- Foto Cortesía de: ('Televisa Deportes',)

Australia y Siria empataron, y definirán todo en Sydney

Los “Socceroos” y los Sirios igualaron tras 95 minutos en Malasia, en el enfrentamiento directo que dará un cupo a la repesca ante el cuarto equipo de la Concacaf

Este jueves,  el estadio Hang Jebat de Malasia fue escenario del partido de ida de la serie que define el equipo que representará a Asia en el enfrentamiento directo ante Concacaf para la obtención de un cupo al Mundial Rusia 2018. En el juego, que enfrentaba a la sorprendente Siria (que hacía las veces de local) y Australia, se imponía la visita por la mínima diferencia, pero a pocos minutos del final el juego quedó en tablas.

La selección de Siria venía de una larga ronda clasificatoria, en la que en principio había sido mejor segundo de la segunda etapa eliminatoria, tras superar en su grupo a Singapur, Afganistán y Camboya, y ser superado solo por Japón. Posteriormente, Siria se clasificó tercera del grupo A de la ronda eliminatoria final, detrás de Irán y Corea del Sur y superando a Catar, China y Uzbekistán (a quien superó por diferencia de goles). Ese tercer lugar le permitió enfrentarse hoy y el próximo 10 de octubre a Australia.

Por su parte, Australia superó holgadamente la segunda ronda eliminatoria con 21 puntos, superando por goleada a todos sus rivales y perdiendo solo un juego. Allí superó a Jordania, Kirguistán, Bangladesh y Tayikistán. Posteriormente, Australia se ubicó tercero del grupo B de la ronda final, detrás de Japón y Arabia Saudita, que lo superó por diferencia de goles, cuando Australia desperdició la oportunidad de ganar por un marcador abultado a la débil Tailandia.

Este juego, que se desarrolló en Malasia debido a la grave crisis social que se vive en Siria, mostró un fuerte dominio de Australia, que sin embargo no logró traducir en goles; el ataque de los “socceroos” estuvo comandado por el tridente compuesto por Aaron Mooy, Robbie Kruse y Tomi Jurić, aunque las llegadas no llevaron cambios al marcador, en parte por la mala puntería de los australianos, pero en parte también por la buena actuación del portero sirio, Ibrahim Alma. Al minuto 40, Kruse definió luego de una buena jugada individual de Mathew Leckie, que desbordó a Moayad Al Ajan para luego disparar al marco sirio; en el camino, la pelota fue tocada por Kruse, quien finalmente la introdujo a la red. Así se iba el primer tiempo.

La segunda etapa trajo el ingreso de Oday Al Jafal  para los sirios, cambio que permitió una mayor movilidad del elenco que ejercía como local. Australia se replegó en su campo a esperar que pasaran los minutos, pero el equipo sirio, comandado por Omar Al Somah, se mostró aguerrido y decidido a buscar el empate. A los 77 minutos Al Somah tuvo un gran remate a pocos centímetros de la línea de gol, que terminó pegando en el vertical derecho de Mathew Ryan, portero australiano. A los 82, un tiro de esquina acercó aún mas a los sirios, pero solo hasta los 85, luego de una falta en el área cometida por Leckie a Al Somah que el juez central convalidó como pena máxima, llegó el empate de Siria, después de una gran ejecución del mismo afectado.

Siria buscó el segundo gol, pero la defensa australiana se cerró por completo e impidió que el marcador variara. El juego quedó en tablas y todo se definirá el próximo martes en Sydney; allí, el equipo que triunfe tendrá listo su boleto al repechaje ante el cuarto clasificado de la Concacaf, que por ahora es Estados Unidos.

Formaciones:

Siria: Ibrahim Alma; Hadi Al Masri, Khaled Al Mobayed, Tamer Haj Mohamed, Moayad Al Ajan; Mohamed Zaher, Mahmoud Al Mawas (Firas Al Khatib, 81’), Fahd Youssef; Youssef Kalfa (Oday Al Jafar, 46’), Omar Khribin (Mardik Mardikian, 82’); Omar Al Somah. DT: Ayman Hakeem.

Australia: Mathew Ryan; Joshua Risdon (Nikita Rukavytsya, 63’), Trent Saidsbury, Matthew Jurman; Mathew Leckie, Aziz Behich; Milos Degenek, Mark Milligan; Robbie Kruse (Massimo Luongo, 75’), Aaron Mooy, Tomi Jurić (Tomas Rujić, 82’). DT: Ange Postecoglou.

Árbitro: Alireza Faghani (Irán). Amonestó a Al Mobayed, Khribin y Al Masri por Siria, y a Risdon, Milligan, Degenek y Leckie por Austrialia.

Incidencias: juego de ida válido por la repesca asiática en camino al Mundial Rusia 2018, desarrollado en el estadio Hang Jebat de Malasia, ante unos 5.000 espectadores.

Mejores momentos: