- Foto Cortesía de: elpais

¿Deberá ser James el máximo hombre de confianza para Ancelotti?

El capitán cafetero busca un papel protagónico para lograr consolidarse en el club bávaro

Si en el fútbol existen historias agridulces, esa fue en los últimos años la de James Rodríguez. Indiscutible pilar y referente de la Selección Colombia, siendo ese protagonista estelar cada vez que se pone la elástica cafetera desde aquel 29 de septiembre del 2011 en su debut con la selección absoluta; es el capitán que tiene soñando a toda Colombia y haciendo recordar aquella época dorada con los ‘Asprillas’, los ‘Valderramas’ y los ‘Rincones’. Sin embargo, el tema central acá no es algo que todos ya compartimos, es sino, su rendimiento y paso en clubes en el último tiempo, entendiéndose por el Real Madrid y Bayern Munich. Ahí, es cuando viene lo contrario a su dulce realidad en selección.

Es el 22 de julio del 2014 cuando después de su fantástico despliegue en Brasil 2014 que llega al Real Madrid comandado por su ahora “guardián incondicional”, Carlo Ancelotti. Y es esa primera temporada la más recordada por el colombiano y la afición, siendo el año que más jugó, teniendo en total 3,524 minutos en los que convirtió 17 goles y asistió en 18 ocasiones. Para la salida de Ancelotti, James apenas llega a la mitad de minutos jugados en la segunda temporada, siendo la tercera un tema aparte para el olvido del colombiano y que todos ya conocemos. A un lado que su vida privada o rendimiento dentro de la cancha influyeran como se debatió tanto, lo cierto es que James estaba listo para abandonar la casa blanca.

Y es que ‘Carletto’ es quien expresamente pide el fichaje de su ‘niño maravilla’ en el Madrid, siendo éste último cedido en calidad de préstamo a razón de las siguientes dos temporadas con opción a compra para los bávaros. Con 6 partidos jugados, 1 gol convertido y 10 balones recuperados en liga es el registro con que James comienza esta etapa al lado de un hombre que le apoya y cree firmemente en él. Cree en ese típico ‘10’ que se desentiende a ratos de los oficios defensivos pero que cumple cuando se los aplica; siendo así una luz al final del túnel para el muchacho de Cucutá. No es para menos, James tiene de su lado al hombre que mejor manera un vestuario a nivel mundial.

Es el mismo Ancelotti quien tira al ruedo al futbolista colombiano para que recobre su confianza, tal como pasó en el partido contra el Schalke 04 el 19 de septiembre pasado, ese día en el que James anotó y asistió al chileno Arturo Vidal, mostrando una mejoría en sus retornos así como en su juego distributivo para terminar de adaptarse a una de las ligas más difíciles del mundo en cuestiones de acomodo futbolístico. Es el propio James quien debe sacar provecho de esta situación, de saber y sentir que a pesar de las críticas su entrenador sale por él en estos momentos de dura adaptación y hacerle el camino un tanto más asequible a su pupilo que tiene hambre de callar bocas y demostrar por cuenta propia.

Sin duda, el maestro italiano demuestra con su petición expresa que James Rodríguez no llegó a ser uno más en la institución muniquesa que está plagada de estrellas. Es ahora trabajo del propio futbolista hacer valer la creencia y palabra de su mejor aliado hoy por hoy. Es sin objeción, una noticia grata para toda Colombia que añora ver a su capitán no solamente brillar en Barranquilla y el resto de Sudamérica, pero también colocando en lo más alto el nombre de su patria querida. Lo cierto es que apenas con un mes y días en el Bayern, queda mucha tela que cortar para los dos años garantizados que tiene el colombiano en Munich. Sin embargo, sabiendo la capacidad del futbolista, no tenemos duda que ‘Carletto’ lo sabrá guiar por el rumbo del éxito.