- Foto Cortesía de: Forbes.com

Demencia y fútbol, por esta razón se prohibiría cabecear a los juveniles

Un estudio comprobó los riesgos que pueden existir al impactar el balón con la cabeza

El fútbol, como todo deporte de contacto, tiene sus riesgos y más cuando la pelota es impactada con ciertas partes específicas del cuerpo que son más ‘delicadas’ que otras como, por ejemplo, la cabeza. Se sabe que esta zona corporal es bastante sensible y que además se considera como un motor humano, es por eso, que se debe tener cuidado con el recibir golpes o contactos fuertes en esta parte específica.

 

Pero, para explicar más detalladamente las razones el Grupo de Investigación de Lesiones Cerebrales de la Universidad de Glasgow en Inglaterra desarrolló por varios meses un estudio que finalmente les permitió confirmar que existe un vínculo directo entre la demencia y el fútbol, algo similar a lo que sucedió hace algún tiempo en la National Football League (NFL) con los cascos de los jugadores.

 

En esa ocasión, transcurría el año 2002 cuando uno de los mejores jugadores de fútbol americano en el momento, Mike Webster, falleció de forma repentina tras varios años de lucha contra algunos trastornos mentales y actos depresivos. Allí, el médico nigeriano Bennet Omalu fue el encargado de realizarle la autopsia, en la que descubrió que las lesiones cerebrales que presentaba estaban relacionadas con la enfermedad degenerativa llamada Encefalopatía Traumática Crónica (ETC) y que anteriormente ya había sido diagnosticada en varios boxeadores.

 

Tras varios meses de análisis, Omalu concluyó que estas lesiones se presentaban por los repetidos impactos a la cabeza durante la vida de los deportistas, pues al estudiar los casos de otros jugadores reconocidos que habían fallecido por causas similares, los síntomas coincidían con su teoría. Así pues, el médico planteó que esta enfermedad conlleva a una alteración de las emociones y las capacidades motoras, así como el desarrollo de conductas agresivas que pueden desarrollar Alzheimer.

 

Fue así como en Estados Unidos, los dirigentes de la NFL y los mandatarios locales han ido modificando poco a poco la normativa de esta competencia, para lograr una mayor protección a los deportistas en su forma íntegra. Entre sus cambios se aplicó el de fabricar cascos con una mejor cobertura y resistencia, que dé seguridad a los jugadores al momento de competir.

 

Entre tanto, el médico que revolucionó la NFL continuó con sus investigaciones, y hace poco mencionó respecto al fútbol, que los menores de 14 años no deberían estar cabeceando, precisamente para evitar con el tiempo, el desarrollo de la enfermedad ya mencionada anteriormente. Por esta razón, el próximo 14 de noviembre habrá una reunión con accionistas y representantes de clubes de la Premier League donde podría prohibirse cabecear a los menores de 12 años, como un acto preventivo y el cuidado de la salud mental de los juveniles.