- Foto Cortesía de: ('El Heraldo',)

Las historias ‘tiburonas’ jamás contadas del Pibe Valderrama

Se trata del ‘dossier’ juniorista de los años 93 al 95; todas las anécdotas de la época dorada del Pibe en Barranquilla, algunas ya conocidas, muchas otras sorprendentes y confidenciales que son reveladas por el propio ‘Mono’

Sin pelos en la lengua, así mal hablado y relajado, tal como se dialoga cotidianamente en la costa caribe colombiana, Carlos Alberto “El Pibe” Valderrama, el eterno ’10’ de la selección Colombia, el hijo nativo predilecto de Santa Marta pero adoptado en Barranquilla, contó en una entrevista al diario El Heraldo todo lo vivido desde su traspaso del Medellín al Junior  para ser campeones en las temporadas del 93 y del 95, logrando en 1994 la semifinal de Copa Libertadores perdida por penales ante el Vélez Sarsfield de Bianchi y Chilavert, a la postre campeón de esa edición del certamen continental.

En palabras del Pibe, la clave de ese ‘equipazo’ fue haber juntado el talento de tres genios costeños en la mitad del terreno: Pachequito, Mackenzie y Valderrama; junto a otros dos inmensos goleadores, un juvenil Iván Rene Valenciano con la experiencia de Miguel ‘Niche’ Guerrero, bajo el comando del gran DT uruguayo Julio Avelino Comesaña: “A Pachequito no había que decirle como tal, tocaba decirle ¡Pachecon! Una calidad de pelado con la pelota, nadie podía contra él y nunca perdía un balón. La pelea era para que soltara la bola, no hacía pases. Sin embargo nos identificamos con 'Pache'. El ‘Nene’ Mackenzie era otro pelado que era crack y con una enorme  personalidad que no se asustaba con nada, era uno de los mejores cobradores de penaltis de la época, todo un crack, y con esa personalidad nos pusieron a jugar a los 3 en la mitad del terreno, a tener la pelota; nadie nos la quitaba, ningún equipo pudo quitarnos el balón, teníamos esa posesión para explotar la velocidad del ‘Niche’ y la potencia del ‘Gordo’ (Valenciano); nadie nos quitaba la pelota y esa fue la clave para ser campeón, hicimos buena amistad como futbolistas y como personas, a todos los quiero mucho”.

Historias de negociaciones, traspasos, de hotel, de concentración, de grandes partidos rumbo al título, de camerino, el ‘Mono’ reveló todo lo ocurrido en esos años 93, 94 y 95. Habló incluso hasta de Carlos Alberto ‘Piscis’ Restrepo, actual DT de las juveniles de Colombia y que en aquellas épocas fue el entrenador que reemplazó en 1995 a Comesaña y con el cual volvieron a ser campeones, pese a que en los inicios de aquella temporada el cuerpo técnico no lo quería ni lo tenía en sus planes. Aquel título, Junior lo ganó jugando mal e incluso perdiendo el último partido en calidad de visitantes, razones por las cuales el Pibe no lo festejó en la cancha, sino hasta su llegada a Barranquilla.

Por último el Pibe  contó cómo fue su regresó al Junior años después como DT y la anécdota del billete con el árbitro Oscar Julián Ruiz, que lo hizo merecedor de una fuerte sanción y finalmente tener que renunciar como entrenador debido a los malos resultados y objetivos no alcanzados.

Este reportaje del Heraldo, se convierte en una enorme referencia documental de la historia futbolística no solo del Junior, sino del fútbol colombiano. Anécdotas y lecciones aprendidas para que las nuevas generaciones conozcamos las duras y las maduras de esas gestas del ‘Mono’ y sus compañeros en aquellos títulos de 1993 y 1995 vistiendo la camiseta y dirigiendo al equipo más grande de la costa caribe colombiana: el Junior tu papá.

Compartimos la entrevista:

 

 

 

¿Qué ganas en Fútbol Entre Líneas?

Como integrante de nuestro grupo de redacción tendrás el privilegio de llegar a miles de personas de habla hispana, además de ir formando un nombre y prestigio que servirá como soporte para ir avanzando en la estructura de Fútbol Entre Líneas, en donde a medida de tu antigüedad y cumplimiento podrás ir subiendo de rango e ir desarrollando diferentes roles.