- Foto Cortesía de: AS

Jugó en clubes de España, Italia e Inglaterra y un Mundial con Uruguay; ahora es mesero en una pizzeria

El ex goleador de Peñarol, además, sufrió una amputación de una de sus piernas

Se esperaría que los futbolistas exitosos, luego de su retiro, continúen con una vida alrededor del deporte que los vio crecer. Sin embargo, no todos cuentan con la fortuna de seguir teniendo una vida de lujos o de negocios.

 

Darío Silva, exjugador uruguayo que triunfó en equipos de España, Italia e Inglaterra, no logró continuar su vida como un exfutbolista dedicado al negocio deportivo, por el contrario, actualmente es mesero en una Pizzeria de Málaga, luego de una serie de problemas en su vida que, incluso, le causaron la amputación de una de sus piernas.

 

Después de destacar en Defensor Sporting y Peñarol en Uruguay, goleador en este último, su gran calidad y buen nivel lo llevaron a hacer parte del Cagliari de Italia, donde estuvo durante tres temporadas y marcó 20 goles.

 

Tras su primer paso en Europa, el Espanyol de La Liga puso sus ojos sobre el delantero uruguayo, pero no convenció tras una mala temporada vistiendo la camiseta blanquiazul, pero logró llamar la atención del Málaga equipo en el que duró cuatro años y jugó más de 115 partidos oficiales.

 

El Sevilla fue el siguiente destino de Silva, donde estuvo por dos años y seguía mostrándose en la liga española a otros países, donde rápidamente lo contactarían para jugar en un nueva liga, la Premier League. En Inglaterra vistió la camiseta del Portsmouth, donde no destacó y, en medio de una difícil situación familiar por la salud de su padre, optó por regresar a su país para estar cerca de él, pues al parecer estaba a punto de morir.

 

"Mi padre me dijo en la cara que no sabía si iba a aguantar más de tres meses vivo y por eso dejé el fútbol", confesó el exdelantero en entrevista con El Chiringuito Tv de Jugones. Silva estuvo en el Mundial de Corea-Japón 2002, en el que las defensas rivales temían que entrara al área por la efectividad y nombre que había ganado en Peñarol y luego en Málaga, club donde en aquel momento seguía jugando.

 

Sobre su carrera, contó que los malos manejos económicos que tuvieron sus representantes a lo largo de su carrera fueron detonantes para que en la actualidad tenga que ejercer como mesero en una pizzería. "Me manejaron el dinero e hicieron lo que quisieron. Así te terminan robando todo el dinero que hiciste", aseguró.

 

Como si fuera poco, tras su regreso a Uruguay sufrió un grave accidente de tránsito que por poco le quita la vida. "Me dolió lo que sucedió, pero menos mal que no pasó más de lo previsto", confesó, tras ser preguntado sobre la pierna que perdió luego del accidente. En la actualidad está totalmente alejado del fútbol, se dedica de tiempo completo a la pizzería en la ciudad donde alguna vez fue estrella, Málaga.