- Foto Cortesía de: AFP

Diego Maradona: 57 años de magia, escándalos y polémica

La vida de Diego, una vida incomparable en lo deportivo

Fue un 30 de octubre de 1960 cuando los dioses del fútbol pusieron sus ojos en la humilde Villa Fiorito en la provincia de Buenos Aires. Y no es para menos, ese día había nacido el máximo exponente del fútbol contemporáneo, Diego Armando Maradona Franco. Su infancia fue al lado de un balón y en la cancha de tierra de la villa, esa cancha que cuando se hacía de noche y no tenía iluminación, Diego y sus compañeros de balón se veían obligados a jugar prácticamente a oscuras, lo cual, según cuenta Diego posteriormente, era una ventaja para cuando tocaba jugar a la luz del día y ellos sentían que tenían el marco dibujado. Ese marco que Diego batió en inmemorables ocasiones. Y fue un día en que Diego bautizó su destino, deseando “jugar en primera, estar en un mundial y salir campeón con Argentina”.

Llegar a Primera no fue tan complejo para Diego, ya que con 15 años, el 20 de octubre de 1976 debuta con Argentinos Juniors, que fue el club que lo vio nacer profesionalmente en un Campeonato Metropolitano disputando la victoria contra Talleres. Sin embargo, la derrota de 1-0 empaña el estreno del ‘10’. Uno de los capítulos más memorables de Diego fue cuando después de unas declaraciones del aquel entonces arquero “Loco” Gatti desafiando a Maradona por su gordura, este último le marcó 4 goles en ese encuentro como un desquite. He ahí se aprende que con el Diego nadie se mete.

Llega la primera decepción a nivel de selecciones. El pequeño Diego fue convocado a concentrarse con la selección Argentina previo a la Copa del Mundo de 1978, a realizarse en ese mismo país. Sin embargo, Cesar Luis “El Flaco” Menotti, se decanta por Ricardo Bochini quedando Diego fuera de la lista. Y no es para menos, se le negó ganar su primera Copa del Mundo. No obstante, Maradona tuvo su revancha, esas revanchas que tanto el disfrutó y en 1979 de su mano, Argentina se corona campeón del mundo juvenil en Túnez.

Para hablar de colores, Diego lleva en el corazón los de su amado Boca Juniors y es el 20 de febrero de 1981 que debuta, en medio de un pase millonario, para comenzar uno de sus romances en la vida, uno de color azul y oro. Sin duda, el salto a Europa no se hizo esperar viéndose en la mira del FC Barcelona con un paso agridulce, plagado de lesiones, entre ellas una hepatitis al final de 1982 y una triple lesión de tobillo que lo aparta de las canchas por varios meses. A su vez, Diego debuta en la cita mundialista de España en 1982 para su selección, siendo eliminado por Brasil sin pena ni gloria para su selección, más no para Diego que ya dejaba un precedente pautado.

Llega el mundial soñado y es ese bendito México 1986, cuando el fútbol se engalanó y pudo ser testigo del máximo esplendor de Diego Armando Maradona. El argentino se elevó a grados superlativos en la cúspide de su nive,l para brindarnos un derroche de magia pura y asombro de propios y extraños para una selección Argentina, que clasificó con dudas y no ganó ningún partido de preparación. Y es que Jorge Valdano bien lo decía, que ellos se sentían confiados porque “teníamos a Diego, y lo teníamos a un nivel imparable”. Se establece que el 22 de junio de 1986 es un día para recordar, ya que un iluminado Maradona le pinta la cara a la mitad del equipo inglés con su gol desde la media cancha, el mismísimo “Gol del Siglo”. De esta manera, se toca la gloria coronando al “Pelusa” como campeón mundial, como en uno de sus deseos de infancia.

A nivel de clubes tampoco tiene que envidiar tanto ya que en Napoli en un ídolo total por los títulos conseguidos como Coppa Italia, Scudetto y la Copa de Europa. A día de hoy, Maradona sigue siendo recordado por esos logros y jamás olvidado. Su etapa europea se cierra en Sevilla, sumándose estos en uno de los pocos clubes que se dieron el lujo de tenerlo en sus filas antes de regresar a su país natal.

La vida personal del ‘10’ es de común acuerdo que no fue y ha sido la más ejemplar. Llena de escándalos, vicios y desorden personal que han empañado su imagen. Sin embargo, Diego fue tan grande dentro de la cancha que cuando pisaba el césped, hacia olvidar todos los entredichos de fuera de ella. A la postre, y para su ocaso, Diego se despidió sin pena ni gloria de la Copa Del Mundo de 1994 en Estados Unidos, manchado por el doping.

Su última labor profesional fue en Boca Juniors, siendo la última vez que el fútbol se dio el privilegio de ver a un dotado y adelantado a su época. Para el mundo del fútbol, el nombre de Diego Armando Maradona será recordado en la posteridad como la persona que marcó un antes y un después de su carrera futbolística. Sin embargo, el fútbol nos está dando un privilegio al poder ver a Lionel Messi en los tiempos modernos. ¡Gracias por tu magia, Diego!

Las preferencias de la Conmebol con Boca y River

Se ha dado una inconformidad por parte de un club en especial, al ser tan notorias las preferencias
El lunes 14 de septiembre, se dio a conocer en horas de la tarde, que  el club Boca Juniors si puede viajar a Paraguay, aunque se presenten ca...

Arqueros argentinos más caros de la historia

Los guardametas que han dado de qué hablar por su precio en el mercado
Emiliano Martínez se convirtió en nuevo jugador del Aston Villa, de la Premier League de Inglaterra. El arquero argentino permanecer&...