Volvió el gran Brasil ante una alicaída Argentina

En una noche de ensueño para la verde-amarelha, tres goles catapultaron a los pentacampeones mundiales a Rusia, mientras Argentina ve peligrar su opción de clasificación. Bauza, señalado como culpable por la hinchada argentina.

Apabullante. Así resultó dominio brasileño sobre la selección Argentina, en el encuentro válido por la undécima fecha de Eliminatorias al Mundial de Rusia 2018, jugado en el recordado Mineirao de Belo Horizonte. Tres goles (que pudieron ser más) definieron el resultado de un juego que puso en duda la continuidad de Edgardo Bauza como técnico argentino, a la vez que reafirmó el excelente desempeño del actual adiestrador brasileño, Tite.

El juego inició con un dominio repartido para ambas escuadras. Los argentinos intentaron realizar su juego por las líneas laterales, buscando siempre al hombre clave, el rosarino Lionel Messi, quien fue referenciado oportunamente por la primera línea defensiva de los locales; Brasil, por su parte, intentaba salir al área rival con los buenos avances de Marcelo y Dani Alves, quien hoy curiosamente llevó el número 4 en su camiseta, en homenaje al recientemente fallecido Carlos Alberto, capitán de la exitosa selección brasileña de 1970.

Si bien en un principio se pensó en una posible debilidad defensiva de Brasil por la temprana amonestación de Fernandinho, a los cinco minutos de la etapa inicial, el equipo local logró hacer una excelente labor de marcación y doblaje, impidiendo que los avances argentinos fructificaran. Los locales de a poco lograban hacerse con el dominio del esférico, aunque aún no presentaban peligro al arco defendido por Sergio Romero.

A los 23 minutos, un fabuloso disparo de media distancia de Lucas Biglia fue detenido soberbiamente por el meta brasileño Alisson, demostrando unos reflejos felinos ante la potencia del mediocampista argentino. Pocos segundos después, Philippe Coutinho realizó un magnífico enganche y desde el borde del área disparó al ángulo de Romero, que poco pudo hacer para evitar la apertura del marcador. 1-0 y la tribuna del Mineirao rugía.

Argentina intentó reaccionar y mediante un disparo de Ramiro Funes Mori se acercó aunque sin generar mayor susto a la zaga brasileña. De ahí en más, los brasileños se hicieron con el dominio del balón y se acercaron con peligro, inicialmente con Neymar a los 38 minutos, con un suave disparo que golpeó el poste derecho de Romero, y posteriormente con el mismo Neymar, a los 46 minutos, quien luego de encarar a Romero definió con sutileza para marcar el segundo gol de la noche. Se cerraba la primera etapa y la diferencia en el marcador era amplia.

La segunda etapa, contrario a lo que se podría pensar, resultó un monólogo brasileño. Pocas ocasiones argentinas, como la llegada de Zabaleta a los 5 minutos de la segunda parte, o el disparo de Ángel Di María a los 11 minutos, y en cambio un dominio avasallador de Brasil, que a los 10 logró acercarse por intermedio de Paulinho, aunque su disparo fue interceptado por la defensa argentina.

A los 15 minutos llegó el puntillazo. Renato Augusto habilitó a Paulinho, quien definió con maestría ante la impotencia de Romero. 3-0 y los gritos en la tribuna no se hacían esperar, quizás exorcizando el penoso recuerdo del 2014 ante Alemania, cuando la verde-amarelha cayó derrotada por 1-7.

En adelante, Argentina perdió los estribos y se dedicó a defender su arco a como diese lugar, aún recorriendo al juego fuerte. Mientras tanto Neymar hacia jugadas de fantasía deleitando a los espectadores locales, que de a pocos recuperan la fe en su selección. Poco pudo hacer Messi y su corte, en quienes era notorio el desánimo, no solo por la derrota sino por la incómoda sexta posición en la tabla general.

Con este resultado, Brasil se ubica en lo más alto de la tabla de posiciones con 24 puntos, muy cerca de lograr el tiquete a Rusia, además de presentar una increíble diferencia de +17 en cuanto a los goles se refiere. La realidad para Argentina es otra: suma 16 puntos, con una diferencia de -1, ítem que puede jugar en su contra en caso de un empate en puntos  con otra selección. Por ahora, a siete fechas del cierre eliminatorio, se ubica fuera de los puestos de clasificación y aún del repechaje, inmiscuyéndose en una cerrada lucha con Colombia (su próximo rival), Ecuador, Chile, Paraguay y la sorprendente y resucitada Perú, que recibirá a Brasil este próximo martes.

¿Qué ganas en Fútbol Entre Líneas?

Como integrante de nuestro grupo de redacción tendrás el privilegio de llegar a miles de personas de habla hispana, además de ir formando un nombre y prestigio que servirá como soporte para ir avanzando en la estructura de Fútbol Entre Líneas, en donde a medida de tu antigüedad y cumplimiento podrás ir subiendo de rango e ir desarrollando diferentes roles.