- Foto Cortesía de: UEFA.com

La Champions no es más, el doblete no es menos

Ambos son ganadores

Debate entre jugadores, directivos, aficionados y especialistas. Las miradas de Kiev captaron a un conjunto confirmando una dinastía europea, como antaño. El Real Madrid no solo derrotó al Liverpool 3-1, sino a esos que aspiraban a ver a su archirrival irse sin títulos esta temporada. Entiéndase irse sin galardones, si se sigue manteniendo la idea de que la 2016-2017; con 5 trofeos (Liga, Supercopa de España, Champions League, Supercopa de Europa y Mundial de clubes), se mantiene como la campaña más laureada en la historia blanca. De ser así, el 26 de mayo estaba marcado en rojo por los merengues, para hacer historia y por qué no, reabrir la polémica de quién tuvo mejor temporada, azulgranas o madridistas. 


Sin decantarme por ningún bando, cada afición tiene motivos de sobra para sentir orgullo por sus colores, a la par de la habitual inconformidad por dejar pasar oportunidades que no volverán. Análisis aparte al curso de los dirigidos por Zidane, pues es inadmisible que el club más ganador de torneos españoles abandone la pelea por el cetro a mitad de curso. Suspenso total para la Liga 2017-2018, envuelta en las bajísimas prestaciones goleadoras de Benzema, la irregularidad de Bale; a pesar de terminar como segundo goleador del equipo y del comienzo pobre de Cristiano, enfocado a su descanso para llegar fino al tramo decisivo. Éste último aspecto no suena menor, siempre y cuando se quiera competir domésticamente, CR7 volverá a repetir conducta y eso al Madrid no le conviene en casa. 


Cambiar la cara del Bernabéu en los partidos ligueros será el primer objetivo para el próximo curso. Betis, Levante, Valencia, Villarreal y el Barcelona; otra vez, dejaron al descubierto las carencias del Madrid, golpeando más el 0-3 ante los culés, quizás la sentencia liguera apenas en diciembre. Verse tan lejos de los catalanes y siendo eliminado en su propio recinto por el Leganés en Copa, fueron páginas grises a las que Kiev dio ciertos matices. Tragos amargos que se dirigieron cuando en la fría Ucrania Ramos alzó la decimotercera, tercera consecutiva, ganándose merecidos calificativos de leyendas. Esto ha provocado que erróneamente se minimice la labor; colectiva e individual, más allá de la capital española. Eso sí, que quede claro que al César lo que es del César y ni Rafinha, ni Oliver, ni Ulreich, ni Karius, empañan la coronación de los mandamás del viejo continente si de Champions se habla.


Desde la Ciudad Condal, quitar la vista a la casa blanca y enfocarse en el octavo doblete casero, así como en el nuevo proyecto de Valverde sería una interesante recomendación. Zizou ha dimitido, pero el Real queda y continuará siendo candidato a todo porque es cuestión de genética. Los culés querían otro triplete, pero ahí quedó. Un partido para el olvido en el Olímpico de la Ciudad Eterna, con Manolas como principal culpable, apartó al Barça de la Liga de Campeones con tintes de humillación, una noche trágica más. Con el título doméstico en la mano, el invicto era prioridad entre la plantilla que sobrevivió en el pasado agosto a la inesperada salida de Neymar y el correctivo madridista en la Supercopa. Tampoco se logró la épica, partido “loco” frente al Levante que terminó con un 5-4, demostración jerárquica de Coutinho aparte. No obstante, récord de partidos sin perder en Liga con 43 y para una misma temporada con 36, suficiente para enmarcar la campaña como histórica. 


Un cuarto entorchado copero de forma consecutiva con una de las mejores demostraciones del elenco comandado por el txingurri, 5-0 ante el Sevilla, formó parte de la indeseada despedida de Iniesta. Don Andrés no volverá a vestir de blaugrana y sus herramientas en el verde pocos podrán emularlas, siendo este un gran problema para Bartomeu, Ernesto y el equipo. Sin esperar copias, rearmar el conjunto dominador dentro de España con 7 de las últimas 10 Ligas, suena a la tarea más compleja de cara a la venidera temporada. Salidas necesarias, contrataciones obligadas, mirar a la cantera con más fe, parecen los puntos más debatibles sobre la mesa azulgrana. Con la prioridad de cada campaña, el Barça buscará su propio mito, mientras los capitalinos también irán a lo suyo. 


Disfrutar los propios éxitos, no enfocarse en los deméritos rivales, trabajar en base a las dificultades surgidas, vale más que intentar colocar peros a las actuaciones contrarias. Guardiola y Zidane opinan lo mismo, hablan de la Liga como el logro más complejo, pero indistintamente ninguno; junto a otros homólogos, rechazan la teoría que conduce a la grandeza que significa estar tres años seguidos sentados en el trono europeo, muestra de que todo vale, todo importa. Los fanáticos escogen, los protagonistas inciden, los equipos marcan tendencias, pero lo hecho es imborrable y el cómo no es ni más, ni menos.    

@cronicaryan 
   
 

 

¿Podrá Donovan lograr lo que León intenta?

El capitán américa se vestirá de verde para jugar con la fiera
La Liga MX cada vez crece más, a pesar de estar rankeada como 21° en cuanto a las mejores ligas del mundo, no cabe duda que cada torneo ...

Las figuritas que no tenías

“Tuvimos que esperar ocho álbumes para dejar de sentir que esos cromos eran parte de una ciencia ficción imposible de alcanzar”
El Álbum Panini fue presentado el lunes de manera oficial y esta edición incluye a la selección peruana después de 36 a...

Pep Guardiola: La clave del éxito Citizen

Plantillas de varios millones pero Pep sigue teniendo ese toque, hace que sus equipos jueguen y que la hente disfrute
Pep Guardiola: algunos lo catalogan como el mejor técnico de la historia y otros el que solo con buenas plantillas puede, pero algo que es c...

Harry Kane: ¿Millones o lealtad?

El jugador del Tottenham y su magnífico presente con una incógnita en su futuro
El pasado fin de semana, en el clásico de Londres entre los Spurs y el Arsenal lo definió nuestro protagonista, nuevamente el delante...