- Foto Cortesía de: La Nación

Hinchas del DIM que fueron al partido contra Boca Juniors no han podido regresar por coronavirus

Los aficionados llevan más de dos semanas atrapados en Bolivia por causa del Covid-19

Lo que inició como un viaje para alentar a su equipo, terminó convertido en toda una pesadilla para los seguidores del Deportivo Independiente Medellín quienes viajaron hasta Buenos Aires para seguir el compromiso de su equipo ante Boca Juniors, y que no han podido regresar a Colombia por la situación de salud que ataca al mundo, el coronavirus.

 

Todo comenzó con el partido por Copa Libertadores entre el DIM y el club ‘xeneize’, que se jugó el pasado 10 de marzo en La Bombonera y que terminó 3-0 a favor del cuadro argentino. Este evento, que contó con la participación masiva de los hinchas ‘azules y oro’, también les permitió a los seguidores del ‘cuadro de la montaña’ apreciar en vivo y en directo este cotejo. Así fue como los seguidores del Medellín emprendieron su camino hacia el sur del continente, sin saber que su travesía terminaría convirtiéndose en un martirio.

 

Algunos de los hinchas que se encuentran a la deriva, concedieron una entrevista para AS Colombia, y allí contaron detalladamente cómo han sobrevivido durante estas semanas y pidieron ayuda al gobierno colombiano para poder regresar al país. Estos apasionados por el fútbol, comentaron que emprendieron su trayecto vía terrestre, pasando por Ecuador, Perú y Bolivia. Llegaron finalmente a Buenos Aires y tras apreciar el partido, decidieron quedarse unos días más para conocer la ciudad.

 

Tiempo después, iniciaron su ruta de vuelta, en la que con dificultad lograron llegar a La Quiaca, zona en la que se encuentra el paso fronterizo a Bolivia y allí comenzó el problema, pues como el país vecino ya se encontraba en cuarentena, no los dejaron pasar. Incluso, uno de estos hombres afirma que junto sus 14 compañeros fueron conducidos por la policía para cruzar la frontera ilegalmente a través de un río, acción que fue detenida por la guardia boliviana.

 

Sin rumbo fijo, regresaron a La Quiaca, esperando encontrar algún refugio, y allí fueron ayudados por un periodista que los llevó a un colegio que alberga a las personas e intercedió por ellos para que los dejaran permanecer en dicho lugar, sitio que por más de dos semanas ha sido su hogar, pues por la pandemia, el país mantiene las fronteras cerradas.

 

Al respecto, los colombianos dicen que el lugar “parece una cárcel”, y que, aunque les han explicado que por medidas de salud es mejor que permanezcan en el lugar, ellos no entienden por qué no pueden salir, aunque sea bajo precauciones, si la cuarentena inicia después del mediodía, por lo que en la mañana la gente sale normalmente; aclarando además que ellos fueron sometidos a las respectivas pruebas y que se encuentran sanos.

 

Con esto, han llegado al punto de pedirle a las personas a través de las ventanas, que les compren alimentos, pero más que eso, piden una ayuda para volver a Colombia. “Pedimos que nos ayuden con la repatriación, así como le han ayudado a otros compatriotas en otros países, porque el trato que estamos recibiendo no es justo. No hemos cometido un delito para que nos tengan encerrados y vengan a ultrajarnos como lo hacen”, dijo el compatriota al diario AS.