- Foto Cortesía de: Twitter de River Plate (@RiverPlate)

El hueco que le abrió el ‘Tata’ Brown a su camiseta para seguir jugando una final del mundo

La curiosa anécdota que inmortalizó al argentino en la final de México 1986

A sus 62 años, el campeón del mundo José Luis Brown, más conocido como "El Tata" Brown falleció este lunes en la ciudad de La Plata, Argentina. Tras una extensa lucha contra el Alzheimer, quien fuese mundialista con su selección en México 86' y vistiera en 36 ocasiones la casaca albiceleste, se encargó de dejar una huella imborrable en cada uno de los clubes en los que jugó: Estudiantes de La Plata, Atlético Nacional, Boca Juniors, Racing, entre otros. 

 

Oriundo de Ranchos, Argentina, el defensor luchó hasta más no poder con una enfermedad que se conoce por la pérdida de memoria y algunos inconvenientes en las capacidades cognitivas; tanto así que una de sus hijas contó que su padre ya no reconocía a sus familiares, tras varios meses hospitalizado. 

 

El ex jugador además de levantar la Copa del Mundo con Argentina, también ganó dos campeonatos con Estudiantes en 1982 y 1983; además de colgarse en sus hombros la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 como asistente técnico de Sergio Batista.

 

Sin embargo, una de las actuaciones que inmortalizó a El Tata en la historia del fútbol se dió en 1986 durante el partido entre Argentina y Alemania Federal por la final de la Copa del Mundo. Dicha final la ganaría el equipo comandado por Carlos Salvador Bilardo imponiéndose 3 goles a 2, precisamente con tanto de Brown, quien sufrió una luxación en uno de sus hombros tras un choque con un alemán, pero lo más impresionante fue que el zaguero se rehusó a salir del terreno de juego y por ende, competir con su brazo lastimado el resto de la final. 

 

"Tenía un dolor insoportable. Lo primero que le dije al doctor Madero fue 'ni se te ocurra sacarme, no salgo ni muerto'... Había pasado por un montón de cosas difíciles y ni loco iba a dejar la final"

 

Tras convencer a su cuerpo técnico de que no lo sacaran del partido, El Tata mordió su camiseta, haciéndole dos huecos para que allí pudiera acomodar su brazo e "inmovilizar" su hombro lesionado. Esta actuación de gallardía y amor por la selección haría que el defensor fuese recordado por el resto de la historia; y ahora que falleció, este acto heroico lo tendrá más en el recuerdo de quienes lo vieron jugar y lo conocieron en persona.  

 

Los sudamericanos que ganaron el Balón de Oro

Este año Lionel Messi se convirtió en el más veces ganador del galardón
Este lunes se llevó a cabo la gala de los premios de la revista France Football en la que entregan los galardones a los mejores jugadores de...