- Foto Cortesía de: Deportes RCN

Felipe Jaramillo, de ser visto por la Selección Colombia a salir con polémicas de sus equipos

Jugará en Chile, pero lo demandarán

Nació en Santa Rosa de Osos, Antioquía y estuvo un tiempo en las divisiones menores de Atlético Argentina. Se probó en algunos equipos de Argentina hasta que en 2017 le dieron la oportunidad en Leones de Itagüí en la segunda división. Logró el ascenso, jugar en la máxima categoría y por su buen desempeño como volante llegó a préstamo a Millonarios en 2019.

 

Ese primer semestre del año bajo el mando de Jorge Luis Pinto ha sido el mejor de su carrera. Se volvió pieza fundamental, le daba marca y juego al equipo y remataba de media distancia. En ese momento Carlos Queiroz preparaba la Selección Colombia para la Copa América de Brasil. El 16 de mayo el portugués presentaría una lista de los 40 preconvocados y Jaramillo era una de los grandes opcionados.

 

El 12 de mayo, Millonarios derrotó 1 – 2 al América en Cali por la primera fecha de los cuadrangulares finales. Jaramillo se luxó el hombro, debió ser operado y se perdía las finales con su club y una posible convocatoria a la selección. Desde su regreso en el segundo semestre de 2019 jamás volvió a ser el mismo. Millonarios tuvo un pésimo semestre, salió Pinto y los bogotanos no compraron a Jaramillo. Además, el antioqueño en una entrevista se quejó de las jornadas largas de entrenamiento.

 

Esto no cayó bien en parte de la hinchada y del equipo, pues muchos aseguraron que la relación de Pinto con los jugadores estaba rota. América de Cali fichó al antioqueño para el 2020 y en una entrevista con ‘Zona Libre de Humo’ el jugador dijo: “Si los entrenadores no jugaron fútbol, no van a entender al jugador. Nosotros tratamos de llegar a un acuerdo con Pinto, para las jornadas de entrenamientos largas, pero no fue posible. A lo último el equipo físicamente estaba fatigado”. Pinto lo tildó de irrespetuoso y luego Jaramillo dijo que lo malinterpretaron.

 

En América empezó como volante, pero finalmente acabó como defensa central ante la urgencia. Tuvo algunos buenos partidos, aunque jamás se ganó el puesto y recibió críticas por su lentitud y nivel de juego. Hizo parte de las nóminas que ganaron el título de 2019 y 2020 con Alexandre Guimarães y Juan Cruz Real. Sin embargo, no estaba conforme por no jugar y prefirió irse a La Serena de Chile a comienzo de este año.

 

Ahora tiene un problema con el “Niche” Guerrero que era su representante. En entrevista con ‘Deportes Sin Tapujos’ el exfutbolista dijo: “me llegó una oferta de Antofagasta de Chile, él me había pasado la carta de renuncia el 2 de febrero, en ningún momento acepté esa renuncia ni le di un paz y salvo porque realmente la renuncia me la tenía que haber pasado con tres meses de anticipación a la terminación del contrato, no la acepté por recomendación de mi abogado, después le pasé a él una oferta que traje de Antofagasta, oferta que aceptó América y el jugador, él me había pasado la renuncia y ya estaba con otro empresario, yo no sabía que era así, pero allí es para que la gente se dé cuenta cómo es el tema con los jugadores de fútbol, me había renunciado a mí, ya tenía otro empresario, pero yo le traje una oferta y me la aceptó verbalmente, ya traicionando al otro empresario que tenía, pero con esa oferta que traje inmediatamente el empresario se puso las pilas y trajo una del club La Serena”. Guerrero tomará acciones legales en el asunto.