- Foto Cortesía de: FC Barcelona

La acusación que hizo un técnico inglés sobre Messi en la era Guardiola

El DT aseguró que Messi no era tan disciplinado como Cristiano

No todo el mundo piensa que Lionel Messi es un crack tanto dentro como fuera de la cancha, por extraño que parezca. Recientemente, el reconocido técnico Harry Redknapp aseguró que sabía de primera mano que el argentino no era lo suficientemente disciplinado, incluso, dijo que se convirtió en una pesadilla para Pep Guardiola en su etapa en el FC Barcelona.

 El Daily Mail organizó un evento llamado A Pint With Piers, que reunió a Peter Crouch, Harry Redknapp y Martin Keown, tres viejas leyendas de la Premier League, para debatir sobre el fútbol en la actualidad y, sobre todo, analizar quién es el mejor jugador en la actualidad, una de las preguntas que más se ha hecho en el entorno futbolístico en la última década: ¿Cristiano Ronaldo o Lionel Messi?

Harry Redknapp no se guardó nada y dio su punto de vista sobre Messi, pero aclarando que es fiel hincha de Cristiano Ronaldo, quien estuvo en la Premier League con el Manchester United entre 2003 y 2009, donde justamente ganó su primer Balón de Oro y su primera Champions League, de las cinco que actualmente reposan en su palmarés.

“Yo soy de Ronaldo sobre Messi. Me encantan los dos, pero soy de Ronaldo. Están él, Maradona, Pelé, George Best, que fue un genio. Soy un gran admirador de George Best, pero miras a Ronaldo, lo que ha hecho en el escenario mundial. Ha ganado todo y es simplemente increíble”, dijo defendiendo su postura sobre quién es el mejor jugador del mundo.

Además, no solamente dejó elogios para el Comandante, también puso en conocimiento un Lionel Messi que muy pocos conocen. Según el técnico inglés, La Pulga no es lo suficientemente disciplinado, algo que, incluso, le causó problemas a Pep Guardiola en su paso como entrenador del cuadro blaugrana.

“Ronaldo es un profesional increíble. Dicen que es el último en salir de entrenarse todos los días y pensé que Messi haría lo mismo, pero conocí a dos entrenadores que trabajaron en Barcelona con él y me dijeron que era una pesadilla para Guardiola. Me dijeron que llegaba por la mañana y que no entrenaba mucho. Que pateaba un par de balones y se iba. No lo podía creer”, confesó.