- Foto Cortesía de: ('@JeffMONTERO23 cuenta oficial en Twitter',)

La mala suerte que persigue a Jefferson Montero

Muy incierto se torna el panorama para el internacional ecuatoriano en tierras británicas

Justo cuando todo parecía regresar a la normalidad para el centro campista de la selección ecuatoriana al servicio del Swansea City de la Premier, el fantasma de las lesiones regresó para el jugador de 27 años.

Montero cerró la temporada 2016-2017 con una seguidilla de lesiones. En abril pasado, ya cuando había superado otra lesión que lo mantuvo alejado de las canchas por varias semanas, en el partido en el que el Swansea City se midió ante el Manchester United, tras haber ingresado en la segunda mitad, reapareció para jugar solo 5 minutos, pues en un desafortunado choque con su compatriota Antonio Valencia tuvo que ser revelado por lesión, con lo cual se perdió el cierre de la temporada anterior. Y ahora, que han pasado varios meses y llegó el inicio de la nueva temporada, la mala suerte vuelve a aparecer para el ecuatoriano en forma de lesión muscular, y tal parece que ahora no solo estaría comprometida su convocatoria para el siguiente encuentro, sino que también su continuidad en el Swansea.

De acuerdo con versiones de prensa desde el Reino Unido, tantos problemas musculares y la no plena recuperación del jugador para poder iniciar esta temporada al 100%, han hecho que la dirigencia del equipo piense seriamente en transferirlo, aprovechando que el libro de pases aún no se cierra y existen otros equipos interesados en recuperar la salud del jugador para hacerse con sus servicios.

Sin embargo, desde las oficinas del Swansea aún no hay pronunciamientos oficiales en torno a la posible salida de Montero, solamente que el jugador ha recaído en sus problemas musculares. Por lo cual tampoco fue convocado por Ecuador para la siguiente jornada de eliminatorias. La mala suerte ha dejado al jugador, sin premier, sin selección y posiblemente sin contrato con el Swansea en este inicio de temporada.

Bernardo Silva por dentro

La obsesión enfermiza, obstinación diaria y búsqueda incansable por mejorar e innovar es lo que mejor define al Pep Guardiola ...