- Foto Cortesía de: Instagram: @eduardoluisfut

Eduardo Luis y su "Pidan Domicilio", otro empresario afectado

El relator habló sobre la situación actual del comercio en el país y cómo se afecta su negocio

Para nadie es un secreto la compleja situación por la que atraviesan los empresarios del país por causa del Covid-19 y la cuarentena, pues sus negocios se han visto golpeados por esta crisis, y muchos de ellos han tenido que reinventarse; y aunque algunos logran sobrepasar tal barrera, otros se quedan en el intento y deben ser cerrados.

 

Precisamente sobre este tema habló Eduardo Luis, el prestigioso relator de fútbol colombiano, que en los micrófonos de ‘Escenario Deportivo’, programa de Escenario Radio, mencionó la compleja situación por la que atraviesa su negocio llamado “Pidan domicilio”, bar-restaurante que inauguró hace un poco más de seis meses.

 

Eduardo dijo que: “Las personas que están trabajando con nosotros, pues, el tiempo que se pudo se les pagó, pero ya después que nos dijeron ‘no pueden abrir’ pues ya tocó cerrar, o sea, es que yo no tenía nada para vender, nada…estábamos totalmente cerrados”. Además, agregó que: “Y ahora, pues intentando volver a lo digital…pero vamos a ser sinceros, todo pinta a que vamos a tener que cerrar, por lo menos el punto que tengo, que era el restaurante sport bar. Es muy difícil que se pueda mantener porque no se ve la luz en el camino como para volver, y no se sabe cómo van a quedar las cosas y los arriendos son absurdos en Bogotá, entonces es un complique, la verdad yo no le veo mucho futuro a eso y vamos a tener que inventarnos otra cosa, como para que no muera la marca, pero este negocio, no creo que pueda subsistir, la verdad”.

 

Igualmente agradeció el ser afortunado por no vivir de este negocio, pero aclaró que lo que más le inquieta es el trabajo de todas las personas que hacen parte del restaurante, dado que siempre se ha considerado un generador de empleo. Así pues, lamentó el encontrarse en esta situación, pero dijo que tratará de llevarlo lo más lejos que pueda y hasta las últimas instancias.