- Foto Cortesía de: América de Cali

Los jugadores mundialistas de Brasil 2014 que regresaron al fútbol colombiano

Adrián Ramos pinta como el mejor refuerzo del FPC

El Mundial de Brasil 2014 fue de lejos la mejor presentación que ha tenido la Selección Colombia en una cita mundialista, no solamente por el destacado quinto lugar en toda la competición, sino porque alcanzó los cuartos de final, una instancia que nunca había logrado el combinado tricolor; además, varios jugadores se dejaron ver en el mundo con muy buen nivel, aunque años después volverían a su país por diferentes razones.

Adrián Ramos, la más reciente contratación de América de Cali rompió con todas las expectativas y se convirtió para muchos en el mejor fichaje del Fútbol Profesional Colombiano este 2020, además, otros nombres en equipos como el Junior de Barranquilla, Atlético Nacional, Millonarios, entre otros, prometen dejar un gran nivel en el Torneo Apertura que inicia el próximo 25 de enero.

No obstante, si para algunos significa romper el mercado con jugadores como Ramos en el fútbol local, muchos otros amantes al deporte recuerdan aquel equipo de la Selección Colombia en el Mundial de Brasil 2014 que ilusionó a todos con una eventual semifinal. Sin embargo, después de la Copa del Mundo, varios de esos defensores de la Tricolor bajaron su nivel, sus opciones de equipos internacionales se esfumaron y terminaron volviendo a la liga colombiana. En Fútbol Entre Líneas les presentamos algunos casos.

Adrián Ramos, la reciente contratación y figura del América de Cali para este 2020, hizo parte del equipo de José Néstor Pékerman que participó en Brasil 2014. Cuando fue convocado al Mundial, el delantero vestía la camiseta  del Hertha Berlín, donde defendió la camiseta del cuadro alemán por cinco temporadas, jugando 179 partidos, en los que anotó 68 goles.

Después de su paso por el Hertha de Berlín, ‘Adriancho’ pasó en la temporada 2014-15 a vestir la camiseta del Borussia Dortmund, donde estuvo por más de dos temporadas, en las que jugó 79 partidos y marcó 19 goles. Si bien fue figura en su primera campaña con el BVB, en el segundo año sufrió una lesión en un tobillo que lo alejó por más de tres meses de las canchas, desde su regreso, la permanencia dentro de la cancha no fue la misma, por lo que al inicio de la temporada 2016-17 le pide al equipo salir para un club en el que sea más tenido en cuenta.

Desde Alemania tomó un vuelo directo para España. El goleador llegó a un acuerdo con el Granada de La Liga, club donde permaneció hasta hace unas semanas, tres una última temporada en la que no tuvo mayor trascendencia. En total, Adrián Ramos jugó 84 partidos con el rojiblanco y anotó 16 goles. Ahora, después de ser mundialista en Brasil 2014, el colombiano regresa, con 33 años, a defender la camiseta del América de Cali y siendo otro de los futbolistas de aquel Mundial que regresan a su país.

Camilo Zúñiga también dijo presente en el Mundial de Brasil 2014 con la Selección Colombia.El lateral, en aquel momento, hacía parte del Napoli de la Serie A, el club que, después de Atlético Nacional, es en el que más tiempo jugó durante su carrera profesional. Sin embargo, los últimos años de Zúñiga con el cuadro de Nápoles no estaban del todo bien, por el contrario, los minutos que estaba jugando eran mínimos, razón suficiente para el Bolognia, aunque, infortunadamente, tampoco sumó suficiente recorrido a su espalda.

Tras una regular temporada con el Bolognia, Zúñiga pasó a Inglaterra a hacer parte del Watford, donde jugó 22 partidos oficiales y anotó un solitario gol en lo que vistió la camiseta del cuadro de las Avispas.

Finalmente, Camilo Zúñiga optó por regresar a la que fue su casa por siete años, donde inició su carrera deportiva y se destacó al punto de ser visto en el Calcio Italiano. Atlético Nacional recibió al lateral en 2018, periodo en el que solamente jugó 5 partidos y no anotó ningún gol, mientras se recuperaba de una lesión que terminó, en julio de 2018, con su retiro profesional, con 33 años.

