- Foto Cortesía de: Diario Bild

Bernardo Silva por dentro

La obsesión enfermiza, obstinación diaria y búsqueda incansable por mejorar e innovar es lo que mejor define al Pep Guardiola que no vemos. Tras superar las dificultades que se le presentaron cuando llegó a la Premier, el Manchester City rozó la perfección el curso pasado. Se adaptó a la idiosincrasia que alberga la liga inglesa, supo implantar su estilo dándole los matices necesarios para imponerlo dentro del choque cultural que suponía y, como siempre, dejó variantes tácticas extraordinarias que resultaron movimientos de tablero ganadores.

 

Y es que el cerebro de Guardiola no deja de funcionar durante las 24 horas del día dándole vueltas y vueltas de tuerca para dejarnos boquiabiertos en cada alineación, planteamiento o decisión que toma tanto colectiva como individual. Este curso, su principal elección ha sido apostar firmemente por Bernardo Silva como uno de los motores del equipo. Con la lesión de Kevin de Bruyne y el fichaje de Ryad Mahrez, el portugués ha ganado protagonismo dentro del once titular y lo ha hecho en una posición diferente, pero la cual parece que le estaba esperando.

 

 

 

El Yaya Toure central, Phillip Lahm y David Alaba de interiores, Fabián Delph de lateral izquierdo, Messi de falso 9, Kevin de Bruyne gestor del juego… No es ninguna novedad que Guardiola reinvente tanto la posición como la función sobre el césped de diversos jugadores, es algo que ha hecho durante toda su carrera y durante esta temporada el elegido ha sido Bernardo Silva. El menudo portugués, actuando como interior derecho dentro del 4-3-3 de partida, está siendo una de las sensaciones de lo que llevamos de Premier. Desde esa posición más centrada a lo que estaba acostumbrado, le está otorgando al conjunto citizen creatividad a cada fase de posesión.

 

 

“Es muy inteligente, puede jugar en muchas posiciones. Es pequeño pero en todos los balones divididos en los que no sabes si se los lleva uno u otro… son siempre de Bernardo. Tiene esa inteligencia. Normalmente, en las estadísticas, siempre es el que más corre del equipo. El año pasado, si jugaba tres minutos desde el banquillo, eran los mejores tres minutos que podía jugar. Su actitud y voluntad son formidables”.

Pep Guardiola en rueda de prensa hablando del portugués.

 

 

Para el juego de posición tan arraigado en el técnico español, la presencia de Bernardo le ha dado un plus de capacidad técnica y asociativa a la idea. Con David Silva más relacionado a la finalización, el portugués se está destapando como un elemento clave dentro de la construcción del juego. Su colocación entre las líneas de presión enemigas es perfecta para que tanto Fernandinho como los centrales puedan buscarlo y así permitir que el equipo avance. Bernardo es siempre una alternativa por delante de la línea del balón. Sus conducciones, capacidad para abrir el juego hacia fuera e inteligencia para jugar en espacios reducidos le están permitiendo no desentonar en absoluto con su nuevo rol dentro del equipo.

 

 

“El menudo portugués, actuando como interior derecho dentro del 4-3-3 de partida, está siendo una de las sensaciones de lo que llevamos de Premier”

 

Bernardo se mostró a Europa en el Mónaco campeón de Ligue 1 hace dos cursos. Allí fue el cerebro del equipo pero siempre partiendo como ‘falso’ extremo derecho en el 4-2-2-2 de Leonardo Jardim. Aunque por cualidades intuíamos que el zurdo iría más pronto que tarde acercándose al carril central, no ha sido hasta hace unos meses cuando la apuesta por él en ese lugar se consolidó.

 

Para Guardiola, la llegada de Mahrez era clave porque sólo contaba con Sané y Sterling como ese perfil que le diera la amplitud necesaria y desborde. De esta manera, la reubicación de Bernardo Silva era cuestión de tiempo porque con Gündogan no se acaba de contar con regularidad. El ex Mónaco no es ni será un centrocampista organizador porque no es un jugador que tenga un amplio rango de pases, pero sí compensa esto con un magnífico juego de apoyos que lo hace ser partícipe de la circulación de balón. Está siendo el nexo de unión perfecto entre la medular y los atacantes. El zurdo, formado en las inferiores del Benfica, flota entre líneas como un enlace y muestra una clarividencia al alcance de pocos cada vez que recibe y se gira.

 

El Manchester City actual es probablemente el equipo que mejor se ordena a través de la pelota y a pesar de que Kevin De Bruyne era la lanzadera perfecta para que el equipo no perdiera la verticalidad dentro de esas largas posesiones, la finura, pausa, agilidad y lectura del juego que posee Bernardo han hecho que el equipo citizen, de momento, no extrañé al mediocampista belga. Imposible no hacernos la pregunta… ¿Qué hará Guardiola cuando De Bruyne esté en plenitud?

Los números que ha usado Hazard en su carrera

El belga se convirtió en el primer gran fichaje del segundo periodo de Zizou en la Casa Blanca
Es oficial, Eden Hazard pasó de su excelente presente tras siete temporadas en el Chelsea, a la Casa Blanca de Madrid, el equipo que le hizo...

Karius rechazó boletas para ir a la final de la Champions

El polémico portero de la pasada final de Liga de Campeones sorprendió con la decisión
A solo dos días de la gran final de la Champions League entre el Liverpool y el Tottenham, una noticia del exportero red ha causado gracia e...