- Foto Cortesía de: Futbolred

‘Hooligans’ vs ‘Barras-Brava’ de Argentina, lo que se vivió el día de “La Mano de Dios”

Aquel episodio ha tenido una importante trascendencia a través del tiempo

Hoy se cumplen 34 años del partido Argentina vs Inglaterra en el Mundial de México 1986. Este partido, que se jugó en el prestigioso Estadio Azteca, correspondió a los cuartos de final de la cita global y finalizó 2-1 a favor de los sudamericanos. Y aunque fue un partido con varios protagonistas, fue marcado con el sello de Diego Armando Maradona, jugador que ‘revolucionó’ la historia del fútbol aquel día. 

 

El delantero ‘celeste’ anotó el gol de la famosa “Mano de Dios” con su mano izquierda a los 51 minutos después de comenzado el compromiso. El gol fue validado por el réferi y nadie se explica cómo se ejecutó tal servicio. Sin embargo, la situación se vio envuelta en un contexto sociocultural que también afectó el preciso momento del gol del ‘10’.

 

Para ese entonces el ambiente estaba tenso por la Guerra de las Malvinas que se presentó justamente entre ambas naciones. A esto se sumó el tema de los aficionados, pues Argentina llevaba su propia barra-brava patrocinada por dirigentes del país; se dice que estaba conformada por seguidores de Boca Juniors, Estudiantes de la Plata, Chacarita Juniors, Vélez Sarsafield, Talleres de Córdoba, Racing y Nueva Chicago. Además, se dice que un grupo de escoceses exiliados se sumaron a los argentinos. 

 

Por otro lado, estaban los hooligans, quienes ya habían sido noticia por sus desastres en Monterrey días antes de este encuentro, y que atemorizaban a las demás hinchadas, por sus actos violentos; pero que se vieron derrotados por los sudamericanos, poco tiempo antes de iniciar el encuentro. 

 

Los argentinos y escoceses emboscaron a los ingleses y tras una pelea de 20 minutos, los hooligans debieron irse por ser superados en cantidad y dejaron en el lugar banderas del West Ham, Chelsea, Newacstle y Manchester United, que fueron exhibidas como trofeos por parte de los fans ‘celestes’ durante el juego, y hasta quemaron una de ellas.