- Foto Cortesía de: Twitter Club Deportivo Los Millonarios

Millonarios toca la gloria en su mejor momento

El legendario equipo bogotano logró su decimoquinta estrella en la liga colombiana y sueña con el título continental

Hace solo días se coronó campeón del fútbol profesional en Colombia; logró su decimoquinta estrella, ratificándose así como el segundo equipo más triunfador en el país del café (aunque hace apenas un par de años era el “más veces campeón”). Tiene la mayor fanaticada de Bogotá, la capital colombiana, e históricamente goza de amplio reconocimiento internacional, siendo quizás su mayor hito el haber sido reconocido como el “mejor equipo del mundo” en la década de los 50. Si bien logró nueve de sus títulos en algo menos de 20 años, tuvo que esperar otros 20 años para lograr cuatro nuevos títulos, e incluso debió soportar una sequía de 25 años sin triunfos profesionales para poder conseguir una nueva estrella. El azul de Bogotá, cinco años después de su último campeonato, de nuevo gritó campeón, en su estadio, pero sin su gente. De nuevo, Millonarios tocó la gloria.

Desde 1988 Millonarios no había conseguido ser campeón, hasta que se tituló como vencedor de la Liga Águila II 2012, luego de vencer a Medellín por penales. Desde entonces, durante cinco años pasaron entrenadores, proyectos, jugadores, ilusiones y fracasos. La hinchada del equipo “embajador”, como popularmente se le conoce a Millonarios, acumuló nuevos años de desazones; incluso, muchos llegaron a pensar que pasarían otros 25 años para alcanzar de nuevo el rótulo de campeón.

Mientras pasaban nuevos fracasos embajadores, uno de sus más enconados rivales, Atlético Nacional, le superó en ligas locales y, para completar, se hizo campeón de la Copa Libertadores. Para Millonarios no hubo más remedio que contratar un técnico realmente ganador, y así se hicieron al renombrado Miguel Ángel Russo, campeón con Lanús, Estudiantes, Vélez, Rosario y Boca. Sin una nómina de grandes pergaminos, pero alentado por su numerosa hinchada y por su espíritu ambicioso y guerrero, Millonarios afrontó nuevos procesos que, aunque no dieron resultados inmediatos, sí llenaron de fe y optimismo a su hinchada.

A principio de semestre pocos habrían dado por campeón a Millonarios. Fueron Júnior y Santa Fe quienes puntearon el campeonato; Nacional apareció repentinamente, pero fue fugaz su favoritismo. De a pocos, labrando, construyendo, confirmando, ganando, y además haciéndose a un notorio invicto, Millonarios se fue acercando a la gloria. Sin nombres rutilantes, pero con un espíritu guerrero, ese mismo que está inmerso en su ADN, el equipo embajador se decidió a ir por el título. Superó en cuartos de final a La Equidad, que a pocos minutos del final lo tenía entre la espada y la pared; en semifinales venció al legendario América, en un duelo que durante años no se vivió en la primera división colombiana. En la final, derrotó en la ida a Santa Fe, y en la vuelta, en el estadio donde oficia como local, pero sin su hinchada, logró alzarse con el título a falta de menos de diez minutos para el final. Fue el éxtasis para su hinchada; Bogotá y sus alrededores se hicieron una pista de celebración para los hinchas azules, que gracias a Russo superaron años de burlas, adversidad y desgracias. Algunos gritan que “volvió el gran Millonarios”, soñando quizás con alcanzar la gloria de la Copa Libertadores, aunque de entrada su grupo luce difícil. Independiente de Avellaneda, Corinthians de Brasil y Deportivo Lara de Venezuela serán los tres primeros escollos que deberá superar la furia embajadora para labrar el camino al triunfo continental.

Si bien su historia carga un lastre de negocios turbios y triunfos amañados, es innegable que Millonarios ha hecho historia en Colombia. Su hinchada se hace presente en todas partes del país, y eso que hace cerca de 15 años estuvo cerca de desaparecer, e incluso tuvo que jugar con varios juveniles (el famoso "Kinder de Cortés", dirigido por el ex defensa embajador Óscar Cortés). Aunque ha sido motivo de burla en Colombia por haber sido derrotado por la suplencia del Real Madrid 8 a 0, y si bien su última participación en Copa Libertadores fue poco menos que nefasta, ha superado con creces las expectativas de su hinchada, que se alista para seguir haciendo historia. Ya no solo quieren repetir el título en Colombia. Quieren la Copa Libertadores. Para ello ya tienen dos rutilantes refuerzos: el paraguayo Roberto Ovelar y el portero de la Selección de Venezuela, el juvenil Wuilker Faríñez. El equipo embajador anhela alzar el título continental.

Y bueno. Soñar no cuesta nada. Hace seis meses muchos hinchas se alistaban para un nuevo fracaso, y solo unos pocos soñadores vislumbraban la 15 en el pecho embajador. El sueño se hizo realidad. Millonarios, el gran Millonarios, el legendario, el de Di Stefano, el que venció a Real Madrid hace varias décadas, el Ballet Azul, el otrora “más veces campeón”, vino, vio y venció, y seguramente querrá más. 

 

Acusan a Diego Cocca de “mala” persona

El entrenador argentino responde a las fuertes críticas realizadas en contra de su buen nombre
Dentro del mundo del fútbol es normal que existan ciertas diferencias entre los jugadores y sus técnicos, ocasionando en muchos momen...