- Foto Cortesía de: elcomercio.pe

Luka Modrić: ¿Por qué ganó el premio "The Best"?

El croata logró romper con una hegemonía

A veces, el trabajo de un mediocampista no es tan valorado como el del resto. A lo largo de la historia, tenemos como leyendas a jugadores de todas las posiciones del campo, sin embargo, las posiciones del centro del campo, importantísimas para el buen funcionamiento de un equipo, de repente suelen pasar desapercibidas.

Tenemos nombres como Andrea Pirlo, Xabi Alonso, Gennaro Gattuso, Steven Gerrard, Clarence Seedorf, Michael Ballack entre otros como algunos de los mejores mediocampistas de la época reciente, sin embargo (de éstos nombres), sólo Steven Gerrard logró conseguir el premio al mejor jugador de Europa por la UEFA en 2005. ¿Porqué?

Bueno, la respuesta más obvia es que el trabajo que realizan los jugadores que se desempeñan en el centro del campo es poco vistoso. A menos que logren conectar un pase filtrado de 30 metros, lo cual ocurre no muy a menudo, no lucen. Pero sabemos que son cracks.

Todos admiramos el trabajo de Tony Kroos, N’golo Kanté, Miralem Pjanic, Sergio Busquets, Iniesta… un sinfín de jugadores que admiramos como cracks (porque lo son), sin embargo ¿Por qué no son normalmente galardonados con premios individuales?

Claro, estamos en la época de Cristiano Ronaldo y de Lionel Messi. Los dos monstruos más grandes de los últimos 20 años en el fútbol. Es normal que ellos acaparen todos los premios, incluso de una manera hasta cierto punto “injusta” como la de Messi en 2010 por sobre Iniesta quien había ganado el mundial.

Modric en la temporada pasada, como buen jugador de medio campo, hizo pocos goles (4) y relativamente pocas asistencias (8) en 44 partidos. Sin embargo, su mérito está en los pases.

En el Mundial de Rusia registró 442 pases correctos para una efectividad del 87.2%. En la Champions league en la que salió campeón registró 622 pases acertados para una efectividad del 89.9%. Y en la Liga española el croata “solamente” realizó 1390 pases con un 89.9% de efectividad. Un monstruo.

Todo esto sin considerar que fue una pieza anímica indispensable en la selección croata y que, prácticamente, fue el orquestador del juego croata. Todo balón que iba al frente pasaba por él.

¿Justo o injusto?

En la competición por el trofeo también estaban el ya conocido Cristiano Ronaldo, quien junto a Modric logró obtener la Champions League, pero no tuvo mucha fortuna en el Mundial de Rusia.

También, en la tercia finalista, estuvo el jugador sensación de la temporada pasada, el magnífico Mohamed Salah quien llegó con un perfil relativamente bajo al Liverpool, pero con unas características de juego que Jurgen Klopp supo potencializar muy bien convirtiéndolo en un jugador admirado en todo el mundo.

El egipcio logró liderar al Liverpool para que llegaran por primera vez en mucho tiempo a la final de la Champions League, la cual perdieron. También, logró llevar a su selección por primera vez a un mundial después de 28 años de ausencia. Es prácticamente un héroe nacional en su país, sin embargo, no fue suficiente para lograr vencer al magnífico croata.

En conclusión, el premio para Luka Modric creo que fue una noticia muy refrescante para quienes estaban cansados de ver por los últimos 10 años consecutivos alternar el premio entre Messi y Cristiano. Y la mejor “salida” para cortar esta racha fue un jugador que destacó de sobremanera en una posición poco valorada y hasta deslucida.

El gran Luka Modric acabó con la hegemonía de los grandes monstruos de la época. Y sólo nos queda preguntarnos: ¿Entraremos en una época en la que el jugador de medio campo recibirá el valor que se merece? ¿Habrá más jugadores de medio campo nominados a pesar de su posición “discreta”?

Sólo el tiempo y el fútbol lo dirán.

@Chuy_Cavazos8