- Foto Cortesía de: EFE

Un Sevilla en caída libre

Una buena Real Sociedad se impone a un vulgar Sevilla (3-1)

El Sevilla se ha caído, se ha derrumbado. Y no se puede decir que haya sido por sorpresa. Lo que eran síntomas son realidades, lo que eran sospechas son certezas. El proyecto de Arias, el proyecto de Berizzo se va derrumbando poco a poco, y o el mercado de enero se convierte en un maná de dimensiones históricas, o muy probablemente este Sevilla alargue la vulgaridad con la que convive desde el mes de julio. 

Porque este Sevilla no es el Sevilla que conocíamos. Con ese Sevilla están acabando la inoperancia del entrenador, la dejadez de los jugadores y una planificación deficiente. Frenar ese derrumbe es cosa del técnico, que debe demostrar si es válido para este club en momentos como este, es cosa de la plantilla, que está rindiendo por debajo de su nivel, y es cosa de forma urgente del director deportivo, Óscar Arias, que ha permitido que el nivel del equipo haya bajado varios escalones. 

La ofrecida en Anoeta es una de las peores versiones del Sevilla, aunque no sorprende. Porque ya venía apuntando maneras. Hay casos en los que no hay materia prima. No la hay en el lateral derecho, no la hay en el centro de la defensa, en ambos casos porque la planificación ha sido incomprensible en esos puestos. Hay casos en los que el entrenador se empeña en restar, porque el nivel de Pizarro obliga a reconsiderar el caso Nzonzi. Hay casos en los que o no hay nivel o hay errores, porque si Muriel, fichaje estrella de la historia del Sevilla, no está para más de 10 minutos en este equipo o es que es el gran patinazo histórico o es que el técnico no le saca rendimiento, o que el mismo delantero no da la talla. Y este relato, paso por paso, podría continuar con mil detalles que no harían más que remarcar lo mismo una y otra vez. No hay activos, no hay rendimiento y no hay ideas, y en muchos casos falta hasta trabajo, o al menos resultados de ese trabajo. 

Una vez más, el Sevilla completó una primera parte nefasta, vulgar, pobre, desalmada, desarmada. Una primera parte sin plan, sin guion, estratégicamente nula. El planteamiento del partido por parte de Berizzo fue bastante deficiente, todo sea dicho. Cambio de sistema, colocó a Krohn Dehli en una banda y promovió que sus jugadores se fueran siempre para dentro, nunca para fuera. Sarabia y Krohn Dehli abandonaron las bandas para acumular fuerzas por dentro junto a Ganso, Banega, Ben Yedder... Pero el caso es que fue un desastre. A la hora de atacar el Sevilla no encontraba espacios, nunca. Y donde había espacios, no había piezas. ¡Cuántas veces levantó la cabeza Banega buscando una incorporación en la derecha que no había, cuántas veces se vio Íñigo Martínez, lateral de circunstancias ante las bajas realistas, libre de retos! El conjunto de Berizzo daba ventaja a su rival de forma notable.

Daba ventaja a la hora de atacar y daba ventaja, más aún, a la hora de defender. Individual y colectivamente. No solo es ya que Geis no se posicione bien, ni que Kjaer se muestre inseguro, ni que Corchia sea una fuga continua, ni que Ganso haga mutis por el foro cada vez que hay que defender, ni que Pizarro no dé un pase en vertical ni a más de dos metros. Es que, además, el equipo se coloca mal, presiona mal, mide mal, distribuye mal los espacios. Por todo ello, no le resultó demasiado complicado a la Real controlar el partido, dominar y adelantarse en el marcador. Porque entre llegada y llegada, por medio de Odriozola, que se hartó, o por medio de Januzaj, que tuvo barra libre ante Corchia, este Sevilla siempre da alguna facilidad, tiene algún despiste, alguna mala colocación. Todo de eso hubo en el gol de Íñigo Martínez. Mala colocación, distracción, falta de marca, y remate cómodo y franco del donostiarra. 

