- Foto Cortesía de: Metro

El adiós de Wenger

Un ciclo exitoso que ha llegado a su fin y necesita renovarse

Quién diría que un entrenador francés proveniente del fútbol de Japón iba a durar 20 años en un club inglés y se convertiría en el mejor de la historia del Arsenal. Sí, hablamos de Arsène Wenger, ganador de 3 Premier League, 7 FA Cup, y 7 Community Shield.

Los que alguna vez vieron al película de Fever Pich (1997) o el libro (1992), notarán la pasión de Nick Hornby por los Gunners, y verán la historia reflejada en cada juego que asistió de un club que duró más de 18 años sin conseguir un título de liga inglesa, llamada anteriormente First Division. Y después consiguió un par de títulos más antes de que se empezara a llamar Premier League.

Pasaron seis años para que Wenger tomara las riendas del Arsenal, un 1 de octubre de 1996. Comenzaría un ciclo de éxitos para el club de la mano de grandes jugadores como Dennis Bergkamp, Robert Pirés, Thierry Henry, Patrick Vieira,  Ashley Cole, Jens Lehmann, entre otros jugadores que pasaron a lo largo de estos 22  años. Fue un equipo que peleó los primeros lugares de la Premier League y consiguió 20 clasificaciones a la UEFA Champions League y llegó a una final (2006) en la que cayó con el FC Barcelona de Frank Rijkaard.

La junta directiva del Arsenal en aquel entonces se enfocó en un proyecto y trajeron al técnico ideal, que cambió la filosofía y forma de trabajar en Inglaterra, país en el que muchos entrenadores trabajaron dependiendo de los resultados inmediatos. Ahora muchos equipos comienzan a trabajar a largo plazo, el ejemplo está en la acera del frente con  el Tottenham de Mauricio Pochettino.

Desafortunadamente cada ciclo llega a su final. El de Wenger llegó hace un par de años atrás en el que los resultados no eran los esperados y el juego de su equipo había perdido mística. Su salida será una señal de recambio en la dirección  técnica, el sucesor tendrá un compromiso muy grande de ser un gran influyente para un club que se acostumbró a estar en la élite mundial en la década pasada.

Se va un maestro que ha dejado grandes enseñanzas y un modelo de trabajo exitoso. Inglaterra lo extrañará. Arsenal debe pasar la página si quiere volver a esos momentos de gloria.