- Foto Cortesía de: Werder Bremen Twitter

Sorpresa en el Weser Stadion

Goleada inesperada

En el partido de cierre de la jornada 12 de la bundesliga, dos objetivos distintos llevaban a la cancha el Werder Bremen y el Hanover 96. Los locales con el afán de ganar puntos para salir de la angustiosa zona roja que marca el descenso y la promoción mientras que los visitantes querían volver a la senda del triunfo para continuar siendo la sorpresa del torneo. 

La primera mitad tuvo mayor protagonismo para los de Bremen y el resultado de los 45 minutos iniciales se antojaba corto para las opciones creadas de cara a puerta por los de casa. Aunque la primera gran oportunidad del encuentro fue en los botines del Hanover, a través de Sebastian Maier al minuto 3, siendo detenido su disparo por el portero rival, después quien tendría que aguantar un vendaval de acciones sería el arquero visitante. 

Al minuto 9, Max Kruse sería el primero en poner a prueba la resistencia de la cabaña del Hanover. El propio Kruse asistiría a Philipp Bargfrede en el minuto 18, para que desde fuera del área probara pero su remate se iría ligeramente desviado. Seguidamente fue el checo de origen etíope Theodor Gebre Selassie quien recibió un pase de Fin Bartels y desde dentro del área vio ahogado su grito de gol por parte del arquero, apenas se llevaban 20 minutos de juego. Antes de la media hora y en cuestiones de segundos otros dos remates se vieron frenados por el guardameta visitante: primero Junuzovic y después con la cabeza Niklas Moisander.

El Hanover 96 también intentaría hacer daño pero Pavlenka también respondía de buenas maneras, una de sus víctimas fue Salif Sané al minuto 34. Con total justicia 7 minutos antes del pitazo final del primer tiempo, Bartels recibía dentro del área un buen pase del activo Kruse y con la derecha  ponía el primero en la pizarra. La afición local celebraba la merecida diana y soñaba con llevarse 3 puntos tras llegar el descanso con esa ventaja mínima. 

El segundo tiempo comenzaba con una gran oportunidad para el Hanover 96 en los botines de Martin Harnik que se estrelló en el portero local. Para despejar dudas en las huestes de casa aparecería Kruse quien en 4 minutos definiría el duelo. Primero en el 54 al ser asistido por Philipp Bargfrede y marcar con la izquierda el segundo del encuentro. En el 58 y con la misma pierna, invertiría los papeles del primer gol recibiendo el balón de Bartels, para hacer estallar la locura de los aficionados.

Los visitantes querían al menos en de la honra, pero a 20 del final Salif Sané volvía a chocar con el portero rival. El bigoleador se había quedado con ganas y al minuto 77 completó su hat-trick, esta vez con la pierna derecha y nuevamente a pase de Bartels, luego de un buen contragolpe de los locales. Anecdótico el intento de Niclas Füllkrug por descontar pero su equipo se iría con una goleada inesperada.

Once del Werder Bremen: Jiri Pavlenka, Veljkovic, Augustinsson, Gebre Selassie, Moisander, Delaney, Eggestein, Bargfrede, Junuzovic, Bartels, Kruse.

Once del Hanover 96: Michael Esser, Florian Hübner, Sané, Sorg, Miiko Albornoz, Klaus, Schwegler, Bakalorz, Sebastian Maier, Harnik, Jonathas.

Árbitro: Benjamin Cortus 

Estadio: Weser-Stadion 

Resumen del partido:

 

El emotivo festejo del hijo de Kluivert en Champions

El holandés tuvo una dedicatoria especial al marcar
El festejo en el fútbol es siempre especial, es una forma de rendir homenajes, burlarse del rival o sacar a relucir la creatividad del anota...

A Messi se le da bien Wembley

El mítico estadio inglés es uno de los recintos donde mejor se ha desempeñado el argentino cada vez que lo visita
El FC Barcelona venció al Tottenham de Mauricio Pochettino 2-4 en su visita al estadio de Wembley, con un Lionel Messi monumental, cosa que ...