- Foto Cortesía de: AS

Juan Daniel Roa, el León que nunca deja su manada

Por el canterano han hecho varias ofertas internacionales, pero hasta el momento ha continuado en el cuadro cardenal

Juan Daniel Roa es uno de los jugadores más queridos en la afición cardenal. El canterano es la viva imagen que tienen la mayoría de niños cuando son pequeños: ser jugadores del equipo del que son hinchas.

Desde pequeño jugó fútbol, hizo parte de todas las categorías en Independiente Santa Fe, de familia futbolera, sus dos hermanos son futbolistas también pues siguieron los pasos del mayor de los Roa Reyes, su papá es profesor de una escuela deportiva en Ciudadela Colsubsidio.  Juan Daniel siempre tuvo los sueños más que claros: debutar en el equipo profesional del León bogotano.

Su llegada al equipo profesional, después de estar varios años en las divisiones menores, fue en 2010. Su buen nivel en la cantera del club lo hizo merecedor de la dorsal 17 en el expreso rojo. Debutó oficialmente en un partido de Copa Colombia contra Real Cartagena.

En 2011 Roa fue clave para el equipo, en el que alcanzó la semifinal de la liga colombiana y los octavos de final de la Copa Sudamericana, pero sería en 2012 el año de su mayor consagración.
 

 


El Juan Daniel Roa de 2012 cumplió su más grande sueño como profesional hasta ese momento, quedar campeón con el equipo, después de casi 37 años sin que los bogotanos alcanzaran un título de liga, siendo titular indiscutido del equipo que dirigía Wilson Jaime Gutiérrez, también exjugador, y quien le dio la oportunidad a varios jugadores de la cantera de subir a la ‘profeta’, como le llaman a la Primera División, en aquel entonces con capos del nivel de Ómar Sebastián Pérez, Germán Centurión, Daniel Torres, Gerardo Bedoya, Yulián Anchico, Sergio Otálvaro, Jonathan Copete, entre otros; la realidad es que el Santa Fe de aquel 2012 era una buena banda, y ahí tenía su puesto ganado el canterano ‘Roita’.

El primer título profesional de Juan Daniel desencadenaría una serie de títulos para el cuadro rojo de Bogotá que lo hizo posicionarse incluso entre los mejores clubes del mundo, según la IFFHS, en el puesto séptimo, ese eterno número 7 que siempre los acompañó.

Para 2013, el ‘17’ de Santa Fe ya era uno de los laterales derechos más importantes del FCP. Por el que se recibían muchas ofertas de otros equipos colombianos, pero sobretodo, una del internacional, que le llamó mucho la atención, Boca Juniors de Argentina quería a Roa en su plantilla del 2013.

Cuando se conoció la intención de los argentinos por fichar a Roa, la afición se manifestó que el canterano de calidad merecía triunfar en un club internacional, y pasar de Santa Fe a boca Juniors era un gran paso para el jugador. Sin embargo, las cosas no se dieron, según explicó el presidente de ese entonces del cuadro cardenal, los ‘xeniezes’ querían a Juan Daniel prestado, algo que el equipo no veía como buen negocio, por lo que el precio que ofreció el León por la cesión del jugador fue una muy elevada cifra, poco usual en un movimiento de préstamo, pues la intención del club en realidad era venderlo.

 

 


“Lo ofrecimos en venta por el 80%, pero ellos nos pidieron que fuera a préstamo. Ya les enviamos las cifras, es un préstamo con una cifra generosa para Santa Fe. Una cifra no usual por un préstamo. Pero lo hacemos por el bienestar del jugador. Es una gran oportunidad para él. Con 21 años estar en Boca Juniors es muy importante en su carrera, explicó en su momento César Pastrana.

Lo cierto es que Juan Daniel en 2013, pese a incluso haber sido inscrito en el equipo argentino, sin haberse cerrado ningún negocio, se quedó en el expreso rojo, para ese año el canterano ya era una figura muy querida en la afición, a quienes les dio gusto seguir contando con el lateral en el año en que el León iba a jugar la Copa Libertadores.

En 2013 Juan Daniel quedó campeón con Santa Fe de la Superliga colombiana, trofeo que le ganaron a Millonarios con dos victorias en el estadio El Campín, pero el año apenas empezaba. En ese semestre, Santa Fe llegó a la final del Torneo de Apertura en Colombia con Atlético Nacional, equipo que les robó el sueño de la octava estrella en su propia casa. Sin embargo, fue el mismo año en el que Santa Fe llegó hasta donde nunca antes lo había hecho, semifinal de la Copa Libertadores de América, serie que perdió contra Olimpia en Bogotá, pero con una avalancha de aplausos y satisfacción de la afición porque sentían que su equipo lo había dado todo, y nuevamente, ahí seguía consagrándose el canterano que ese año tenía apenas 21 años.

 

 


Pero en medio de la época dorada que estaban viviendo los cardenales, las ofertas de otros clubes por sus jugadores no eran ajenas. Varios de ellos aceptaron y se fueron, casos como Camilo Vargas, Daniel Torres, Jonathan Copete, Yulián Anchico, entre otros, pero siempre se quedó uno, Juan Daniel Roa.

Juan Daniel Roa Reyes es el futbolista con más partidos jugados en Santa Fe después de Alfonso Cañón. Entre sus compañeros han pasado grandes nombres que la afición cardenal acogió, ovacionó, pero después se fueron. Nombres como Wilson Morelo, Yeison Gordillo y el mismo Ómar Pérez, jugadores que se ganaron el corazón de la hinchada, pero que después, por ofertas internacionales o motivos personales, decidieron dejar la manada y vestir otras camisetas.

Más Roa siempre siguió, hasta este año, en el que nuevamente sonó para irse del León. Juan Daniel recibió en el reciente mercado de fichajes propuestas de dos clubes que le llamaron mucho la atención al equipo bogotano.

 

 


Una oferta importante de un club de México se hizo por Roa este año, pero nada prosperó. Además, hasta el último momento se hablo del traspaso del jugador para Newell’s Old Boys, pero la fama del club argentino de no ser cumplido con el pago le jugó en contra, y finalmente Roa optó por quedarse en el equipo donde es ídolo, Independiente Santa Fe.

Lo cierto es que Juan Daniel Roa Reyes sigue sin dejar la manada, el canterano lleva más de nueve temporadas con el equipo profesional, sin contar los años en los que fue figura en las divisiones menores, por ahora, ‘Roita’ se queda vistiendo la camiseta albiroja de Bogotá, y los más felices son los hinchas, quienes por años han ovacionado su nombre en las gradas de El Campín.