- Foto Cortesía de: Google

PAULINHO: de estar al borde del retiro, a jugar al lado de Messi

Una historia de lucha y sacrificio es la vida del jugador cule

Lituania fue el destinobelegido por el jugador brasileño, Pero sería donde su historia de lucha comenzaría pues la discriminación lo tuvo al borde de dejar todo.

A los 17 años ya tenía que vivir sus días en las calles de Vilna en Lituania, donde irse a los golpes era lo único que le ayudaba a parar las discriminaciones, ser el único negro hacia que esto fuese más seguido de soportable.

"Estás lejos de tu país, de la familia y encima, cuando sales a pasear en la calle hay personas que se ponen a imitar monos, tropezando contra ti para buscar pelea, y piensas: no necesito pasar por estas cosas", dijo Paulino siendo jugador del FC Vilnius y con apenas una experiencia en el Audax Sao del ascenso en su país.

Paulinho llego al Lodz de Polonia  (3a divison) del mismo dueño que su anterior equipo. La discriminación sufrida en el Lituania siguió y su actualidad futbolística se fue a pique. Deprimido, pasó de convertir 5 goles en 38 partidos en el Vilnius a ni jugar. Iba al banco y no veía salida. Fue allí que, en el peor momento de su vida, Paulinho tomó una decisión.

"No juego más. No lo aguanto más. Esto no es para mí", le dijo Paulinho a su esposa luego de un viaje de vuelta a Brasil. Entonces Bárbara, su mujer, le soltó: “¿Cómo vas a mantener a tu familia?”. El centrocampista reflexionó más tarde: “En 2008 ya no aguantaba jugar a fútbol. Si no fuera por mi esposa… Así que empecé desde cero porque no tenía adónde ir, no sabía trabajar, no sabía hacer otra cosa que jugar al fútbol”. Y tardó poco en aceptar una nueva oferta del Audax, de la Cuarta División del campeonato paulista. Su vida empezaba a cambiar.

Paulinho comenzó una carrera imparable desde aquel retiro trunco, cuando tenía apenas 20 años. Con el Audax de Osasco, de la cuarta división del campeonato regional de Sao Paulo, logró dos ascensos seguidos. La historia del volante empezó a cambiar cuando el entrenador del Bragantino (de la segunda división brasileña) Marcelo Veiga, fue a ver un Audax-Penapolense de la Serie A-3 paulista para observar a un delantero, pero acabó encantado con Paulinho y se lo llevó al club de Bragança Paulista, en 2009, para disputar la Serie B nacional.

 

El salto final lo dio en 2010, cuando llamó la atención del poderosísimo Corinthians, uno de los clubes más populares de Brasil, con unos 30 millones de hinchas. El Timao, un pretigioso multicampeón tierras adentro, tenía una cuenta pendiente: en sus más de 100 años de historia no había ganado nunca la Copa Libertadores.

 

Paulinho formó un mediocampo de ensueño junto a Ralf y, de la mano del entrenador Tité, fue campeón local. Luego, se encaramó al continente y venció al mismísimo Boca de Juan Román Riquelme, en una memorable final de Copa Libertadores que lo coronó en el estadio Pacaembú. El volante que jugaba en la cuarta regional iba a despertar el interés de los grandes clubes de Europa.

El final es conocido. Paulinho fichó por el Tottenham, aunque su paso fue tortuoso. “Me afectaron los cambios de técnicos y al final jugué poco y casi nunca en mi posición”, se lamentó luego Paulinho, que aceptó la oferta desde China, del Guangzhou Evergrande, con un salario de siete millones de euros y la chance de hacer una gran diferencia. Aunque su carrera se vislumbraba en declive, llegó Tité a la selección de Brasil y el volante se convirtió en eje de la resurrección de la Canarinha. Desde allí, Paulinho volvió al gran fútbol del Corinthians y fue fichado por el Barcelona.

“Lionel es un jugador que siempre hace cosas diferentes. Me enfrenté en partidos de selecciones, pero ahora tengo el enorme placer de jugar a su lado. Es increíble. Messi me ayudó mucho a adaptarme en el equipo. Pude jugar con Neymar en la selección y ahora lo hago con Messi aquí. Me gusta correr para él y que luego decida. Ahora ya no tengo que hablar del mejor del mundo, ahora juego con él”.

De pelearse en las calles de Lituania en el 2006 a correr para el mejor del mundo una década después. Paulinho sabe que para sus piernas no hay imposibles. Y más de uno de esos que lo discriminaban en la calle hoy debe añorar tener una camiseta suya. El poder del fútbol, se sabe, derriba hasta las concepciones más estúpidas de todas.

Eduardo Luis y su "Pidan Domicilio", otro empresario afectado

El relator habló sobre la situación actual del comercio en el país y cómo se afecta su negocio
Para nadie es un secreto la compleja situación por la que atraviesan los empresarios del país por causa del Covid-19 y la cuarentena,...

Peligra el inicio de la Liga MX por casos de COVID

En los últimos días la Liga ha confirmado 38 casos de 6 equipos distintos
México es uno de los países más afectados por la pandemia del COVID 19, al día de hoy suman más de 350,000 casos...

Los juegos a seguir del Cruz Azul en el Guard1anes 2020

Las primeras jornadas jugará de local en CU por la remodelación del Azteca
La Máquina Cementera se perfila para ser uno de los equipos a seguir para el Guard1anes 2020, su gran torneo en el Clausura 2020, donde term...