- Foto Cortesía de: El Confidencial

Se cumplen 15 años de uno de los 'atracos' más grandes en la historia del fútbol

Una década y media de un partido plagado de injusticia e impotencia

Sí, la problemática por el arbitraje no es un tema nuevo, y es que hacía 15 años se vivió uno de los arbitrajes más escandalosos en la historia del fútbol europeo, aquel partido de la Selección Española contra Corea del Sur en el mundial de 2002.

Las lágrimas de Joaquín, la impotencia de Fernando Hierro, el enfado de Camacho y una tanda para olvidar. Y todo tras el arbitraje de Al-Ghandour, hombre que en 2015 fue ubicado como parte de la línea de corrupción que había en la FIFA entre sus dirigentes.

Han pasado 15 años de un arbitraje injusto, erróneo, descarado y como cualquiera le pueda llamar. Una década y media de que Gamal Al-Ghandour cometió uno de los comandos arbitrarios más descarados e infelices en la historia de los mundiales.

LA PROBLEMÁTICA:

Se dice que Jack Warner, ex alto mando de la FIFA y quién fue destituido y encarcelado por corrupción en este ente, fue el encargado de poner a Al-Ghandour como árbitro central del España-Corea. Se dice que el egipcio fue contratado para perjudicar -Y con pruebas- a la selección española para darle la clasificación a los asiáticos, algo que lograron.

El partido se jugó en los 90 minutos y quedaron 0-0, la prórroga tenía que jugarse para poder conocer uno de los semifinalistas de aquel cita mundialista. Al-Ghandour cometió los escandalosos errores justo en este crucial y específico momento.

GOL ANULADO A BARAJA: 

Supuestamente, el referee egipcio entendió que existía una falta previa del centrocampista español, algo inexistente. Las imágenes demuestran que no hubo falta sino que hasta se podía haber pitado penalti por la infracción al español, pero fue al revés.

 


GOL ANULADO A MORIENTES: 
A los 2 minutos de la prórroga y tras sufrir continuas faltas que inexplicablemente se quedaron si pitar. Fernando Morientes volvió el alma al cuerpo de los españoles al adelantar 1-0 a los españoles con una gran jugada de Joaquín. Esta vez y siendo otra vez inexplicable, el gol se anuló con la excusa que el balón había salido por la línea de fondo antes del centro de Joaquín. De nuevo, las imágenes demostraron totalmente lo contrario. 

 

 

FUERAS DE JUEGO INEXISTENTES:

Con una España jugando contra el arbitraje. El juez de línea que ayudó a Al-Ghandour decretó fuera de juego en tres jugadas consecutivas en las que Luis Enrique, Morientes y Mendieta se quedaban absolutamente solos para anotar y dar el paso a semifinales. Ninguno de los fuera de juego pitados eran infracción. Los jugadores estaban habilitados.