- Foto Cortesía de: GOAL

Supercopa Argentina: Los clásicos protagonistas

River y Boca serán protagonistas de una gran final pero... ¿Qué tan valiosa es la Supercopa?

Boca, tras haberse consagrado campeón de la liga doméstica y River, habiendo ganado la Copa Argentina, serán quiénes se enfrenten en la Supercopa Argentina. Si bien esta competición no tiene tanta fama, en los últimos días se ha hablado mucho, no solo por los protagonistas sino que también se ha replanteado la importancia de llegar a jugar esta Copa. Para conocer más detalles sobre este partido que se disputará en el mes de Marzo, hace falta repasar un poco de historia, no muy lejana. 

Al ser un Superclásico el que ocupa la final de este duelo, hay algunas cuestiones que se pusieron en debate. Como por ejemplo si esta competición es importante por el título que se obtiene o si en esta oportunidad tiene mayor importancia por los clubes que la disputan. Siempre es importante un partido en el que tenga a River y Boca como participantes pero más importante aún si el partido se trata de una final como en este caso. La realidad es que, actualmente, mucho se habla del nivel futbolístico de ambos clubes y no tanto de la próxima final.

Un dato que no debe ser pasado por alto es que la Supercopa Argentina es una competición que fue fundada en el año 2012 por lo que probablemente no tenga la importancia que se merece. Este dato nos lleva a pensar que actualmente se está hablando mucho de esta competición únicamente por el Superclásico. Y ahora sí, se debe hablar de los níveles futbolísticos que tanto River como Boca poseen en la presente temporada. Realidades muy diferentes que pueden determinar qué es lo que se verá el próximo 14 de Marzo. 

Empezando por Boca no podemos dejar de decir que es parte de un gran presente, siendo líder de la Superliga Argentina teniendo una diferencia de 7 puntos con el inmediato perseguidor que es Talleres de Córdoba. El conjunto de Guillermo Barros Schelotto sufre algunas bajas como la de Benedetto y Gago por complicadas lesiones, pero la buena noticia es que ambos llevan muy bien la recuperación y ya han empezado a trotar. Por otro lado, y a pesar de estas bajas mencionadas, la realidad es que Boca tiene cómo suplir las ausencias aunque en los últimos partidos no se ha visto la mejor versión de ellos. Julio Buffarini, reciente incorporación. reconoció que Boca no estaba jugando bien. También otra de las cuestiones es que Schelotto cada vez que tiene que armar su equipo, la duda se centra en la delantera. Walter Bou y Wanchope Ábila son las opciones para acompañar a Carlos Tévez, Cristián Pavón y, por que no, a Edwin Cardona.

Dentro del vestuario saben que deben mejorar si quieren llegar de la mejor manera para el partido con River. Un River golpeado, con un presente más que preocupante. Actualmente el conjunto de Marcelo Gallardo se encuentra en la posición 19 del torneo doméstico y si no se reivindica en los próximos partidos podríamos estar hablando de un panorama mucho más complejo. Es de público conocimiento que Gallardo siempre apostó a una idea de juego muy ganadora y ambiciosa, cosa que no se está viendo en los últimos partidos. Cada vez que River sale a jugar, se lo ve desmotivado (con razones lógicas) y también notamos a un equipo desconocido ya que la mayoría de los que conforman el 11 titular, en su momento también formaron parte de aquellas temporadas en las que el 'Millonario' ganaba casi todas las competiciones que disputaba. 

¿Por qué decimos que el equipo se encuentra lógicamente desmotivado?  Es simple: estando tan lejos de los puestos de arriba River, difícilmente pueda llegar a dar pelea en la Superliga. El mismo entrenador lo dijo: "No jugamos por nada". Además el bajo rendimiento de algunos jugadores pueden agravar la situación, ya que Gallardo tampoco dispone de muchas variantes, aunque la buena noticia corre por el lado de los jugadores que se recuperaron de sus respectivas lesiones, caso Rodrigo Mora o Luciano Lollo, que está tomando ritmo con el equipo de Reserva. 

No hay que ocultar tampoco, que River al momento de jugar alguna final o partido decisivo se hace grande. Da una imagen totalmente diferente a la que se puede ver en el torneo local y sorprende a todos. Porque curiosamente juega bien y parece que sus problemas dejasen de existir. Resumiendo esto, podemos decir que River se motiva con tan sólo pensar que jugará una final y que esa final es una nueva oportunidad para darle una alegría a su gente. Sería una especie de anestesia para la realidad. Boca por su parte, deberá demostrar que no perdió su mística, aquella que demostraba en las Copas internacionales, cuando las ganaba. 

Son realidades distintas, ambos son equipos fuertes más allá de lo que actualmente esté sucediendo. No podemos dar por muerto a un equipo que dice "presente" cuando disputa finales. Son eternos rivales... y si hay algo que podemos afirmar, es que la Superfinal estará llena de sentimientos y sensaciones. Ambos equipos saldrán a dar la vida por sus camisetas y eso es una certeza. 

 

PRIMER PARTIDO ENTRE RIVER Y BOCA EN ESTE 2018 - AMISTOSO DE VERANO 

@ddaimorales