- Foto Cortesía de: Arsenal

Cuando Özil dejó el fútbol porque se divertía más con el ping pong

Actualmente el alemán ya le dijo adiós a la Selección de Alemania

Faltó poco para que Mesut Özul no se coronara campeón del Mundial de Brasil 2014, no precisamente porque no fuera convocado o no disputara ningún minuto en cancha, sino porque, aunque muchos no crean, el exjugador del Real Madrid estuvo a punto de dejar el fútbol, todo porque se divertía mucho más con otro deporte.

Özil, con 31 años, ha hecho parte del Schalke 04, Werder Bremen, el Real Madrid y el Arsenal de la Premier League, además de ser por cerca de 10 años llamado con frecuencia a la Selección de Alemania, con la que se coronó campeón del Mundial de Brasil 2014 tras vencer a Argentina en la gran final. El alemán, si bien solo ha estado en 4 clubes, tiene gran trayectoria justamente por el largo tiempo que dura en cada equipo. Su carrera ostenta 535 encuentros oficiales y 91 goles, sin contar los juegos con el seleccionado de su país.

No obstante, hace un tiempo el mismo Özil reconoció que en algún momento llegó a pensar en no dedicarse más al fútbol, pues con el ping pong se divertía mucho más. El alemán hizo la confesión en entrevista con el equipo de medios de Arsenal en febrero de 2019, unos meses después de anunciar su retiro de la Selección de Alemania.

“Fui bueno en el tenis mesa, jugué en la escuela cuando tenía 11 o 12 años, durante tres meses dejé el fútbol y gané a todos los jugadores en mi primer torneo”, contó el campeón del mundo.

Sin embargo y para fortuna de sus hinchas en Alemania y el mundo, el exmerengue se dio cuenta que el fútbol era algo irremplazable en su vida, pese a lo bien que la estaba pasando con el tenis de mesa.

“Pensé que no era lo que quería hacer con mi futuro; me hacía mucha falta el fútbol. No diría que me desenamoré del fútbol, es que en aquel momento me estaba divirtiendo más con el ping pong”, dijo.