en sus aficionados es desbordada. El corazón, la entrega y compromiso que los aficionados ...