- Foto Cortesía de: marca.com

La joya que brilla más que los grandes

Jugador de presente y futuro

Se llama Marco, por Van Basten, aunque su ídolo es su actual entrenador, Zinedine Zidane. Asensio sólo tiene 21 años, pero ya brilla con propia luz en una zona donde los focos suelen apuntar a otros. El Real Madrid apostó por él, pagó 3.5 millones al Mallorca en 2014 y dos años después tras su cesión al Espanyol, así como lo que mostró en la pretemporada, convenció a Zizou para comenzar a hacer carrera en el lugar de sus sueños. 
Desde entonces ha puesto su zurda, talento, desparpajo y seriedad al servicio de los “merengues”, zurda que Zidane afirma que es la mejor que ha visto después de la de Messi. Goles de premio, velocidad de crucero, dribling sudamericano, son características que ponen al balear como figura de peso para el técnico francés, ya sea como revulsivo o como titular. Fueron 10 dianas en 38 encuentros durante todo el curso pasado con la camiseta blanca, guardando con total seguridad la que le encajó al Sevilla en la Supercopa de Europa, una de sus perlas para cuando desee contarles historias a sus nietos. 
Esta temporada no pudo iniciar mejor, par de puñales en la moral culé durante la Supercopa local, uno en el Camp Nou y otro en el Santiago Bernabéu, siempre de zurda y fuera del área, algo que se va haciendo habitual. Su siguiente víctima sería el Valencia, aprovechando la ausencia de Cristiano, se enfundó la chamarreta de líder, el que muchos ven en la casa blanca, y evitó el fracaso en el recinto de los campeones ante los de Marcelino. Con dos perforaciones hizo infructuoso el buen quehacer del club che, provocando el reparto de unidades en la segunda jornada liguera. 
A partir de entonces su fútbol tocó el balón de la irregularidad y otra diana de bella factura ante el Eibar fue su manera de decir, sigo aquí. Quizás es el amplio margen de mejora que llevan sus cotizados botines o la “incómoda tarea” que tiene Zidane para repartir minutos en una plantilla tan competitiva. Un dato curioso le acompaña en el mismo lugar donde lleva el 20, y es que no ha sido de la partida en las tres derrotas que acumula el Madrid en la joven campaña. Betis, Girona y Tottenham no vieron desde el comienzo al mallorquín, pues el DT galo confía a ciegas en su coterráneo, Benzema, quien ha ofrecido pobres prestaciones a diferencia del español, que se ha cortado en varios pasajes, pero siempre muestra una luz en medio de la tempestad madridista que se vive hoy. 
Pudo jugar con Holanda, avalado por su apellido materno, Willemsen. Coherente con su trayectoria en las categorías inferiores ibéricas, decidió responder al llamado de Lopetegui para formar parte de la Roja, asegurándose así la presencia cada vez que su rendimiento le conduzca a la Selección. Rusia pudiera ser el próximo destino de Asensio para firmar su pasaporte definitivo a la futura carrera por el Balón de Oro. 
No pudo colgarse su primer gran premio individual en el 2016 cuando estaba entre los nominados al Golden Boy, galardón que se agenciaría el portugués Renato Sánchez. El tiempo y el más universal han premiado al balear con portadas europeas, trofeos domésticos y en forma de orejona, mientras que el luso intenta revitalizarse en el Swansea de la Premier. Dos caras de una moneda llamada talento, bendecida en el pecho del niño que sus padres presentaron a Florentino como futuro crack del Real Madrid.
Su última demostración de precisión y calidad, a 99km/h y a una distancia de casi 30 metros se pudo disfrutar en la reciente fecha del evento español frente a Las Palmas. En la escuadra colocó la esférica luego del despeje de Lizoain, poniendo el segundo en la pizarra, justo cuando su equipo y él no terminaban de convencer a la exigente afición, ávida de llevarse a casa mejores demostraciones. Premeditado o no, fue otra magistral ejecución de la joya “merengue”, que no es creada en la fábrica, pero parece entender a la perfección lo que significa vestir esos colores. 
Con las ideas claras balón al pie, no debería desdeñar el consejo de su amigo Isco, que le pide evitar llenar de pajaritos su cabeza. Si tras su explosión en la 2016-2017 la web transfermarkt le otorgó un valor de 20 millones, cinco veces más que su coste original, hoy la entidad madridista no quiere casualidades ni casos como el de Neymar, por lo que lo ha renovado hasta 2023 con una exuberante cláusula, digna de un ídolo y como blindaje a quien ha tachado la etiqueta de promesa en su casillero. Una cifra de 700 millones que indican las ínfimas pretensiones de deshacerse del pequeño Marco, por mucho que la prensa escriba de un trueque con el PSG para cambiarlo por el más caro de la historia.

 

@cronicaryan   

¿Qué ganas en Fútbol Entre Líneas?

Como integrante de nuestro grupo de redacción tendrás el privilegio de llegar a miles de personas de habla hispana, además de ir formando un nombre y prestigio que servirá como soporte para ir avanzando en la estructura de Fútbol Entre Líneas, en donde a medida de tu antigüedad y cumplimiento podrás ir subiendo de rango e ir desarrollando diferentes roles.