- Foto Cortesía de: El Tiempo

Russo y un 2018 en picada

Millonarios cada vez empeora y no se ven señales de mejoría

El 2018 pintaba enorme para Millonarios. El ser campeones de la Superliga en el Atanasio ante su histórico rival, fue un presagio de lo importante y fructífero que podría ser el nuevo año. Además, con la llegada de nombres importantes y un proceso donde primó el total apoyo a Miguel Ángel Russo, parecía que el azul daría de qué hablar.

 

Ahora bien, pasaron los meses y Millos no logró recuperar el rendimiento que tuvo a finales del año pasado. Ello sumado a la nómina corta del primer semestre, perjudicó por completo las aspiraciones azules. Una vez eliminados de Libertadores y de las finales del fútbol colombiano, el consuelo del club fue la Sudamericana. Millos encaró el segundo semestre con tres torneos en la espalda y una nómina mucho más amplia, que en parte daba cuenta del interés de la directiva por la consecución de otro título. Los jugadores estaban a punto y Miguel totalmente recuperado. No había excusa.

 

Desafortunadamente todo empeoró. Actualmente está fuera de los ocho y con serias posibilidades de no clasificar, de la Sudamericana quedó eliminado ante su rival de patio y en Copa hay que ver cómo le va con el Once, de extraordinaria campaña. Por si fuera poco, el cuerpo técnico no da señales de cambio. Si bien en cada rueda de prensa hay autocrítica, pareciera que todo se queda en palabras y el continuo “No la metimos” o “Así es el fútbol”. Muchos jugadores no están en su nivel, otros importantes en lesiones largas y en general el equipo no muestra un estilo definido. El Millonarios 2017 sabía a qué jugaba, orden defensivo y eficacia en ataque; El Millonarios 2018 es un mar de dudas en todas las líneas.

 

Russo tiene un plantel que le permite jugar con casi cualquier esquema táctico, pero no se sabe si es la terquedad, una excesiva confianza o la falta de tiempo en los entrenamientos, la que no permite que en Millonarios se implemente un estilo. Con jugadores como Marrugo, Carrillo, Macalister e incluso Duque (antes de la lesión) es alarmante que no haya generación de fútbol. Que con laterales como Jair, Román y Banguero no se pueda ganar por las bandas. Que con volantes de marca como Caracho o el pelao’ Vega no haya filtro en la mitad. Que con delanteros eficaces como Ayron y Ovelar no haya gol. Que cada dos o tres partidos haya un jugador lesionado. Lo de Millos es insólito la verdad.

 

Ahora bien, a Miguel Ángel se le querrá TODA LA VIDA, en eso no hay duda alguna. Lo que consiguió y cómo lo consiguió, quedará escrito por siempre en la historia embajadora con letras doradas. Pero es momento de analizar la situación y que desde la dirigencia hasta los jugadores se haga un mea culpa, analizando todos los errores. Es necesario que todo no quede en palabras vacías sino que se refrende cada crítica con hechos puntuales. Si el 4-3-3 definitivamente no sirvió, está bien, entre semana se busca un módulo diferente. La nevera está llena y el cuerpo técnico no se puede morir de hambre por caprichos.

Millos sigue sin ganar en El Campín

Los albiazules salvaron un empate frente al Once y complican su clasificación a los ocho
Por la fecha 11 de la Liga Águila, Millonarios recibía al Once Caldas en el estadio El Campín. Los dirigidos por Miguel &Aacut...

Matheus Uribe y su "Maldición Mundialista"

El colombiano está en un bache futbolístico importante
Desde que llegó a México, Matheus Uribe demostró la gran calidad para controlar el mediocampo. Fue codiciado por dos de los eq...