Pablo Armero fue otro de los convocados por Pékerman para el Mundial de Brasil 2014. En ese momento vestía los colores del West Ham United de la Premier League, donde solamente disputó 6 partidos y la banca lo marcó en su paso por el fútbol inglés. Después de su participación en la cita mundialista, ‘Miñía’ pasó por el AC Milan, Flamengo, Udinese, Bahía de Brasil y, como sus compañeros de Selección, regresó a Colombia.

Armero se vistió de escarlata en 2018, jugó 25 partidos y anotó 1 gol, si bien estaba siendo tenido en cuenta en las nóminas del equipo, los constantes problemas de indisciplina hicieron que el lateral saliera del cuadro tras solamente seis meses jugando en la liga colombiana.

A diferencia de sus compañeros en el combinado nacional, uno que regresó a Colombia y sí tuvo gran presente entonces fue Abel Aguilar. El volante de la Selección Colombia hacía parte del Toulouse de Francia cuando jugó el Mundial de Brasil 2014. Tras su regreso a la Ligue 1, Abel no fue suficientemente tenido en cuenta, por lo que se marchó en 2015 al Bolenenses de Portugal. Después, en 2016, regresó al club donde estuvo desde las divisiones menores y posterior debut profesional: Deportivo Cali.

En el cuadro Azucarero jugó tres años, hizo presencia en 67 partidos y marcó 2 goles. Después, su buen nivel lo llevó a FC Dallas de la Major League Soccer de Estados Unidos, pero no tuvo mayor trascendencia, por lo que regresó a Colombia en 2019, para hacer parte del Unión Magdalena, recién ascendido a la Primera División; jugó 41 partidos y marcó 4 tantos.

Otro caso sonado fue el de Juan Fernando Quintero. El actual jugador de River Plate hizo parte de la Selección Colombia en Brasil 2014, pero en 2017 regresó al equipo del que es hincha: Independiente Medellín. ‘Quinterito’ no tuvo continuidad en el Stade Rennais de la Ligue 1 de Francia tras su participación en el Mundial, por lo que regresó al Poderoso de la Montaña, una gran decisión para muchos, pues allí recuperó el nivel que lo hizo ser considerado una de las promesas del futbol colombiano. Tras el año en el equipo paisa, River Plate adquirió su pase y actualmente es uno de las piezas clave de Marcelo Gallardo.

Carlos Carbonero también volvió a Colombia tras haber estado en el Mundial de Brasil, aunque sus constantes lesiones no le permitieron tener mayor continuidad. Durante la Copa del Mundo, el jugador hacía parte de River Plate de Argentina, pero tras el certamen internacional fue fichado por el Cesena y posteriormente la Sampdoria, ambas escuadras de Italia. En 2017, el centrocampista llegó al Cortuluá, donde jugó solamente 6 partidos. Después hizo parte del Deportivo Cali, en 2018, donde participó en 14 encuentros sin anotar ningún gol.

Víctor Ibarbo fue otro de los llamados por Pékermanpara conseguir una buena participación en Brasil 2014. Durante su convocatoria, el volante hacía parte del Cagliari de la Serie A, logrando buenos números con la escuadra del Calcio: 121 partidos oficiales y 15 goles.

No obstante, tras su participación en el Mundial de 2014, hizo parte de la Roma de Italia y el Watford de Inglaterra, ambos clubes sin mayor trascendencia. En 2016 llegó por segunda vez al equipo donde hizo su debut profesional. Atlético Nacional contrató al mediocampista, donde jugó apenas 19 juegos y no tuvo una actuación qué destacar.

El último caso y más exitoso actualmente es el de Teófilo Gutiérrez. El delantero era parte de River Plate cuando estuvo en el Mundial de Brasil 2014. Tras su regreso y por solamente unos meses con el cuadro de la banda cruzada, el delantero se marchó al Sporting de Lisboa en 2015, donde jugó 32 partidos y marcó 15 goles. En 2016 regresó a Argentina, esta vez a Rosario Central, donde disputó 24 encuentros, anotó 5 tantos y, finalmente, firmó su fichaje por el Junior de Barranquilla.

En 2016, Teo llegó al Tiburón para ser la máxima  figura, sobre todo por su pasado en el equipo rojiblanco, donde justamente ya era ídolo por los siete años que vistió la camiseta en el pasado. Ahora, con el Junior de Barranquilla, ha levantado cuatro títulos, además, ha sido protagonista en la mayoría de torneos, destacándose por ser uno de los jugadores más importantes de la plantilla juniorista.