- Foto Cortesía de: @SC_ESPN

Independiente venció a Cerezo Osaka por la mínima y alzó la Copa Suruga Bank

El equipo dirigido por Ariel Holan alcanzó su título internacional número 18, igualando la marca de Boca, a pesar de que no es un torneo avalado por la FIFA

Copa Suruga Bank 2018 – Final.

Cerezo Osaka 0-1 Independiente.

Osaka, Japón. Estadio Nagai. Cae la noche en la casa del Cerezo Osaka. La Copa Suruga Bank está en marcha, como también lo está el sueño de Independiente de alcanzar a Boca Juniors en la tabla histórica de posesión de copas internacionales (llegar a 18). La palabra “alcanzar” podría llevar signos de interrogación ya que este torneo no es considerado oficial por la FIFA. Solo es considerado de esa manera por CONMEBOL. Entonces, ¿se puede contar a este torneo como una estrella más? Quedará bajo el criterio de los hinchas. Los del “Rojo” la contarán como una más y dirán que alcanzaron a Boca, mientras que los del “Xeneize” dirán que no es un título del todo oficial y que, por ende, siguen siendo los máximos campeones en Argentina.

 

La Copa Suruga Bank enfrenta al campeón de la Copa Sudamericana del año pasado contra el campeón de la Copa Japan League (la Copa de la Liga de Japón. Tercer torneo de mayor valía en la escala de valores nipona, detrás de la Liga J1 -Primera División japonesa- y la Copa del Emperador –lo que sería la Copa Argentina en Argentina o la Copa del Rey en España-). Todo listo. El árbitro pitó y dio inicio a la final: Cerezo Osaka lució su camiseta roja con pantalones blancos y medias negras mientras que los de Holan estrenaron una camiseta gris, además de los ya conocidos shorts y medias rojas.

 

A los 10 minutos, la primer incidencia. Fabricio Bustos ingresó al área rival, lanzó un centro y la pelota dio en las manos de Yamashita, quien quería protegerse del remate. El referí decidió seguir la jugada y no cobrar lo que había sido un claro penal para los argentinos. Esto irritó a todo Independiente. Sin embargo, no perdieron la calma y continuaron conduciendo el partido. Manejando la pelota. Recién a los 15 minutos de juego sucedió la primera ocasión de gol. Un tiro libre desde la izquierda, a 30 metros del arco, ejecutado por Pablo Hernández. El tiro de zurda del chileno se fue cerca del ángulo superior izquierdo del arquero nipón, pero sin generar demasiado peligro. Hasta aquí, repito, la posesión total de la pelota fue para los argentinos. Aunque sin lograr profundidad. Sin poder penetrar con claridad el área de los asiáticos.

 

Recién a los 23 minutos, Silvio Romero tuvo 2 oportunidades de gol: una pelota que le quedó en el área chica y que le lograron sacar de atrás y un remate de zurda desde afuera del área que controló Tanno, el golero japonés. Cerezo Osaka no podía traspasar la mitad de la cancha. Era todo de Independiente. Y Romero avisaba lo que se iba a venir a los 28 minutos: el único gol del partido. La jugada fue así: Meza le dio la pelota en la medialuna del área a Benitez, quien filtró un pase para Romero cerca del área chica. Romero eludió al arquero y quedó de frente al arco vacío. Con el arco a su merced, convirtió el único tanto del partido.

 

Con el marcador en su contra, Cerezo Osaka comenzó a conceder espacios. Tenían que salir un poco del fondo si querían empatar el partido. Y rápido tuvieron su chance: a los 31 minutos, Takagi recibió la pelota en la parte izquierda de área “roja” y con un zurdazo alto intentó vencer a Campaña. La pelota se fue desviada. Y rápidamente todo volvió a la normalidad: Independiente volvió a conducir la pelota en ¾ de cancha. Así durante todo el primer tiempo. Buscando el hueco para filtrar una pelota y dejar a alguno de sus delanteros cara a cara con el arquero. Pero sin éxito. Toques, toques y toques. Pero sin gravitar, más allá del gol.

