- Foto Cortesía de: UEFA.com

Barcelona: ¿Futuro en casa?

Darle oportunidad a la cantera

Sin tanto rodeo, directo al campo. El Barcelona tiene un problema, que hoy se analiza ligero, pero sus consecuencias saldrán tras las conclusiones veraniegas. Iniesta se va tres años después que lo hiciera Xavi Hernández, va quedando sólo Busquets de aquel tridente en la medular que moldeara Pep Guardiola desde la banda, mientras ellos en el verde eran fundamentales; claro, junto a Messi, para los éxitos épicos logrados en la última década por los azulgranas.


Repetir generaciones criadas en la cuna, será cuestión de años en los que posiblemente mis textos dejen de aparecer cada semana. La Masia es referente, pero no es el colegio Hogwarts, los “magos” como Andrés aparecen de vez en vez. Se busca sustituto y una de las respuestas, de momento, parece hablar portugués. Arthur, centrocampista de Gremio a sus 21 años, pudiera vivir su primera experiencia europea vestido de azulgrana, eso, siempre y cuando los directivos culés hagan efectiva la opción de compra pactada con el club brasileño tras pagar 4 millones por adelantado. La duda inicial es saber tener el tino de traerle en el momento adecuado. En el verano, de no ir al mundial, pudiera ser factible, Dembélé y Coutinho son los vivos ejemplos de la importancia de hacer pretemporada en busca de esos automatismos, que en el caso blaugrana son mucho más complejos que en otros lares futboleros. Al no traer el ADN de serie, tiene puntos en contra nada más arribe a la Ciudad Condal, si lo hace. 


Pongo la inquietud por una razón sencilla. Hoy en Barcelona se habla de otras alternativas como Fabián Ruiz del Betis o Donny van de Beek del Ajax, igual de jóvenes que el sudamericano y con el curso adelantado de estar jugando en el viejo continente. El ibérico es pieza clave para Quique Setién, haciendo que el conjunto verdiblanco vea con impaciencia el inicio del próximo curso para pisar las canchas de la Europa League. Con 3 goles y 6 asistencias acompaña de maravilla a Joaquín y Guardado en el sector medio andaluz. Impone su físico, gracias a su 1.90m, aspecto al que quizás el Barça comience a aferrarse, incluso después del amargo sabor que ha dejado el luso André Gomes, amén de las aceptables prestaciones del brasileño Paulinho. Fabián posee una potente pegada desde la distancia, un juego aéreo siempre necesario en la casa catalana y por último sin ser menos importante, Setién le ha impregnado un fútbol con varios puntos en común de lo que se practica en el Camp Nou. 


Por su otro lado, el holandés es una de las joyas actuales que pretende ser parte de la renovación de la mecánica naranja y ha sorprendido en la campaña de la Eredivisie con sus 11 goles y 6 pases a gol. Sus cifras demuestran que como interior no presta servicios exclusivamente en pos de la creación de juego, sino que llega constantemente a apoyar a los atacantes, apareciendo desde la segunda línea, gracias también a su depurada técnica, sello del Ajax desde los tiempos en los que ese elenco dominaba a Europa. Practicar un estilo similar al culé es uno de los tópicos que tiene tentado a Robert Fernández, pero la obsesión de traer a Griezmann a Can Barça, limita monetariamente a la hora de acometer fichajes de esta altura, pues como anda el mercado los precios por cualquier futbolista están disparados, sobre todo si caen en el saco de las pujas. 


Tras el once sin canteranos; debate sobre Denis Suárez aparte, cuya alineación dio la vuelta al mundo el pasado 17 de abril ante el Celta en Liga, Valverde abrió la puerta una vez más a esos que proclaman mirar con mayor insistencia a la cantera para aguantar un poco la cartera. Campeones de la Youth League por segunda ocasión en cinco ediciones del certamen, el Juvenil A del Barcelona tiene en sus filas a varias promesas que pudieran darle al primer equipo, las variantes que le han faltado en las últimas temporadas si de girar la cabeza hacia el banquillo para refrescar se trata.


Evitar más fugas de talentos es trabajo diario de José Mari Bakero y Pep Segura, a sabiendas de que los éxitos culés pasan también por un imprescindible uso de esos que se han curtido en el fútbol de posesión y que dominan el tiempo-espacio. Pasar las páginas de Jordi Mboula (Mónaco), Eric García (Manchester City), Sergio Gómez (Borussia Dortmund) y las posibles salidas de Mar Cucurella y Adriá Bernabé, ha hecho que las cláusulas de esas promesas que se aspiran a mantener en la ruta azulgrana, suban de 3 a 6 millones de euros. Momento entonces para además del tema monetario convencer también con el proyecto deportivo. Panorama que se presenta más complejo por el casi seguro descenso del filial blaugrana, volviendo a Segunda B, poniendo más losa encima en busca del sueño de crear el Barcelona C. Conjunto que surgiría si los dirigidos ahora por García Pimienta se quedasen en la Liga 123, mientras ese nuevo equipo para la tercera categoría española, dejando en él a esos que aún se notan verdes para dar el salto al filial, pero que siguen siendo hasta cierto punto prioridad en la cantera culé. 
Ilusiones a un lado, Juan Miranda, Riqui Puig, Alex Collado, Abel Ruiz y Oriol Busquets, son figuras que con la mano correcta apuntan a los mayores. Con el txingurri pensando también en la venidera campaña,  plantearse trabajar más con esos juveniles no suena para nada descabellado ya que si algo muy a su favor tenía el ex DT del Athletic cuando decidió asumir el mando catalán era su constante empleo de canteranos, más allá de que en la casa bilbaína era prácticamente obligación. Renovar en Can Barça es inevitable y el producto interno huele a futuro positivo. 


