- Foto CortesĂ­a de: Google

Brasil: la casa del "Jogo Bonito"

AquĂ­ el fĂștbol no es una religiĂłn, es un ritmo, un ritmo plasmado en el campo de juego

Mencionar el fĂștbol en Brasil, es como mencionar otra religiĂłn como pasa en Argentina, la gran diferencia es que en Brasil el fĂștbol no es una religiĂłn, es un ritmo; como la  samba, uno de los bailes mĂĄs tradicionales de ese paĂ­s y practicado en todas las regiones de Brasil. La samba se plasma en el fĂștbol o al menos eso es lo que muchos en el mundo logran decir “los brasileros cuando juegan fĂștbol, estĂĄn bailando samba”.

En 1870, un expatriado britĂĄnico llamado John Miller trabajaba en el proyecto de construcciĂłn de la vĂ­a ferroviaria de Sao Paulo junto a otras 3000 familias emigrantes de las Islas BritĂĄnicas e Irlandeses en las Ășltimas dĂ©cadas del siglo XIX. En 1884 Miller enviĂł a su hijo de diez años Charles William Miller al colegio Bannisters en Southampton, para ser educado. Charles era buen deportista, que rĂĄpidamente aprendiĂł a jugar al fĂștbol en los tiempos en que el fĂștbol todavĂ­a se estaba formando, jugando como extremo y mĂĄs tarde como delantero. Charles se ganĂł un puesto en el equipo Southampton y mĂĄs tarde en el del condado de Hampshire.

En 1892, estando aĂșn en Inglaterra, Charles fue invitado a jugar para el Corinthians FC, un equipo formado por jugadores traĂ­dos de colegios y universidades pĂșblicas.

A su regreso a Brasil, Charles llevĂł equipamiento de fĂștbol y un libro de reglas con Ă©l. DesarrollĂł nuevas reglas para la comunidad de Sao Paulo. El SĂŁo Paulo Athletic Club ganĂł los primeros tres campeonatos. El juego de Miller estaba muy por encima del de sus compañeros en esa etapa, y se le dio el honor de dar su nombre a un movimiento de tacĂłn con la pelota, el chaleiro.

Charles Miller mantuvo un fuerte vĂ­nculo con el fĂștbol inglĂ©s durante toda su vida. Los equipos de Southampton y Corinthian viajaron a Brasil para jugar contra el Athletic Club de SĂŁo Paulo y otros equipos de SĂŁo Paulo. DespuĂ©s de una visita del Corinthian a Brasil en 1910, se formĂł un nuevo equipo en Brasil, que tomĂł el nombre del Corinthian, el Sport Club Corinthians Paulista, tras una sugerencia de Miller.

La CBF fue fundada en 1914, y el formato actual del campeonato brasileño fue creado en 1971.

En 1988 el SĂŁo Paulo Athletic Club celebrĂł su centenario jugando contra el Corinthian inglĂ©s en el Estadio Morumbii. El Corinthian inglĂ©s terminĂł su viaje contra el equipo profesional Corinthians Paulista, que contaba con figuras como SĂłcrates y Rivelino entre sus jugadores, en el Estadio Pacaembu en Sao Paulo, y siendo fiel a los principios del fĂștbol limpio y bueno del Corinthian, cuando el marcador estaba 1 a 0 a favor del equipo local, y segĂșn lo acordado, SĂłcrates se cambiĂł la camiseta y jugĂł del lado de los aficionados ingleses. Esto no afectĂł al resultado a pesar de los ĂĄnimos de los aficionados que abarrotaban el estadio para conseguir el empate.

El fĂștbol brasileño es conocido por su astucia, su fluidez y su estilo ofensivo de juego, ademĂĄs de ser considerado como reflejo de la mezcla de razas de la sociedad del paĂ­s. El principal estilo de juego se caracteriza por su creatividad, movimiento y estĂĄ infundido por movimientos rĂ­tmicos. Es el conocido jogo bonito.

La gran habilidad de los pies puede deberse a la coordinación y el ritmo asociado al capoeira y a la samba, caracterizados por los movimientos de pies para bailar o para jugar con el ritmo de los tambores africanos. Se cree que este estilo fue desarrollado en los barrios pobres habitados por personas de ascendencia africana.

El fĂștbol se convirtiĂł rĂĄpidamente en una pasiĂłn para los brasileños, que frecuentemente se refieren a su paĂ­s como o paĂ­s do futebol ("el paĂ­s del fĂștbol"). MĂĄs de 11000 brasileños juegan profesionalmente al fĂștbol.

El fĂștbol tiene un importante efecto en la cultura brasileña. Jugar al fĂștbol en la calle el pasatiempo favorito de los jĂłvenes. El mundial mantiene a los brasileños unidos, la gente no va a trabajar para ver los partidos de su selecciĂłn, o los jefes disponen medios para que los empleados vean los partidos. Las elecciones generales suelen celebrarse en el mismo año que los mundiales, medida contra la que los crĂ­ticos argumentan que los polĂ­ticos aprovechan la oleada de nacionalismo creada por el fĂștbol para ponerla en prĂĄctica. Es frecuente que exfutbolistas importantes se presenten para cargos polĂ­ticos.

Un aspecto Ășnico del fĂștbol en Brasil es la importancia de la liga brasileña. En los principios de la rĂĄpida expansiĂłn del fĂștbol en Brasil, el gran tamaño de la naciĂłn y la falta de medios de transporte hicieron inviable la creaciĂłn de un campeonato liguero, por lo que se crearon competiciones estatales y mĂĄs tarde, competiciones interestatales, como el torneo rĂ­o-Sao Paulo. TodavĂ­a hoy, a pesar de la existencia de un campeonato nacional, los torneos estatales son muy disputados y hay mucha rivalidad entre equipos de las mismas zonas.

Hasta aquĂ­ nuestro viaje en la casa del jogo bonito, hogar donde el fĂștbol es una danza y se toma muy en serio, nuestro viaje continua y esta vez nos vamos a Chile, donde el fĂștbol busca la excelencia.

ÂżQuĂ© ganas en FĂștbol Entre LĂ­neas?

Como integrante de nuestro grupo de redacciĂłn tendrĂĄs el privilegio de llegar a miles de personas de habla hispana, ademĂĄs de ir formando un nombre y prestigio que servirĂĄ como soporte para ir avanzando en la estructura de FĂștbol Entre LĂ­neas, en donde a medida de tu antigĂŒedad y cumplimiento podrĂĄs ir subiendo de rango e ir desarrollando diferentes roles.