- Foto Cortesía de: as

Los Fantasmas del Rebaño

Además del Atlas, Chivas tiene el reto de vencer distintos males para retomar el rumbo

Tras un arranque medianamente esperanzador, las Chivas de Boy hilvanan 3 juegos sin ganar y han conseguido 1 de los últimos 9 puntos posibles, además de la dolorosa derrota en casa a manos del Correcaminos de Liga de Ascenso.

 

El análisis resulta fácil desde los lugares comunes: no tiene plantel para pelear; Tomas Boy no está a la altura; deben dejar su filosofía y contratar extranjeros; el VAR los ayudó en las victorias iniciarles; entre otros. La realidad es que el Guadalajara tiene un plantel que parece suficiente para encarar un campeonato como el mexicano y meterse dentro de los primeros 8 sin mayor sobresalto.

 

Es por ellos que estos son los fantasmas que el Rebaño debe aniquilar de una vez por todas si quiere centrarse en luchar por subir en la tabla y meterse en la Fiesta Grande, donde ya instalado, puede vencer a cualquiera:

 

1.       Tomás Boy no debe ser reemplazado este torneo.  Este torneo no hay descenso, y salvo algún milagro, Veracruz volverá a ser el equipo que, al menos administrativamente, pierda la categoría. En ese sentido, no es fundamental mover al entrenador y generar una reacción. Tomás ha venido de menos a más, su equipo está con él y pasó de ser una escuadra gris, incapaz de generar jugadas de peligro, a ser un equipo con gol, con personalidad, con capacidad de reacción pero que toma malas decisiones.

 

2.       Resolver el debate de la portería. Gudiño es un arquero con futuro, pero tuvo equivocaciones importantes la temporada pasada, que costaron puntos y victorias. Así le pasó a Toño Rodríguez en sus primeras temporadas de titular en el equipo del que es canterano, sin embargo, también tuvo que dejar el arco rojiblanco tras errores relevantes y ser vapuleado en un clásico con América. Tras consolidarse en otros lares, volvió a la querencia con la promesa de Tomás de hacerlo titular. Boy cumplió, pero Toño no, y apenas en la fecha 1, ya se había comido un disparo lejanísimo en territorio de Santos. Boy debe definir al arquero titular y exigirle al máximo.

 

3.       Recuperar lesionados. Mier, Alanís y Briseño, esa defensa de ensueño que muchos aficionados esperaron, no ha podido lucir junta, tras la lesión de Mier, quien parece está listo para volver contra el rival de la ciudad. Chofis, que fue de lo mejor del arranque de campeonato, dinámico y con hambre, también cayó lesionado en su mejor momento, y Chivas perdió un poco de frenesí y dinámica en medio campo. De a poco han vuelto los soldados, y Tomás debe encontrar el cuadro ideal dentro de este plantel para afrontar lo que resta del torneo.

 

4.       Los que seguimos esperando. El rendimiento de Gael Sandoval en el Guadalajara es increíble. Es inconcebible que los millones que Chivas pagó a Santos por el que en su momento fuera el “novato del año” le hayan redituado en pocas  florituras, nula profundidad, nula trascendencia y apenas algunos partidos de Copa MX. Entre otros, Sandoval, Villalpando y Peralta tienen la responsabilidad de ser elementos que potencian al Guadalajara, que le sumen, y no todo lo contrario. 

 

5.       El ataque. Chivas dejó ir a los juveniles que podían ser el recambio en el frente, empezando por Macías. Pero tiene a un Pulido que ha sido efectivo, a algunos jóvenes interesantes y a un Alexis Vega que parece dispuesto a ser el talentoso que defina las situaciones en el área rival, pero apenas y lo ponen de revulsivo algunos minutos. Brizuela ha vuelto a retomar un nivel de desequilibrio importante, pero requiere de socios dispuestos a acompañarlo.

 

6.       Finalmente, el liderazgo. La gente ha puesto de su parte en la tribuna. Tomás Boy ha salido a defender a su equipo en todo momento y los jugadores están con él. Higuera se fue para beneplácito de la mayoría de la parcialidad rojiblanca. Pero ¿Y en la oficina? Jorge Vergara ha dado el voto de confianza a su hijo y ha respaldado su gestión. Sin embargo, más allá de intentar dirigir a un equipo desde las redes sociales, Amaury Vergara pareciera no haber logrado imponer ese golpe de autoridad y convertirse en esa figura institucional de liderazgo que el club más importante de México debe tener.

 

Chivas ha competido en todos sus partidos. Venció a Tigres, ha recuperado la pelota y algo de autoestima. Si logra apagar los fantasmas descritos en esta nota, el Rebaño Sagrado puede volver a revivir, como lo hizo con Matías Almeyda apenas hace un par de años. Matías no tenía una varita mágica. Tuvo la capacidad de liderar un conjunto bien armado y devolver la congruencia desde el vestuario hacia la cancha, comulgando con la tribuna. Y deben empezar por el Atlas el día de mañana.

El VAR en México, ¿beneficio o duda?

Directivos, cuerpos técnicos y jugadores se quejan constantemente del VAR
El VAR (Video Assistant Referee) en México ha resultado un fiasco, este llegó a mediados del torneo pasado. A partir de ese mome...

Líder sin seguidores ¡Oh, Rayos!

¡Necaxa no llena sus tribunas!
El actual líder general de la Liga BBVA MX es ni más ni menos que el Necaxa, pero no vengo a hablar de cómo llego a ser el l&i...