- Foto Cortesía de: argentina.as.com

Racing jugó mal pero ganó

El conjunto de Avellaneda volvió a brindar un flojo rendimiento pero venció a Tigre que mereció mejor suerte

La jornada de fútbol del sábado se cerró hoy con el partido disputado en Avellaneda entre Racing Club y Tigre. En un duelo de necesitados, fue Racing quien se quedó con los tres puntos a pesar de ser Tigre quien tuvo la mayor cantidad de ocasiones para marcar. El conjunto de Victoria aún no ha logrado ganar en lo que va de la Superliga, mientras que Racing volvió a anotar después de cuatro cotejos.

El encuentro inició con un conjunto local con intenciones ofensivas, pero visiblemente partido. La línea de tres defensas compuesta por Leandro Grimi, Sergio Vittor y Miguel Barbieri, más el mediocampista central Egidio Arévalo Ríos quedaba siempre alejada de los jugadores de características ofensivas del conjunto albiceleste lo que dificultaba el juego, mientras que por el lado de la visita el plan de juego era esperar en su campo para poder sacar una contra rápida, con el correr de los primeros minutos los jugadores de la visita notaron que presionando a Arévalo Ríos podrían lograr una recuperación rápida de la pelota, o en su defecto que el  férreo número cinco uruguayo diera un pelotazo estéril que terminara en poder de la visita.

Los primeros quince minutos no ofrecieron más que algún desborde del número ocho de Racing, Augusto Solari, que siempre fueron sencillos para el arquero rival. El elenco local se vio imposibilitado, como en casi todo el partido, de generar asociaciones a pesar de contar con Nicolás Oroz y Matías Zaracho en su once inicial, dos jugadores de buen pie y por ese motivo, los ataques eran siempre por los costados, más que nada el derecho.  Tigre no sufría sobresaltos y esperaba agazapado poder lastimar de contraataque, y fue con un contrataque que apareció la primer jugada de riesgo para el Matador de Victoria; centro por izquierda para un Alexis Niz que, llegando por sorpresa al área rival, impactó de cabeza por encima del larguero. La siguiente jugada de peligro fue también de la visita, ésta vez con un tiro libre en zona derecha que Maximiliano Caire ejecutó con fuerza para que Juan Musso despejara con los puños y disipara el peligro.

Racing, visiblemente incómodo con éste 3-1-4-2, recién tuvo su primera oportunidad de abrir el marcador a los veinticinco minutos de la primera mitad con una violentísima volea de Brian Mansilla dentro del área, luego de un defectuoso tiro libre de Sergio Vittor. La volea que tenía destino de gol fue bien desviada por el golero visitante. Luego de ésta jugada Racing pareció encontrar el modo de mantener a su rival en su propia área, pero finalmente sólo fue una ilusión porque el primer tiempo culminó y ningún equipo volvió a generar chances de peligro, de hecho el juego se volvió mucho más impreciso e intrascendente.

El segundo tiempo inició con la premisa de que no podía ser peor que el primero. Durante los primeros ocho minutos de la segunda etapa el elenco visitante tuvo tres chances claras de gol que no logró usufructuar. Al primer minuto, luego de un córner mal ejecutado por Racing, Tigre salió rápido de contra; Lucas Menossi centró desde la derecha y ubicó a Lucas Janson quien controló, entró en el área se deshizo de su marcador con caño y pateó fuerte para que el juvenil arquero de Racing, Juan Musso se luciera con una gran atajada. Dos minutos después el propio Hanson desperdiciaría otra chance, ésta vez tirando el balón por encima del palo horizontal. A los seis minutos, parte de ésta ráfaga ofensiva de Tigre, Lucas Menossi, de gran encuentro, le cedió la pelota a su compañero Imperiale quien venció a Mansilla utilizando su cuerpo y logró disparar y vencer a Juan Musso, sin embargo el balón se estrellaría en el palo para el susto de toda la parcialidad local.

Diego Cocca, entrenador local, luego de esta seguidilla de ocasiones en contra decidió realizar una modificación que terminaría siendo determinante; Andrés Ibargüen, ex-Atlético Nacional, ingresaría en lugar del juvenil Nicolás Oroz. Con la entrada de oriundo de Cali, Racing dispondría de mayor gambeta y desequilibrio individual. La primera chance de la segunda etapa para los de Avellaneda llegaría a los diecisiete minutos con un cabezazo (impacto más con la nariz que con la cabeza) de Enrique Triverio que Federico Crivelli rechazó por encima del arco.

Los minutos fueron pasando en la noche del sábado y Tigre parecía tener todo bajo control hasta que a falta de ocho minutos para el pitazo final, Andrés Ibargüen tomó contacto con el balón en su propio campo y fue avanzando a base de paredes con sus compañeros, le dejó un balón a Augusto Solari quien se adentró en el área y volvió a cederle el balón a quien había iniciado la jugada, Ibargüen, que definió ante el arquero rival que a pesar de lograr tocar el balón no pudo evitar el gol de los locales. Así, sin merecerlo, Racing encontraba una ventaja importantísima.

Los minutos finales no vieron mucha acción. César Meli, mediocampista de características defensivas, ingresó al campo por Brian Mansilla para ayudar a “El Cacha” Arévalo Ríos en el mediocampo racinguista y así cerrar definitivamente el resultado. Tigre, que terminó el encuentro con diez jugadores por la expulsión de Alexis Niz sobre el final, perdió el encuentro a pesar de haber hecho méritos para no irse de Avellaneda con las manos vacías. Mientras que Racing volvió a marcar luego de cuatro partidos, retornó al triunfo, pero deberá trabajar más y mejorar mucho si quiere trepar en la tabla de posiciones y seguir avanzando en la Copa Sudamericana.

Alineaciones:

Racing Club:Juan Musso; Leandro Grimi, Miguel Barbieri, Sergio Vittor; Egidio Arévalo Ríos; Brian Mansilla, Nicolás Oroz, Matías Zaracho, Augusto Solari; Lisandro López y Enrique Triverio.

Tigre: Federico Crivelli; Maximiliano Caire, Gastón Bojanich, Ezequiel Rodríguez, Alexis Niz; Jacobo Mansilla, Renzo Spinaci, Lucas Menossi, Daniel Imperiale; Lucas Janson e Ivo Hongn.

El gol de Andrés Ibargüen con el que Racing volvió al triunfo:

 

¿Qué ganas en Fútbol Entre Líneas?

Como integrante de nuestro grupo de redacción tendrás el privilegio de llegar a miles de personas de habla hispana, además de ir formando un nombre y prestigio que servirá como soporte para ir avanzando en la estructura de Fútbol Entre Líneas, en donde a medida de tu antigüedad y cumplimiento podrás ir subiendo de rango e ir desarrollando diferentes roles.