- Foto Cortesía de: Desmarque

PSG: Una novela de dinero y desamores

Polémica y riña protagoniza el camerino y ambiente del París Saint-Germain

Muchos millones protagonizaron el mercado de fichajes del París Saint-Germain, todo con tal de quedarle bien a su inflexible afición. Grandes jugadores ya consolidados en sus escuadras, reinaron su mercado con tal de poder alcanzar objetivos, pero lo que no pensó  Nasser Al-Khelaïfi fue la reacción de sus ya jugadores importantes del plantilla, algo que si repercutió en el camerino de los parisinos.

Y es que la gota que derramó el vaso con ello fue la llegada de Neymar, y nosotros mismos lo vimos el fin de semana con el semejante desplante ante Cavani. Algo que el brasileño tal vez pensó que sería una buena relación, pero que terminó como una crónica de muerte anunciada, llena de odio por culpa del mismo protanista de siempre: el dinero.

Así como lo leen, la riña que hubo entre el uruguayo y Neymar fue por culpa de un "premio" ofrecido por Al-Khelaïfi a quien más goles haga la temporada. Aquí cabe literalmente aquel dicho que decían los abuelos que "Por la plata baila el mono", algo frustrante y verdaderamente menesteroso, que termina de enlodar la cola de Khelaïfi y compañía. 

El simple y no menos importante penal del París Saint-Germain este fin de semana se volvió noticia en Francia y otros países por el desplante de Cavani al jugador, pero realmente en ello hay otro protagonista escondido y más bien un arbitrario e intercedor de esta escena. Hablo de Dani Alves, quién arrebató el balón al uruguayo para dárselo a su compatriota, algo bastante deplorable y lamentable, que no se debería ver entre los más grandes. Tras este gesto, todo sabemos el mísero final de un desamor que se veía a leguas de lejos, algo que, aunque nadie pensó, no era nada inesperado.



Esto me parece lamentable y bastante horroso. Este tipo de figuras, como lo son Edinson Cavani y Neymar, deberían usar su fama y dinero para dar un buen ejemplo, al menos borrando esa mala fama que se ganaron al llegar al Parque de los Príncipes por culpa del dinero, más que todo Neymar.

En cierto modo, también me parece un improbable berrinche hecho por Neymar, quién creyó que llegaba a París para imponer sus ideas y leyes ante otros jugadores con muchos años colaborando. Un palmetazo que no olvidará el jugador, y que ojalá, por el bien de muchos, aprenda a tal golpe de autoridad que pegó el uruguayo. Neymar tiene tiempo para atender y aprender de sus compañeros, y sobre todo tiene un contrato por cumplir, que ante los millones y berrinches, tiene que cumplirse, aunque no quiera.

Además, otro que debería aprender bien una buena enseñanza es Dani Alves, quién también gestó algo bastante repugnante ante Cavani, y que desató la crítica de muchos por su manera de imponer algo que ya estaba decidido. De igual forma, el uruguayo también debería saber que en menos de lo que canta un gallo Emery y compañía necesitará prescindir de sus servicios por edad, y que Neymar, si sigue en el equipo hasta entonces, reinará la artillería la parisina.

En conclusión, tales jugadores mencionados deberían caminarse con cuidado por un rumbo bastante incierto e inseguro, y que definitivamente no estaba en la letra pequeña cuado firmaron su millonario contrato.


 

La mejor anécdota de un árbitro con David Beckham

Cada día se revelan más cosas íntimas de lo que ocurre dentro de la cancha
Rafa Guerrero es un ex asistente arbitral que estuvo activo durante 20 años en el fútbol español. Además, particip&oacu...

Dembelé podría seguir su carrera en China

El jugador del Tottenham no ha tenido participación en el primer equipo
Desde su lamentable lesión en el tobillo el pasado mes de noviembre cuando se enfrentaban a los 'Wolves', el mediocampista del ...

Increíble, la orina invade las oficinas de Old Trafford

Atrás quedaron las épocas del teatro de los sueños, tal parece que ahora es de pesadillas
Una muy desagradable e insólita situación se vive por estos días en uno de los más emblemáticos estadios del mun...