- Foto Cortesía de: Prensa Latina

La saeta Rubia - CR7

¿Alguno es superior al otro?

"Cristiano es el gran heredero de Di Stéfano y en él se reflejan los valores del Real Madrid. Talento, trabajo, sacrificio, profesionalidad, ambición. Cristiano hoy es el símbolo del Madrid". El madridismo se estremeció, Florentino soltó la lengua en una entrevista y llenó de elogios a su figura, al jugador más valioso que ha tenido el Real Madrid en los últimos 15 años.

Para nadie es un secreto que CR7 ha sido fundamental en la historia del cuadro merengue, no solo por sus títulos, sino por sus goles, su categoría, su trascendencia a nivel mediático y la disputa que lleva con Messi, una lucha que va más allá de los dos mejores jugadores de la actualidad, es el fiel reflejo del mayor duelo histórico del fútbol español, Real Madrid - Barcelona. Ahora bien, llevar a Cristiano al nivel de Don Alfredo es un tema denso y bastante delicado, pues no se habla de un jugador cualquiera, se trata del jugador más importante en la historia del Madrid.

Compararlos es algo totalmente errado y casi que imposible de hacer. Son épocas y momentos distintos, jugadores completamente diferentes, torneos y equipos con niveles supremamente cambiantes, estilos de juego lejanos y condiciones externas al juego que influyen diferente en el jugador. A ello se le suma que sus posiciones son en demasía distantes. Cristiano ha cambiado, pasó de ser un wing izquierdo de velocidad y regate, a un centro delantero puro. Di Stefano, cuentan los que tuvieron la fortuna de verlo, fue un jugador total que siendo atacante, contribuía como generador y finalizador. Lo que sí se puede hacer es ver los números de cada uno para tratar de hacerse la idea de la influencia que tuvieron respecto a los logros del Real Madrid.

Don Alfredo estuvo diez temporadas en la escuadra madrileña, llegó en la temporada 53-54 y terminó su época gloriosa en la 63-64. Jugó un total de 396 partidos y anotó 308 goles, manteniendo un promedio del 0,78, una completa barbaridad. En su primera temporada, recién llegado del fútbol sudamericano, anotó 27 GOLES EN 28 PARTIDOS. Es decir, sin tiempo de adaptación, proveniente de una liga desconocida para el mundo y de nacionalidad no europea, fue capaz de mantener una media de casi un gol por partido. Un monstruo el viejo. En cuanto a títulos, no le fue nada mal. Ganó un total de ocho ligas y una Copa del Rey en el rentado local, y a nivel internacional ganó una Copa Intercontinental (Lo que hoy es el Mundial de Clubes) y CINCO COPAS DE EUROPA CONSECUTIVAS (Entre la temporada 55-56 y la 59-60). A nivel individual, fue pichichi de España en cuatro oportunidades, goleador de la Copa de Europa en tres, ganó el balón de oro en dos ocasiones (1957 y 1959) y ya retirado recibió distinciones como el Súper Balón de Oro en 1989, el Marca Leyenda en 1999 y el FIFA 100 en el 2004. Y como cerezas de este postre de éxitos y logros sin igual, La FIFA y la IFFHS lo reconocieron como el cuarto futbolista más grande de todos los tiempos y el más grande en la historia del fútbol español. Por su parte, la revista France Football lo nombró como el mejor de todos los ganadores del balón de oro. En pocas palabras, un futbolista legendario.

Al otro lado, Cristiano Ronaldo Dos Santos Aveiro, el hombre récord de los merengues. Llegó en la temporada 09-10 luego de haber logrado su primer balón de oro en el Manchester United. En estos nueve años ha disputado 432 partidos oficiales y ha marcado 447 goles, manteniendo una media de 1,06 goles por partido y con ello la distinción como el MÁXIMO GOLEADOR EN LA HISTORIA DEL REAL MADRID. Mantuvo dicho promedio de gol/partido en 6 oportunidades, en las otras tres tuvo más del 0,9. Una verdadera bestialidad. Los títulos son su otro argumento de peso, ha ganado dos ligas, dos Copas del Rey y dos Supercopas; a nivel internacional, tiene tres Champions (Dos consecutivas 15-16 y 16-17), tres Supercopas de Europa y tres Mundiales de Clubes. En lo individual, el portugués ha ganado el Balón de Oro en cinco oportunidades, la bota de oro cuatro veces, el premio al mejor jugador UEFA otras cuatro, el premio The Best en dos (siendo por ahora el único en tenerlo). En cuanto a registro goleador, es el máximo anotador del Real Madrid, de la Selección Portuguesa y de la Champions League. Todo un animal del área. Por último, tal es su vigencia en el fútbol actual que ha estado nominado desde el 2007 (omitiendo el 2010) al Balón de Oro, así como ha estado dentro del XI ideal de la FIFA desde aquel año.

Puesto esto sobre la mesa, queda en evidencia que la importancia de ambos jugadores ha sido grandísima para la historia del Real Madrid. A punta de goles y liderazgo, pudieron mantener al equipo en lo más alto del fútbol internacional. Don Alfredo comandó la mejor época del equipo llamado a ser “El Mejor del Siglo XX” y Ronaldo lidera al Madrid que le compite al mejor Barcelona de la historia, luchando ambos por el título al mejor conjunto del nuevo siglo.

Si desea compararlos y atreverse a afirmar cuál de ambos fue más determinante, es libre de hacerlo, ni más faltaba. Si quiere nombrelos así, Cristiano como el Di Stéfano del siglo XXI o Don Alfredo como el Ronaldo del siglo XX. En mi caso puedo decirle que Di Stefano solo hubo uno y Cristiano solo habrá uno, nadie al nivel de ellos dos. Ambos están escritos con letra dorada en la historia del conjunto español más ganador. Los dos comparten el pedestal más alto en la historia del Real Madrid C.F.