- Foto Cortesía de: Xinhuanet.com

Una sede de lujo y puro fútbol

Nos rendimos ante un mundial lleno de derroche y lujos

El próximo mes de julio se celebrará la vigésimo primera edición de la Copa Mundial de Futbol de la FIFA en territorio ruso y esto, de la mano de los avances tecnológicos y explosiones financieras en el mercado del futbol, conllevará con un alto costo y derroche de todo lo que un torneo de este calibre necesita para ser considerado histórico.

Son doce las sedes de lujo con las que cuenta la organización para esta fiesta futbolística y es una de ellas las que resalta la atención, incluso más que el estadio de Luzhniki en Moscú que será la sede de la final; ese es el estadio Krestovsky en la ciudad de San Petesburgo. Y es cuando llegamos al aspecto financiero es que desvelamos lo sorprendente de este recinto deportivo ya que se tasa en nada más ni nada menos que en 800 millones de dólares en costo de construcción. Sin embargo, al estar lleno de polémica por atrasos de obra, ampliación de aforo y utilización de mano de obra esclava -obreros norcoreanos-, varias fuentes aseguran que el costo real de estas instalaciones ha sido de la friolera suma de 1,500 millones de dólares, elevando su costo por metro de construcción de una manera considerable.

Fuera de la polémica, disfrutaremos de sedes realmente espectaculares y que albergan equipos profesionales de la liga rusa, como la Arena Kazan con capacidad para 45 mil espectadores situada al este de Moscú. Por otro lado, contamos con estadios actualmente bajo construcción como la Arena Volgograd en la ciudad bajo ese mismo nombre con entrega planeada en 2018 y capacidad para 45 mil espectadores que albergará partidos de los grupos A, D, G y H.

Aeropuertos en remodelación, nuevos hoteles y mejoras en los actuales son algunas de las inversiones extra deportivas que el país ruso está manejando para que todo esté en las mejores condiciones y de esta manera hacer muy difícil olvidar esta edición en Rusia. Por este hecho, el director del Comité Organizador, Alexéi Sorokin, anunció que esperan un millón de turistas por todo lo largo y ancho del territorio ruso para impulsar nuevamente el olvidado turismo del país.

Estamos en una era cambiante y de constante mejora para estar a la vanguardia, tanto en lo deportivo como en los factores que rodean al futbol. El VAR (videoarbitraje) son algunas de estas inclusiones que se espera brinde lo más positivo al juego para llegar a su máxima expresión durante ese mes. Observando todo esto para el mundial ruso, nuestra imaginación puede llegar a ser corta en lo que podemos esperar para la edición de Qatar 2022.