- Foto Cortesía de: Twitter

¿Quién fue Radamel García King, padre de Falcao?

El delantero colombiano vive un momento difícil y estará presente en el funeral

Radamel Enrique García King fue más que un padre para el máximo goleador de la Selección Colombia. George King, contador inglés, llegó a la costa colombiana en la década del 30, trabajó la United Fruit Company y se casó con una joven colombiana con la que tuvo 5 hijos. Entre ellos Denis, la mamá de Radamel y abuela de Falcao.

 

El 16 de abril de 1957 nació Radamel en Santa Marta. Fue un defensor central que no tenía mucha técnica pero si un gran temperamento. Su carrera la desarrollo de 1977 a 1996 en: Santa Fe, Unión Magdalena, Junior, Tolima, Bucaramanga, Medellín, Monagas, Vigía y Unión Táchira. Además, hizo parte de la selección que participó en los Juegos Olímpicos de Moscú 1980. Más de 400 partidos jugó el defensa.

 

Radamel admiraba a Paulo Roberto Falcão, volante brasilero que hizo parte del gran Brasil del Mundial de España 1982. Por tal motivo bautizó a su primer hijo como Radamel Falcao que nació el 10 de febrero de 1986 en Santa Marta. Parte de la infancia la vivieron en Venezuela y el pequeño Falcao jugó beisbol, según dicen muy bien y hasta tenía de ídolos a algunos beisbolistas venezolanos.

 

Tras dejar el fútbol fue técnico de Alianza Llanos en la Segunda División de Colombia. Se instaló en Bogotá donde tuvo una Escuela de Fútbol en la que dio sus primeros pasos Falcao.  Pero Radamel también tuvo que buscar otras alternativas y trabajó manejando taxi, incluso ya con el Tigre siendo profesional continuó siendo dueño del automóvil por varios años.

 

Silvano Espíndola apareció en la vida de los García y reclutó a Falcao para Fair Play, Escuela de Fútbol. Allí podría tener oportunidades en la Primera B de Colombia con la alianza que tenían con Lanceros de Boyacá y donde debutó el joven talentoso a los 13 años. Además, con los contactos de Espíndola en Argentina podría darse una transferencia en el futuro como efectivamente sucedió.

 

Radamel siempre se enfocó en formar a su hijo no solo como futbolista sino como persona. Por eso también se involucraron en la iglesia cristiana de Espíndola para seguir aportándole valores a su vida. La humildad de Radamel siempre estuvo presente, quienes lo conocieron lo definen como un hombre intachable y vital en la carrera del Tigre.

 

A pesar de tener la condición económica para tener una vida llena de lujos, Radamel jamás dejó su humildad. Durante muchos años siguió viviendo en el mismo apartamento en Bogotá y hasta hace unos pocos años decidió mudarse. Siguió siendo un gran deportista y jugando tenis una lesión cerebral le quitó la vida a los 61 años.

Alexis García y su mal balance en finales como técnico

Esta tarde el entrenador se juega una final más en su carrera como dirigente deportivo
Hoy Colombia tendrá un nuevo equipo campeón en la Liga Águila, el torneo futbolístico más importante del pa&iacu...