- Foto Cortesía de: Arsenal

Sacrificaron grandes refuerzos por tener estadio propio

Los Spurs están actualmente al borde de una crisis

El coronavirus ha acarreado grandes dificultades a los clubes del mundo, sobre todo el materia económica, pues hasta ahora no le ha quitado la vida a ningún jugador activo. Lo cierto es que tal es el problema financiero que encaran muchos que incluso tendrán que salir de grandes figuras para no verse sumergidos en una crisispor falta de recursos.

La historia actual del Tottenham Spurs recuerda a la que hace 13 años vivió el Arsenal y sus aficionados, luego que se inaugurara el Emirates Stadium en Londres. Si bien ambos clubes ingleses le apostaron a tener un estadio propioy cumplir el deseo de miles de hinchas, arriesgaron al mismo tiempo las contrataciones para futuras temporadas.

El 13 de marzo se confirmó la suspensión de la Premier League de Inglaterra por los casos de coronavirus que se iban conociendo poco a poco en ese país. Desde entonces, se ha especulado sobre varias fechas de reinicio, que por ahora se mantendrían en junio y con partidos a puerta cerrada, además con la intensión de terminarla en julio, según informaron algunos medios deportivos como ESPN.

Spurs y el Tottenham Hotspur Stadium

En medio de la preocupación por una eventual crisis, uno de los más afectados sería el Tottenham. El equipo de Londres apenas hace un año estrenó estadio, una clarísima deuda que adquirió y que, infortunadamente, no esperaba dar problemas, menos por una pandemia. Los Spurs vivían hasta la temporada pasada un gran momento con Mauricio Pochettino al frente, pero con la mala suerte de no contar con refuerzos importantes durante algunas temporadas que impidió que dieran el salto de calidad. Llegaron a la final de la Champions League, pero no se hicieron con el título.

La solución de los Spurs sería vender a su gran estrella Harry Kane. Con 26 años, el delantero ingés ha estado en el centro del mercado de fichajes por la aparente intención de compra de clubes como el Real Madrid y Barcelona, aunque la actualidad habla de otro club, y en la misma liga, el Manchester United de Ole Gunnar Solskjær. La cláusula de HurraKane está estipulada en 227 millones de euros, una buena asuma que los Spurs usarían para darle balance a la situación actual que amenaza su parte financiera.

Arsenal y el Emirates Stadium

La historia de los Gunners es similar a la del Totenham actual. El 22 de julio de 2006 abrió sus puertas para que los hinchas del Arsenal disfrutaran del ahora cuarto estadio más grande de Inglaterra, con una capacidad total de 60.432 asistentes. Sin embargo, la adquisición del escenario deportivo en Londres le costó a la afición no conocer refuerzos de peso en temporadas siguientes.

El equipo del entonces DT Arsène Wenger sacrificó también contratar jugadores de renombre en las campañas siguientes, algo que la afición esperaba, para no caer en crisis económica tras la adquisición del estadio, que costó alrededor de 581 millones de euros.