- Foto Cortesía de: marca.com

El Atlético quiere su 1ro de junio

Aspiran a la final de la Champions

Nueva temporada, nueva actividad rojiblanca en el mercado para armar un proyecto que se mantenga competitivo, tanto en España como en Europa. Se ganó la segunda competición en importancia a nivel de clubes en el viejo continente, pero se quiere pisar un escalón más arriba. La gris fase de grupo de la Champions anterior no puede volver a repetirse porque hay un objetivo muy marcado en la agenda colchonera de cara al venidero curso, la final de la Liga de Campeones en el Wanda Metropolitano el 1ro de junio de 2019.

 

Lisboa y Milan han dejado huella agridulce en el alma atlética. Una misma bestia, su vecino y archirrival, elenco que les ha privado del sueño de la orejona, igual que el Bayern en la lejana década del 70. Tiempo al tiempo, dirán los seguidores colchoneros, pero los ciclos se terminan, el de Simeone no le queda mucho a orillas del Manzanares. Con las prisas que se viven en las oficinas durante julio y agosto, la primera victoria atlética fue retener a su principal figura vestida de corto, el campeón del Mundo, Griezmann, quien se negó a los cantos de sirena de la Ciudad Condal. Con él, la entidad rojiblanca calmó a socios y fanáticos, convenciendo además con algunas incorporaciones de peso para fortalecer la plantilla, a la par de rejuvenecerla.

 

Rodri fue el primero en llegar. El joven mediocentro español, ex del Villarreal, arriba para cubrir la salida de un mito, Gabri, figura icónica de los éxitos recientes del Atlético de Madrid. El recuperador que vestía de amarillo se mostró en todo su esplendor la pasada temporada, siendo pieza inamovible en el esquema del Submarino, combinándose con el experimentado Trigueros. En su nuevo club estará acompañado en la zona media de Saúl y Koke, ayudándoles a que se concentren más en tareas creativas, siempre y cuando el Atlético decida o le toque asumir el protagonismo del partido. Con una efectividad de pases buenos del 66% en 37 jornadas ligueras, agregó un promedio de 8 balones recuperados por encuentro, cifras muy valorables en el Wanda, aunque la regularidad será también vital. Una muy buena decisión por ambas partes, el tiempo dirá el resto.

 

Thomas Lemar sería el próximo en vestir la elástica capitalina. Dicen que fue promesa desde los despachos para el “Me quedo” de Antoine. Cierto o no, el galo tiene un talento necesario para su nuevo equipo, a sus 23 años le urgía dar un paso así en su carrera. Pegado a la banda, llega para mejorar las prestaciones de Gaitán y Carrasco, figuras que de una u otra forma quedaron a deber. Una gran campaña en la 2016-2017, campeón sorpresa con el Mónaco en la Ligue 1, puso su nombre en la palestra europea. En 34 duelos domésticos marcó 9 goles y repartió 10 asistencias, estadísticas que dieron idea de su desparpajo en la cancha, a lo que suma un buen juego asociativo y una capacidad de adaptarse a poder fusionarse en los contragolpes, clave en el estilo colchonero. En la recién 2017-2018 sus números no fueron los mismos, sobre todo en cuanto a cuota goleadora. Fueron par de dianas y 8 pases para festejo de sus compañeros, aspecto que si mantuvo, dando a entender su visión para ver a otros en mejores condiciones de cara a puerta. Con el Cholo deberá asumir el sacrificio en el repliegue, fundamental para encajar en la idea futbolística del técnico argentino. Pinta a marcar pautas con el Atlético.

 

Con Correa no basta para poseer revulsivos y variantes en el banquillo por lo que la directiva atlética se fijó en Gelson Martins. El luso se desvinculó del Sporting, club que tuvo situaciones contractuales con varias de sus figuras, aprovechándose de esto el Atlético para traerse al veloz portugués a la capital española. Con Gelson, Simeone adquiere un futbolista habilidoso en el uno contra uno, profundo por la banda diestra, ideal para lanzarle balones al espacio en pos de que luzca su llamativa velocidad. Al igual que Lemar, muestra ser un elemento de equipo, sus 17 asistencias en los dos últimos cursos lo demuestran. No niega la posibilidad de vestirse como perforador, 14 en esas mismas campañas dicen que puede definir algunas de las ocasiones que tenga frente al marco rival. Posee  potencia y juventud para aportar como actor de reparto, o titular, si así lo decidiese Diego Pablo.

 

Se fue Vrsaljko y llegó Santiago Arias. La salida del croata se notaba que nunca iba a ser un problema para el Atlético de Madrid pues el lateral balcánico no terminó por encajar en la filosofía colchonera. El colombiano abandonó el PSV, con el que fue coronado la pasada temporada mejor jugador de la Eredivisie, amén de llevarse el cetro liguero, tercero en cinco años en la entidad holandesa. Un carrilero derecho luchador, confiable en labores defensivas y con proyección en ataque, 6 pases a gol en la 2017-2018 lo avalan. Un guerrero al estilo Simeone, el cafetero luchará con Juanfran por un puesto, decantándose en mi opinión para el sudamericano, por edad y ascenso en su juego. Sus demostraciones en Rusia 2018 terminaron por convencer a los directivos colchoneros que se traen al Wanda a un zaguero que parece poseer ADN rojiblanco. La labor del Cholo será entonces unir por un bien colectivo a todas estas piezas, las que parecen darle a él y a los atléticos, motivos para creer en una campaña ilusionante.  

 

@cronicaryan