Miranda es un lateral zurdo más que prometedor y su confirmación para la gira estadounidense del Barcelona es premio merecido a la constancia y a la calidad que le sobra para su categoría. Un puñal por su carril, se incorpora incisivamente en las acciones ofensivas de su elenco, ya sea para rematar dentro del área rival o para desbordar en busca de la línea final y luego centrar con bastante precisión para el remate del hombre que aparezca en zona del 9. Se pensaba que lucharía por un puesto con otro talento de su misma posición, Cucu, pero la partida de este último hacia Alemania casi con total seguridad, le abre el camino y la realidad es no desaprovecharlo como pasó hace algunos años con Grimaldo, muestra de que esa demarcación tiene escuela establecida en la Ciudad Condal. 


Oriol, Riqui y Alex, hacen recordar a los tres mentados al inicio del artículo, salvando las distancias y respetando a esos que tienen pinta de inigualables. El primero juega similar posición de quien lleva su mismo apellido y el mítico 5 a sus espaldas cada fin de semana con la plantilla conducida por Ernesto. Se le compara muchísimo con Sergio Busquets, aunque una lesión de larga duración le ha impedido seguir mostrando en la división de plata española la madurez y tacto para recuperar y luego distribuir desde zona defensiva por delante de los zagueros. Collado y Puig son dos interiores con puro ADN barcelonista. La conducción, la pausa, la visión entre líneas, el sacrificio para el lucimiento de otros, hacen de ambos dos piezas de mucho mimar para mejorarles los defectos y ayudarle con su físico, tema para nada menor acorde a los tiempos que corren en el más universal. Tienen el nivel, lo demás viene con el tiempo. Arriba también hay opciones. Abel Ruiz es un delantero centro que sabe tirarse a la banda, aunque ahí vale más para atraer marcas y retener la redonda con su habilidad balón al pie, haciéndose letal frente al arco, probado con el Barcelona B, Juvenil A y con la selección de España Sub 17, subcampeona del mundial celebrado en la India en el 2017. 


Resta saber los planes con ellos y otros que con menos reflectores también han ido enseñando vestigios de su fútbol como Carles Pérez, Monchu, Dani Morer o Mateu Morey. Una realidad que a tenor de inflados traspasos ha quedado a un lado, pero que recuperándola se podrá creer en mantener un proyecto que ve como su base fundamental va dejando espacio a las nuevas incorporaciones, mayormente de fuera, provocando que muchas de esas llamadas joyas tomen caminos lejanos al Camp Nou. Importar calidad no es errado, Alves, Abidal, Suárez, Neymar, Ronaldinho, Ter Stegen y otros lo demuestran. Incluso, buscarlas recién salidas del cascarón suena más apropiado que esperar a su explosión. Juntar a elementos como Rodrygo (Santos), Paulinho (Vasco da Gama) o David Neres (Ajax) a los antes mencionados es posiblemente el camino del Barcelona para asegurarse a los futuros cracks que intentarán asaltar el planeta fútbol en la era pos Messi, momento de incertidumbre para los culés, que prefieren de momento ni pensar en ello. 


@cronicaryan   

¿Quién podría ser el próximo técnico de México?

4 candidatos, 1 puesto y 1 selección con ganas de trascender... ¿Los federativos también?
Tras un Mundial en el que no sucedió nada nuevo. La Selección Nacional México perdió a su técnico, el colombiano...

Vuelve Alca-ser Paco

Su realidad ha cambiado
Tiempo en cancha, confianza de tu entrenador, equipo y liga adecuada. Ahora mismo Paco Alcácer debe sentir que todo esto lo tiene en su mano...

Russo y un 2018 en picada

Millonarios cada vez empeora y no se ven señales de mejoría
El 2018 pintaba enorme para Millonarios. El ser campeones de la Superliga en el Atanasio ante su histórico rival, fue un presagio de lo impo...

Arthur y Artur: El príncipe desplaza al rey

Melo se gana la confianza
Finalizaba la temporada 2017-2018. Busquets se quedaba solo. Seguían cayendo aquellos guerreros bajitos, artistas del balón, elocuent...

Malcom: ¿Olvidado?

El brasileño no está contando para Valverde
Es parte de la nueva generación brasileña que intenta triunfar en Europa, miembros de las selecciones Sub 20 del gigante sudamericano...

Luka Modrić: ¿Por qué ganó el premio "The Best"?

El croata logró romper con una hegemonía
A veces, el trabajo de un mediocampista no es tan valorado como el del resto. A lo largo de la historia, tenemos como leyendas a jugadores de todas...