- Foto Cortesía de: daylimail.co.uk

Tuchel, el futuro del Bayern

Un innovador para los de Baviera

Tras la salida de Carlo Ancelotti del Bayern Munich hubo muchos rumores sobre quien asumiría el banquillo bávaro, finalmente Jupp Heynckes salió de su retiro para rescatar la temporada de los de Baviera e intentar repetir los éxitos del 2013. La gran desventaja que tiene la recontratación del veterano entrenador, es que es poco probable contarcon él para un proyecto que se sostenga en el tiempo, pues todavía no se conoce, sí al final de esta campaña, colgarásu chándal de líder de vestuario.

Con esta incógnita, los directivos del club puntero de la Bundesliga, andan haciendo un bosquejo de futuros hombres que sean los generales para su ejército.  No es fácil encontrar al indicado pues ser el entrenador del Bayern trae varias responsabilidades: como estar obligado a ganar el torneo doméstico, toda vez que tienen la mejor plantilla de largo, y además les birlan los mejores talentos a los restantes clubes alemanes; y la otra gran exigencia,es que no sólo es triunfar, sino hacerlo dando espectáculo.

Entre los futuribles, el nombre que más parece estar preparado para conducir al gigante alemán de manera acertada es Tomas Tuchel. Licenciado en economía, no pudo jugar de manera profesional por culpa de una lesión en una de sus rodillas, lo cual lo llevó a empezar joven su carrera como entrenador, se graduó con las mejores notas de su clase. Desde sus inicios en el Ausburgo, pero sobre todo en el Mainz05 dio muestras de su capacidad para gestionar proyectos con jugadores jóvenes y con poco presupuesto. A los 05 los condujo en dos ocasiones hasta la Europa League en los cuatro años en que los dirigió. En el año 2014 abandonó al Mainz, porque sentía que no podía aportarle nada más al proyecto y necesitaba seguir aprendiendo. 

Durante un año “sabático”, estudió estadísticas, filología inglesa, visitó entrenamientos de otros deportes y sostuvo interminables batallas sobre tácticas e ideas futboleras en el bar Schumann’s de Múnich con su colega PepGuardiola, uno de sus referentes. 

Para la temporada 2015-2016 el Dortmund lo contrató como el relevo de Jurgen Klopp, y allí en el equipo de la cuenca del Ruhr vimos su lado más innovador y revolucionario. Con el talento en las filas de su equipo para desarrollar modelos de juego distintos, siempre con la misma idea de generar ocasiones de gol y con el balón como principal arma, combinando pases largos y cortos de manera simultánea, asistimos a uno de los equipos más alegres que se recuerden en los últimos años. Mientras se mantuvo en el club, el Dortmund, jugó con varios sistemas, en ocasiones, 4-3-3, 4-2-3-1, pero sobre todo el 4-1-4-1 y en su última etapa con tres en el fondo y muchos jugadores de ataque. Tuchel es un entrenador que sabe desarrollar jóvenes jugadores, en el Borussia apostó por Dembele, Guerreiro, Pulisic, Weigl y les dio responsabilidades vitales en el desarrollo de su idea. Además, el economista ha sido uno de los pioneros en la utilización de la tecnología en sus entrenamientos para la mejora de la toma de decisiones de sus jugadores.

Pero a pesar de este éxito en el conjunto aurinegro, Tomas sigue persiguiendo una idea de juego con la que pretende innovar y revolucionar, su sistema imaginario sería un 3-1-2-4. Para desarrollar este sistema necesita centrales rápidos y con buena colocación, interpretación del juego y salida del balón. Un medio centro capaz de romper líneas de presión y ser el iniciador del juego de ataque, pero lo que más necesita son dos volantes con capacidad para la segunda jugada, que recojan los rechaces o rebotes bien cerca del área. Este sistema tendría constantes cambios de posición y exigiría esfuerzos prolongados de todos sus jugadores.

Con varios de los mejores futbolistas del mundo, la economía suficiente para obtener las peticiones precisas que haga, sin la necesidad de vender a sus mejores exponentes y con los conceptos similares que les dejó Pep Guardiola, el Bayern parece ser el club indicado para ser el mejor laboratorio de Tuchel.

Cuando llegue el mes de junio conoceremos la decisión de los directivos del Bayern, quizás sea Nico Kovac o el espectacular pero muy joven Julian Nagelsmann o finalmente Heynckes renueve y prolongue su historia con el club, pero si el Bayern quiere espectáculo, innovación, traer a los mejores talentos jóvenes y ser parte del futuro,el nombre correcto es: Tomas Tuchel.