Con el resultado en contra el conjunto de Berizzo intentó reaccionar tímidamente, pero el partido se jugaba en modo Real Sociedad, que seguía teniendo llegada y pisaba área con asiduidad. Suerte que el Sevilla cuenta todavía con algunos buenos futbolistas que individualmente algo aportan, aunque no sea desde la colectividad. Tras intentos vanos de ataque, una pelota suelta de Krohn Dehli le llegó a Ben Yedder en el área antes del descanso, dos recortes de cine y un empate caído del cielo, porque realmente tampoco fue demasiado buscado. El galo, además, bien pudo haber sido expulsado poco antes por dos manotazos, pero Hernández Hernández no los consideró para tanto pese al enfado de los locales.

Aunque mejoró algo en la posesión el equipo andaluz tras el descanso, el Sevilla siguió ofreciendo síntomas muy preocupantes. A través del balón, sufrió menos el conjunto de Berizzo, porque la Real no tuvo ni profundidad no continuidad. Pero el caso es que el equipo nervionense ni supo ni casi quiso aprovechar esas circunstancias. En parte porque la disposición, la capacidad del equipo, no da para más.

Cuando robaba el Sevilla en posiciones medianamente peligrosa, daba igual, porque la segunda línea del equipo ni está atenta ni concentrada como para incorporarse a esas acciones y aprovecharlas. Además, esa segunda línea, formada por los centrocampistas, o incluso a veces por los laterales, es nula, y físicamente deficiente. Pizarro nunca se suma, Corchia no tiene nivel ni arriba ni abajo, Escudero atraviesa un estado de forma lamentable, Ganso tarda un mundo en reaccionar, y así, a lo tonto a lo tonto, el Sevilla solo contaba con dos efectivos de ataque, Ben Yedder y Sarabia.

Por eso esa leve mejoría nunca se traducía en peligro, en remates, en ocasiones. Controlaba la pelota el Sevilla, pero no generaba nada. Intentó Berizzo sumar efectivos a la causa sacando a Vázquez por Ganso. Al menos ganaba un interviniente en el juego, porque Ganso estuvo de cero. Pero cuando empezó el Sevilla a dar algún pasito más, a acercarse un poquito a Rulli, le llegó el mazazo atrás. Porque este equipo no sostiene los partidos desde la defensa, más bien al contrario. En un balance horrible, Escudero llegó tarde al espacio donde apareció Zubeldia, al que nadie seguía. Y el canterano donostiarra, recién salido al campo, marcó el segundo y castigó la nulidad sevillista. El mexicano Carlos Vela ponía la guinda al pastel para los donostierras con el 3-1, teniendo así la mejor despedida posible en su último partido en Anoeta.

FICHA TÉCNICA:

Goles

1-0, m. 17: Íñigo Martínez. 1-1, m. 44: Ben Yedder. 2-1, m. 75: Zubeldia. 3-1, m. 89: Carlos Vela.

Alineaciones

Real Sociedad

Rulli; Odriozola, Raúl Navas, Llorente, Íñigo Martínez; Illarramendi, Zurutuza (Zubeldia, m. 75); Xabi Prieto, Canales (Vela, m. 77), Januzaj (Oyarzábal, m. 60); y Willian José.

Sevilla FC

Soria; Corchia (Nolito, m. 80), Gris, Kjaer, Escudero; Pizarro, Banega; Sarabia, Ganso (Vázquez, m. 63), Krohn-Dehli (Muriel, m. 80); y Ben Yedder.

Árbitro Martínez Munuera

Tarjetas

Amarillas a Ben Yedder (39'), Pizarro (51'), Corchia (57'), Raúl Navas (67'), Kjaer (86'), Franco Vázquez (86').

Incidencias

Anoeta. 17.205 espectadores.

 

https://www.youtube.com/watch?v=IpAjcrq3LLs

¿Qué ganas en Fútbol Entre Líneas?

Como integrante de nuestro grupo de redacción tendrás el privilegio de llegar a miles de personas de habla hispana, además de ir formando un nombre y prestigio que servirá como soporte para ir avanzando en la estructura de Fútbol Entre Líneas, en donde a medida de tu antigüedad y cumplimiento podrás ir subiendo de rango e ir desarrollando diferentes roles.