- Foto Cortesía de: Archivo

Lille: A imagen y semejanza de Bielsa

El loco construirá un equipo a su imagen y semejanza, con sus defectos pero sobretodo con sus virtudes

Hace apenas unas semanas el Lille francés oficializó al técnico argentino Marcelo Bielsa como nuevo estratega. Una apuesta arriesgada por parte de los directivos que buscan con la incorporación del “Loco” dar un salto de calidad necesario para la escuadra francesa.

Lo que realmente sedujo a Bielsa del proyecto del primer campeón francés, no fue su historia o que sea un cuadro habido de títulos, pues ha ganado sólo tres ligas en toda su historia, 1946, 1954 y 2011, lo que realmente sedujo a Bielsa fue la oportunidad de construir desde cero un proyecto, con el sello Bielsa por todos lados, un club a su imagen y semejanza.

Ha sido un denominador común en el comienzo de los equipos de Bielsa tener algunos tropiezos, ahora “El Loco” tiene dos temporadas para construir con su propias manos lo que será de seguro un equipo que dará mucho de qué hablar, no sólo a nivel francés sino mundial.

Marcelo Bielsa es conocido por revolucionar el fútbol, prueba de ello es la selección chilena. La cola del huracán Bielsa todavía se siente en “La Roja”. Pero para conocer a Bielsa y su método hay que ir mucho más atrás, por allá en los años 70 y 80 innovó los métodos de entrenamiento en las inferiores de Newels, en donde gracias a su forma de entrenar entonces tan particular y cuestionada, salió campeón con todas las categorías, fue tal su éxito que le dieron a dirigir el primer equipo y logró coronarse con la liga argentina.

Bielsa actúa siempre como un hombre serio, a veces distante, pero efectivo, que logra llegar al corazón de sus dirigidos, con una faceta de motivador. A decir verdad la forma de ser de Bielsa se ve expresada en el juego de sus equipos, conjuntos que van siempre hacia adelante, ofensivos, verticales, podrían ser llamados “kamikazes” mueren buscando el resultado, lo primordial siempre es no perder la esencia del trabajo estipulado por el adiestrador.

El Lille tendrá que acostumbrarse a un hombre para quien ganar es importante, sin embargo en su filosofía de juego, el perder también hace parte de la ecuación, porque para ganar hay que perder, porque el fracaso forma carácter, como lo dijo algún día el propio Bielsa: “El fracaso es formativo, nos vuelve sólidos, nos acerca a las convicciones y nos vuelve coherentes”.

El loco construirá un equipo a su imagen y semejanza, con sus defectos pero sobretodo con sus virtudes, un conjunto donde ganar es importante, pero es más valioso superarse cada día aprendiendo de las derrotas, avanzando como equipo.

@alejomunevar

 

El árbitro que paró un partido para ir al baño

Aunque parezca un chiste, no lo es, sucedió en Argentina
Parece que cada vez son más las anécdotas para morir de la risa que aparecen alrededor del fútbol y el deporte en general. Bie...