- Foto Cortesía de: La Barra del Rey

Desde Medellín desmienten al árbitro que aseguró ser amenazado para beneficiar a Atlético Nacional

No es la primera vez que se habla del tema

El conjunto verdolaga ganó su primera Copa Libertadores en 1989, para nadie es un secreto que en aquella época el dinero del narcotráfico había permeado a la sociedad colombiana y los clubes de fútbol no eran la excepción En cuartos de final eliminaron a Millonarios en un discutido partido en El Campín por un penal que no le pitaron a Arnoldo Iguarán.

 

Danubio era el sorpresivo rival en la semifinal, era la tercera participación del equipo en el torneo y en esa edición pasaron la fase de grupos por primera vez. En Montevideo hubo empate sin goles y el 17 de mayo de 1989 se jugaba en Medellín. Carlos Esposito, ex arbitro que dirigió ese partido, habló con Gustavo López en Radio La Red y contó su versión de lo que vivió.

 

Según el argentino cuando aterrizaron en Medellín un día antes los recibieron unos árbitros colombianos “que ya nos habían entregado” y obligados dieron una vuelta por Medellín. “‘Acá tiraron un árbitro, acá mataron a un juez de línea’. Así fuimos hasta que nos cambiaron de auto, porque el que nos llevaba se tenía que bajar”.

 

 

En el cuarto del hotel llegaron las amenazas: “Entraron 4, uno con ametralladora, a Ñeco le pusieron una 9 milímetros en la cabeza y atrás de ellos entró el famoso 'Popeye'. Bien vestido, traje, corbata y con un maletín. Lo abrió y nos dijo simplemente: ‘Acá hay 250.000 dólares, es de ustedes, llévenselo, tranquilos, va a salir de Colombia sin problemas’. Y digo: ‘Nosotros vinimos a trabajar como corresponde’. El tipo agarró y cerró el maletín y nos dijo: ‘Escúchenme una cosa, la vida de ustedes acá no vale nada. Y en Buenos Aires nos puede costar 1.000 dólares a cada uno’. Los tipos volvieron a insistir, pero como volvimos a decir que no, se van…”

 

Esposito siguió contando toda su travesía antes del partido y lo que dijo uno de sus asistentes. “Antes de salir Bava me dice: ‘Flaco, mirá que si faltan 2 minutos y estos no hacen un gol, entro a la cancha y la meto yo la pelota’”. Al final Atlético Nacional goleó 6 – 0, clasificó a la final y le ganó la Copa Libertadores a Olimpia en la final.

 

Desde Medellín algunos hinchas dijeron que existían incongruencias en el relato y se les hizo raro que hable de “Popeye” cuando ya está muerto y no años antes. Este relato no es nuevo ya lo había contado en el programa Pura Química de Espn, aunque sin el detalle de “Popeye”. De otro lado, aseguran que el entonces sicario de Pablo Escobar jamás estaría de saco y corbata y que Esposito solo quiere llamar la atención. Hace unos meses en entrevista con Vbar el árbitro de la final de esa Libertadores, Juan Carlos Loustau, aseguró que algunos “traviesos” quisieron inquietarlo, pero no dio más detalles.

 

El sr Espósito cuenta muchas cosas que son incongruentes: 1. Popeye de traje y corbata ? Espósito cree que los "matones" colombianos eran como los del "Padrino". 2. Pone en duda el gol del "Palomo" Usurriaga Min 9:45 - > https://t.co/rhlNrzkexp

— Néstor Restrepo J. (@NestorHRpo) October 16, 2020