- Foto Cortesía de: ('Economía Hoy',)

Liga MX, exportador a Do Dragao

Son ya varios los jugadores que el Porto recluta de la liga mexicana

Agustín Marchesín se fue a Portugal a ocupar el lugar del mítico Iker Casillas en el arco del FC Porto, uno de los tres clubes más grandes del país ibérico, junto con el Benfica y el Sporting de Lisboa. El fichaje del guardameta argentino - festejado y llorado por la parcialidad americanista - podría complementarse con el del mediocampista colombiano Mateus Uribe, también jugador del América mexicano.

 

Estas incorporaciones se unirían a una lista cada vez más larga de jugadores que surgieron de la liga mexicana y que llegaron a las filas de los Dragones, como se conoce al conjunto albiazul, actual subcampeón del fútbol portugués y que cayó en cuartos de final de la Champions League, a manos del equipo que a la postre se llevaría el campeonato, el Liverpool.

 

El Porto, o el Oporto, como se le conoce en España, se ha destacado por ser un club con gran tino y visión para adquirir jugadores en desarrollo o destacados en ligas sudamericanas, consolidarlos en el fútbol europeo y venderlos como figuras a clubes de ligas de mayor prosapia en el Viejo Continente (v.g. James Rodríguez, Radamel Falcao, Ricardo Carvalho, Hulk, Deco, entre otros).

 

En los últimos años, los visores y reclutadores del Porto han volteado al mercado mexicano para buscar ese perfil de jugador para desarrollar, potencializar y hacer caja, o mantenerlos en el club hasta convertirse en figura. Uno de los casos más destacados fue el colombiano Jackson Martínez, quien en 2012 emigró del desaparecido Jaguares de Chiapas, donde fue figura absoluta y anotó 64 goles, al conjunto portugués, donde brilló convirtiendo 90 goles en tres temporadas. Su brillante paso por los Dragones lo llevó a fichar por el Atlético de Madrid, donde desafortunadamente no pudo tener la trascendencia esperada.

 

Sin duda alguna, el mexicano más exitoso que ha pasado por el Porto es Héctor Herrera, quien tras seis temporadas en el conjunto luso, fue transferido este verano al Atlético de Madrid de Simeone. Herrera se convirtió en un total referente de los Dragones, Capitán, figura, mejor jugador de la temporada en varias ocasiones, anotó 34 goles y ganó una Liga y dos Supercopas.

 

Otros jugadores mexicanos que llegaron al Porto, aunque no directamente de la Liga MX son Miguel Layún (quien llegó del Watford inglés) y Jesús Corona (quien llegó del Twente holandés), ambos con buenas actuaciones en el conjunto luso. Miguel Layún destacó como uno de los mejores asistentes de la Primeira Liga y sin duda en el conjunto albiazul alcanzó su mejor nivel hasta el día de hoy. Corona, por su parte, llegó e 2015 al club, donde ha anotado 22 tantos y continúa siendo una de las cartas fuertes a la ofensiva del conjunto porteño.

 

Diego Reyes pasó en 2013 del América al Porto, donde se mantuvo durante tres temporadas y posiblemente también donde encontró sus mejores momentos como futbolista. Al terminar su contrato y tras contar con poca participación en su última temporada, fue transferido al Fenerbahce turco.

 

Otros casos, transferidos como juveniles al Porto "B" y sin debutar en Primera División, son los del ahora arquero de Chivas, Raúl Gudiño, Omar Govea, del América y el delantero Joao Maleck, de la cantera de Santos. Ninguno de ellos logró consolidarse y llegar al primer equipo del gigante portugués.

 

Así las cosas, en algunos casos con más éxito que en otros, parece que el Porto ha encontrado en el fútbol mexicano una buena "cantera" para importar jugadores y buscar nutrir su plantilla y en su caso, sus finanzas. Seguramente el caso de Marchesín será una historia de éxito más, y la de Mateus, de darse, estará por verse.