 

A los 47 minutos acabó la primera mitad. Todo de Independiente, ya que fue el que ampliamente dominó la pelota. Cerezo Osaka se agrupó atrás durante todo el primer tiempo, aguardando a realizar un contraataque que nunca llegó. Independiente dominó la pelota más que nada en ¾ de cancha rival (73% de posesión), con muy pocas llegadas claras pero consiguiendo lo más importante: el gol que abriese el partido y que lo relajase de cara a la a segunda mitad.

 

Empezó el segundo tiempo. Y recién hubo una ocasión de gol a los 57 minutos. Un corner desde la izquierda para Cerezo Osaka hizo temblar a Independiente. Fujimoto desvió un centro cerrado que llegó desde el corner, de parte de Souza, rematando hacia el centro del arco. El tiro hizo reaccionar a Campaña, quien mandó el balón al corner. Luego, otra pelota envenenada llegó al área de los de Holan, pero Gigliotti la logró sacar de la olla. Pasó el temblor para los de Avellaneda y el partido siguió su curso. Cerezo metido atrás en su 5-4-1, Independiente buscando liquidar el partido.

 

A los 70 minutos ingresó Ezequiel Cerutti en lugar de Martín Benitez. De esta manera, el ex delantero de San Lorenzo comenzó a disputar sus primeros minutos con la pilcha de Independiente.  El partido, mientras tanto, se desarrollaba de manera sosa. Aburrida. Con insinuaciones pero sin concreciones. Sin remates de afuera del área, sin centros, sin llegadas. Con algunas faltas, pero lejanas a las áreas. Recién a los 75 minutos, Ando, que había ingresado por Yamauchi, hizo mover a Campaña con un remate fortísimo, entrando por el lado derecho del área. La pelota dio en el arquero, dio en el palo y salió afuera. Esto acabó en un corner que se ejecutó con intrascendencia.

 

Esta Copa no es considerada del todo seria ya que se permiten 6 cambios por equipo. Además de que se enfrentan dos equipos disparejos que no tienen ningún tipo de relación. Si fuese el campeón de la AFC contra el de la Sudamericana, tendría más sentido. Si fuera el campeón de la Europa League contra el de la Sudamericana, tendría más sentido. Pero se enfrentan el campeón de la Copa de la Liga de Japón contra el campeón del segundo torneo más importante de América. Por los 6 cambios, parece más un partido de pretemporada que una final internacional. Sin embargo, si bien la FIFA no la avala, la CONMEBOL sí. Y de eso se agarran los hinchas de Independiente para decir que, después de mucho tiempo, pudieron alcanzar a Boca en cuanto a la obtención de copas internacionales. La número 18. Aunque lejos están ambos del que más tiene, que es el Real Madrid, con 26.

 

A los 96 minutos, el árbitro neozelandés decidió culminar el encuentro. Independiente obtuvo la Copa que se le negó en 2011 y de esta manera ¿alcanzó? a Boca. Si lo alcanzó o no, queda bajo el criterio de los hinchas. Lo cierto es que los de Holan sumaron una Copa más para la institución, una que nunca habían conseguido. Por la mínima, en un partido soso, aburrido, de pocas situaciones, con un planteo ultradefensivo de los nipones, con un Independiente que era el único que intentaba algo adentro de la cancha, el justo campeón fue el equipo argentino.

 

Alineaciones

Cerezo Osaka (5-4-1): Tanno; Sakemoto, Fujimoto (Jonjic), Morishita, Yamashita (A. Tanaka), Y.Tanaka; Fukumitsu (Onozawa), Akiyama, Osmar, Takagi (Souza); Yamauchi (Ando). DT: Yoon.

Independiente (4-2-3-1): Campaña; Bustos, Franco, Figal, Sánchez Miño (G. Silva); F. Silva (Domingo), Hernández (Gaibor); Romero (Benavidez), Meza (Burdisso), Benitez (Cerutti); Gigliotti. DT: Holan.

Estadio: Nagai (Osaka, Japón).

Árbitro: Matthew Conger (Nueva Zelanda).

El América triunfa en Nuevo León en un gran partido

Tigres y América no decepcionan en el "juego de la jornada"
Liga Bancomer MX Jornada 12 Tigres 2- 3 América La jornada 12 nos presentaba un platillo que se antojaba como uno de los mejores pa...