- Foto Cortesía de: Las 2 Orillas

“Creo que fui el único jugador que conoció las dos partes de la guerra de carteles”

John Edison Castaño en 1985 fue la gran figura del sudamericano sub 20

El pereirano John Edison Castaño fue una de las promesas que por la fama y la rumba no pudo crecer profesionalmente. En el Sudamericano Sub 20 de 1985, la Selección Colombia estaba dirigida por Luís Alfonso Marroquín quien vio en Castaño un futuro prometedor, lo convocó junto René Higuita, Eduardo Niño, "Pony" Maturana, John Jairo Tréllez entre otros para viajar a aquel torneo en Asunción, Paraguay.

 

En ese año, la Selección Colombia quedó de tercer puesto y Castaño fue considerado como el mejor jugador del campeonato. Cuando volvió a Colombia, era aclamado por la hinchada y el Real Murcia de España estaba interesado en él. Pero en aquella época el dinero del fútbol en Colombia era bastante por el narcotráfico. 

 

Los cabecillas del Cartel de Cali, los hermanos Rodríguez Orejuela contactaron y lo compraron del Pereira por 15 millones de pesos. Claramente, su destino estaba en el América de Cali. Los escarlatas dominaban el fútbol colombiano, tenían en su plantilla a Julio Falcioni, Ricardo Gareca, Roberto Cabañas y muchas más figuras.

 

En una nota presentada por Primer Toque de Win Sports, el ex jugador mencionó su aproximación a los grandes capos del narcotráfico. “Me estuvieron buscando por todo lado y llegó el cuarto día en Cali. Había un partido muy difícil ante Millonarios. Yo recibí la orden de que alguien quería hablar conmigo y sí, la verdad yo no sabía en frente de quien estaba y con quienes estaba hablando (Rodríguez Orejuela), pero si hablé con ellos, me dieron la bienvenida” contó Castaño.

 

Bajo el mando de Gabriel Ochoa Uribe el joven jugador no cumplía y se decía que era muy indisciplinado, se la pasaba en rumbas en la "sucursal del cielo". Por eso, el “Médico” Ochoa lo tenía relegado en el banco de suplentes. Así que en 1987 se marchó a Atlético Nacional.

 

En la entrevista también recordó su paso por los verdes. “Me fui para Nacional, conozco la otra parte. Yo creo que fui el único jugador que conoció las dos partes en plena guerra, pero yo era un niño que no sabía realmente donde me había metido” afirmó Castaño. En aquellos años los hermanos Rodríguez Orejuela y Pablo Escobar, del que muchos aseguran financiaba a Nacional, tenían una guerra por el dominio del negocio de la cocaína.

 

Castaño vivió de cerca la inyección del narcotráfico en el deporte. Sin embargo, su carrera más allá de esa experiencia no tuvo mucho futuro. Fue a Argentina a jugar con el Racing Club, y no duró mucho por una lesión de ligamentos en su rodilla por lo que volvió a Colombia. En 1998 con 32 años se retiró del fútbol por su problema de rodilla, su pierna derecha ya no daba más. Las malas influencias y la mal toma de decisiones fueron las principales razones por las que John Edison Castaño no se consolidó como una figura del fútbol colombiano.

De ídolo y ser admirado a salir por la puerta de atrás

Se confirmó la salida de Aldo Bobadilla del cuerpo técnico del DIM
Independiente Medellín hizo oficial la salida de Aldo Bobadilla como director técnico, luego de protagonizar un momento de tensi&oacu...