- Foto Cortesía de: jit.cu

Cuba y el reto de la Liga de Naciones

La Selección Caribeña busca nuevos aires

Las alegrías futboleras no se asoman mucho por la mayor de las Antillas. En cuba se disfrutan los goles de Cristiano, los pases quirúrgicos de Messi, los regates de Neymar… más que las grises actuaciones de la Selección Cubana de Fútbol, olvidada en el tiempo en la región de CONCACAF, espectadora de lujo al ver la evolución de Panamá, Nicaragua y, la que se viene de República Dominicana, Puerto Rico, así como otras islas caribeñas que antaño se quedaban distantes de los cubanos.

Bajo el mando de Raúl Mederos, los denominados leones del caribe, afrontan la fase previa de la Liga de Naciones en la región con el mismo nivel de dudas que de ilusión. Iniciar el trayecto ante Islas Turcas y Caicos, en casa, es motivo suficiente para no sólo conseguir los tres puntos, sino intentar darle algo de fútbol a los aficionados que se den cita en el Estadio Nacional Pedro Marrero, recinto ubicado en La Habana, donde además no se acoge un duelo de importancia desde el 2016, año en el que se recibió a Estados Unidos en partido amistoso (Derrota de 0-2) y a Bermudas (Victoria de 2-1), este último choque como parte de la clasificación a la fase final de la Copa del Caribe, a la que no se logró llegar tras caer 3-0 frente a Guyana Francesa. El resto del calendario pondrá a Cuba visitando a Granadas el 12 de octubre, recibiendo a los quisqueyanos el 17 de noviembre y viajando el 24 de marzo para jugar ante Haití.

“Dándose el lujo” de no contar con figuras como Jorge Luis Corrales (Chicago Fire-MLS), Marcel Hernández (Club Sport Cartaginés-Costa Rica) y Onel Hernández (Norwich City-Championship Inglesa), amén de piezas jóvenes como Carlos Vázquez, Christian Joel y Aldair Ruiz, todos en España, los dirigidos por Mederos se agarran a esos que aún están “vivos” de la generación de 2013, año en el que Cuba clasificó por primera vez a un Mundial Sub 20. Andy Baquero, Sandy Sánchez, Yordan Santa Cruz, Daniel Luis y Arichel Hernández, se unen a figuras jóvenes y a varios de los que se han destacado en las últimas ediciones del deprimido torneo doméstico que se desarrolla en la isla. Rolando Abreu, Luismel Morris y Allan Pérez, son nombres que apuntan a titulares en la primera salida el próximo 8 de septiembre, día en el que Raúl dispondrá en cancha de un 4-3-3, variante del técnico campeón con Villa clara en el 2015, por encima del tradicional 4-4-2 que ha usado Cuba indistintamente, dependiendo del DT de turno.

Si miramos los resultados más recientes ante Guatemala y barbados, poco se podrá esperar del ataque que completan como fijos Pérez y Santa Cruz, negado de cara al gol más de 300 minutos en dichas confrontaciones. Eso sí, en el caso del cienfueguero Yordan, su juego individual, proponiendo algo distinto a sus compañeros, es quizás lo más destacado del recorrido realizado el pasado agosto. Ante Guatemala, dos derrotas. Fueron dos encuentros donde los caribeños se mostraron como de costumbre, inocentes en defensa y faltos de ideas en zona ofensiva, hilvanando pocas jugadas en ataque, menos aún disparos a puerta. El meta Sandy aguantó cuatro dianas, tres en el primero y una en el segundo, aspecto del cual no es único culpable, su sistema defensivo le cuida menos de lo que desearía.

Contra Barbados la historia no cambiaba mucho. Un primer encuentro sin casi que contar, igualada a cero, provocaba críticas desde la prensa; ínfima por demás, que sigue el más universal con vertiente nacional en Cuba. Mederos modificaba poco en los onces iniciales, quizás afinando el que dispondrá ante Islas Turcas y Caicos, aspecto hasta cierto punto contraproducente, ya que si para algo sirven los partidos de preparación es para observar la mayor cantidad de figuras, buscando alternativas para la partida y desde el banquillo. El choque que cerraba la gira trajo algo de aire al DT antillano, victoria de 0-2, gracias a las perforaciones de Morris y Baquero, siendo el segundo pieza clave; ahora como volante, aportando llegada desde la zona media y velocidad en momentos que suele tirarse a la banda, posición que explotó mucho Dariem Díaz, cuando le dirigió en el conjunto Habana, sobre todo en la temporada 2016.

Las complicaciones para los cubanos aparecerán; hipotéticamente, en las fechas 3 y 4, momento en que enfrentarán a los vecinos de Dominicana y a los haitianos. Ha llovido mucho, quedando apenas restos de humedad; al decir del cantor, de aquellas victorias contra uno y otro, entre amistosos y competición oficial. Frente Haití, lejano luce el triunfo de 1-0 con diana de Jaine Colomé, choque que abrió las puertas de la final en la Copa del Caribe 2012, torneo que terminarían ganando, gracias a la perforación en tiempo extra del mentado Marcel a Trinidad Tobago. Tres años después y en tierras quisqueyanas, Cuba ganaba la Copa Máximo Gómez, derrotando en duelo único a los locales 3-0. Aquel juego era parte de una gira que terminó con una derrota con el mismo marcador, pero a la inversa, frente a Jamaica.

A la espera del pitazo inicial, los caribeños apuntan en un principio a estar entre la segunda y tercera división de la Liga de Naciones de CONCACAF, cuando se ordenen los niveles, según lo hecho en la previa que se efectuará desde este septiembre. Complicado suena también alcanzar uno de los 10 cupos que restan para la Copa de Oro de 2019, evento al que se asistió por última vez en el 2015, logrando pasar de la fase de grupos por segunda vez en la historia (La otra fue en 2003), debido a la victoria de 1-0 contra Guatemala por gol de Maikel Reyes, ausente a la actual convocatoria por causa de una lesión a comienzos de 2018 con el equipo de Pinar del Río en el certamen de ascenso. No obstante, más allá del pesimismo extendido por toda la isla, se abre la oportunidad de jugar, aspecto limitado para la selecciones Cubanaa, amén de la innegable posibilidad de que se muestren individualmente los futbolistas más talentosos de la nación antillana, buscando ampliar el tema contrataciones, frenado en demasía, algo que golpea, digan lo que digan. Veremos que conclusiones se sacan en marzo.

@cronicarian