- Foto Cortesía de: El Universo

La nómina del equipo Galo tiene sus raíces en África

El bicampeón de la Copa del Mundo cuenta con más de media nomina con raíces de sus colonias

Francia vuelve al trono mundial después de 20 años, esta vez la final la jugaron contra Croacia y dependiendo totalmente de jugadores como Kylian Mbappe, Antoine Griezmann y N’Golo Kante. Todos estos jugadores tienen su nacionalidad francesa e inspiran ese sentimiento nacionalista en todo el pueblo francés. Sin embargo, una de las características de las dos selecciones francesas campeonas del mundo, es que en sus plantillas cuentan con jugadores de raíces de otros países, en especial de África.

 

En 1998, solo 8 jugadores de la selección comandada por Zinedine Zidane eran franceses, el resto eran de varias colonias pertenecientes a la antigua República Francesa. Aquella vez, el presidente los nombro como los campeones tricolor y multicolor, esto por la unión que hubo entre todos los franceses, gracias a la victoria ante Brasil. Esta vez, fue en mayor número los jugadores que pertenecen a estas colonias, en total suman 16, más de la mitad de la plantilla campeona.

 

La mayoría de estos 16 jugadores, son pertenecientes a raíces africanas como es el caso de Paul Pogba, que tiene raíces de Guinea. Otros tienen raíces en varios países de Europa. Adil Rami, tiene descendencia marroquí, Nabil Fekir de Argelia, país muy allegado a Francia y donde varios jugadores que se consideran argelinos han defendido la camiseta de “Les Blues”.  Mandanda nacio en RPD Congo, Matuidi conserva sus raíces angoleñas, Mendy y Sidibé de la región de Senegal, Kimpembe del Congo, la figura de Francia en este mundial, Kylian Mbappe, tiene sus raíces camerunesas, Tolisso del Togo y Kanté de Mali.

 

 

Sin duda alguna, el continente africano es el que le ha permitido a Francia estar en la elite del fútbol. Sin ellos, probablemente la selección no fuese tan fuerte y segurian sin un título mundial. Todo esto se da, gracias a los problemas de pobreza y guerra que vivió y vive este continente, lo que provocó la salida de muchas personas hacia su país colonizador, Francia, en busca de nuevas oportunidades.

 

Esto es una clara muestra que los países deben estar abiertos, si hay las facultades, de aceptar inmigrantes, pues, puede que en el futuro estos hijos de los inmigrantes, sean orgullo nacional y admirados por todo el mundo del fútbol, en especial en su país. Como lo es en esta caso, Francia.